La Ciudad

Lo afirman los propietarios de la carnicería

“La procedencia de la carne no es dudosa”

26|02|19 09:37 hs.

Ricardo Pereyra y Carla Abossio, quien poseen la carnicería El Fortín en avenida Alem 825, se hicieron presentes ayer por la tarde en LA VOZ DEL PUEBLO para hacer referencia a la clausura del comercio y al origen de la carne que había en el lugar. “Es un ternero de mi propiedad. Lo faené en el campo que estoy arrendando. Cometí el error de no pasar por el matadero”, afirmó Ricardo Pereyra. 


Señalaron que abrieron el local el 13 de febrero. “Estuvo alquilado hasta agosto y los meses siguientes permaneció cerrado. Al día siguiente de que empezamos a atender, se produjo la clausura”, recordaron. 

El procedimiento tuvo lugar en una inspección de Bromatología, con la participación del Comando de Prevención Rural (CPR). El comercio continúa cerrado, motivo por el cual pidieron por retomar el trabajo. “Tomaron muestras y la carne quedó en una cámara. Que la pongan en un freezer sellado y nos dejen abrir nuevamente. Lo necesitamos”, indicaron. 

Dijeron además que realizaron este pedido por escrito a la UFI 20 de Bahía Blanca, a través de la doctora Bellingeri: “Solicitamos que la carne quede en un freezer hasta que tengan los resultados de los estudios y se demuestre que la carne no es de procedencia ilícita”. También en el mencionado procedimiento fue incautada una muestra de un cerdo. 

Presentaron en este diario el “análisis de digestión enzimática artificial” del animal, con la firma de un médico veterinario. También la ficha del comercio municipal, con fecha 18 de febrero, la documentación de marcas y señales del ganado, y un escrito con el stock total de toros, terneros, terneras, vacas, carneros y ovejas a nombre de Pereyra. 

Finalmente, ante declaraciones del secretario de Seguridad, Claudio Cuesta, sobre “actuaciones y secuestro de carne que no está bien identificada en una carnicería de avenida Alem”, reiteró que “la procedencia no es dudosa, el animal era mío. Ahora la carne se está pudriendo en la cámara. Espero y necesito que me dejen trabajar”.