116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 7°
Cielo cubierto

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Feria de vanidades

21|02|19 10:57 hs.

Señora directora: 


Más allá de la polémica respecto de “vehículos sí versus vehículos no” sobre la playa, creo que hay ciertos aspectos que deben contemplarse si no queremos terminar sacándonos los ojos unos a otros. 

Sí es real que hay un abuso del uso de la playa por parte de todo tipo de vehículos, pero también es real que si toda esa gente que se motoriza para bajar a la arena, no pudiera hacerlo en auto, el amontonamiento de personas en las áreas balnearias, las convertiría en un espacio absolutamente sobrepoblado, intransitable. 

Lo que también es real es que hay veraneantes que, no conformes con bajar a la arena con su 4x4, UTV, o auto común y silvestre, más una lancha, si son propietarios de una, también aman bajar toda su parafernalia de “juguetes “ veraniegos (léase jetski, moto de agua, gomones, banana inflable, más gacebo, sombrilla, reposeras varias) con lo que diez metros de frente marino les quedan cortos, y eso siempre y cuando no bajen con dos vehículos, porque parte del grupo se levantó más tarde... 

Ese exhibicionismo, inexplicable para muchos mortales, pero, aparentemente indispensable para otros, hace que cada día, después de una jornada playera, uno piense que debemos agradecer al ángel de la guarda que despliega sus alas sobre los veraneantes y evita que se produzcan accidentes (o no tan accidentales). 

A veces, uno llega a creer que a muchos les importa más mostrar que disfrutar, y mientras esa feria de vanidades cuente con tantos cultores, seguiremos apiñándonos en la arena, a veces sin lograr ver el mar entre tanta rueda, agradeciendo, al final del día, que nadie pisó a nadie, que nadie resultó herido, y que mañana, si está lindo, nos apresuraremos a ubicarnos preferencialmente en nuestro coto casi privado.

Alicia Hurtado