116 años junto a cada tresarroyense

ST 10. 8°
Nubes dispersas

La Región

Claromecó

“Estábamos con el agua al cuello”

22|02|19 09:07 hs.

María del Carmen Rodríguez, directora del Jardín de Infantes Maris Stella de Claromecó, luce un semblante totalmente diferente al de unas semanas atrás. La docente no puede ni quiere contener su felicidad, y manifiesta su gran alivio por la estatización del único establecimiento que en la localidad brinda el Nivel Inicial. 


Para la entidad y su comunidad educativa, la noticia despertó todo tipo de sentimientos positivos; y llegó cuando más se lo necesitaba. “Cuando nos dieron la noticia nos largamos a llorar de la emoción”, recuerda Rodríguez, refiriéndose al momento en que recibió la esperada novedad, lo que significó el comienzo de un período tan nuevo como anhelado por la comunidad claromequense. 

El verano se hizo muy duro por la delicada situación económica que atravesó, principalmente por la incertidumbre que en su momento hubo en torno al subsidio que la institución percibía por parte del concesionario de la Arenera. Con vistas al inminente inicio del ciclo lectivo, la entidad respira con alivio y afrontará una nueva etapa con las mejores expectativas. “Hoy cambió todo. El panorama es muy alentador y eso nos pone muy contentos”, señala a este diario. 

Esa satisfacción, sin dudas, es a partir de todo lo que se luchó para que, finalmente, el Maris Stella pase a depender de la órbita estatal, una necesidad que todo Claromecó pidió a gritos durante mucho tiempo. “Estábamos con el agua al cuello y ya nos tapaba”, grafica. 

En sus apreciaciones, indica: “Veníamos muy complicados con los números y no llegábamos. Este verano las cargas sociales fueron de 45 mil pesos y sentía que no íbamos a poder”. 

Rodríguez aguarda que en marzo la entidad vuelva a recibir el subsidio proveniente del concesionario de la Arenera. “Yo creo que ese beneficio lo vamos a seguir cobrando, más allá de que el jardín pase al Estado”, señala la directora.

90 

La cantidad de alumnos que tendrá el Jardín de Infantes Maris Stella en el venidero ciclo lectivo 


Nueva etapa 
A partir del 1° de marzo, la entidad, y por ende su comunidad educativa, vivirá una nueva etapa. “La diferencia se va a notar en todo. En lo personal, como directora, voy a tener que tomar el cargo de nuevo. Lo que es documentación y papelería es totalmente distinto”, subraya Rodríguez, quien desde hace 11 años ocupa ese cargo en el jardín ubicado en la avenida 15 entre las calles 28 y 30. 

Si bien se mostró cautelosa, a partir del traspaso a la esfera estatal se buscará dar otro paso que, de concretarse, sería muy importante para la localidad. “Vamos a trabajar para que en algún momento podamos ofrecer el turno mañana, lo cual es muy necesario para Claromecó”, adelanta. 

La matrícula para este año será de 90 alumnos, unos 30 por sala. “Si se diera eso, dentro de un par de años, se trabajaría como corresponde, con grupos más reducidos”, sostiene. 

Rodríguez, luego de agradecer a todas las personas que colaboraron con la entidad, le dedica un especial párrafo a la Liga de Madres de Familia, entidad que fundó el Maris Stella en 1972 y que lo sostuvo en pie durante mucho tiempo


Salvo el cargo de profesor de música -que es provisional-, el resto del plantel docente -cuyas integrantes son titulares- se mantendrá tal como hasta ahora. “Habrá cargos que ahora designará el Estado. Tiene que salir el de maestranza, educación física y de música. También vamos a hacer los trámites para tener el Equipo de Orientación Pedagógica, lo cual es muy necesario”, expresa. 

Ahora, bajo la nueva etapa, los esfuerzos para juntar los recursos con el fin de afrontar los gastos fijos -tarifas de luz, gas y cargas sociales- se concentrarán en otro objetivo, aunque siempre serán para el bien de la entidad. “Antes teníamos que pensar qué hacer para juntar la plata para pagar esas cosas, que no eran para nada menores. Ahora, eso lo podemos destinar para algo que se vea”, asegura Rodríguez.  


María del Carmen Rodríguez junto a las docentes del jardín en una jornada llena de felicidad


“Prender el calefactor”
La noticia de la estatización fue tomada de la mejor manera por docentes y directivos del Maris Stella. A tal punto que, tras la emoción, surgieron los momentos de distensión. 

“¿Ahora vamos a poder prender el calefactor? Antes, sobre todo en invierno, veníamos a las 11 de la mañana para encender el calefactor de las salas; y a las 17 los apagábamos. En la parte de cocina, preceptoría y dirección no los prendíamos nunca para no tener que pagar tanto de gas. En el día a día, todas las docentes hacíamos un esfuerzo muy grande. Todas hicieron un sacrificio enorme”, asegura. 

Cooperadora 
Uno de los temas a resolver de manera inmediata es la conformación de una comisión que administre las riendas de una cooperadora. “Todavía no sabemos a partir de cuándo funcionaría, pero sabemos que es necesaria. Ahora estamos en un momento de transición”, indica. 

En sus apreciaciones, marca que la entidad todavía tiene “algunas deudas” y que ya “no se cobrará arancel, tal como se hizo todo este tiempo”. “Vamos a necesitar algún dinero, que va a ser mínimo en comparación con lo que estábamos acostumbrado a necesitar”, remarca. 

A la Liga 
Rodríguez, luego de agradecer a todas las personas que colaboraron con la entidad, le dedica un especial párrafo a la Liga de Madres de Familia, entidad que fundó el Maris Stella en 1972 y que lo sostuvo en pie durante mucho tiempo. “Soy joven en la institución, pero me contaron todo lo que ha hecho por el jardín”, dice. 

Y agrega: “Hubo gente que cocinaba para los chicos y que los iba a buscar a sus casas para que asistan a clases. La Liga de Madres cumplió una gran función social. Me consta que la institución y su gente trabajó mucho para sostener en pie a este jardín”, dice en el cierre. Un final feliz.