La Ciudad

En El Triángulo

Preocupación de padres por el cierre temporario de un jardín rural

28|02|19 09:51 hs.

Ayer, un grupo de padres expuso toda su preocupación en torno a la concreta posibilidad de que el Jardín de Infantes Rural de Matrícula Reducida (JIRIM) Nº 2 del Paraje El Triángulo sea cerrado de manera temporaria. El establecimiento, ubicado a 30 kilómetros de la ciudad cabecera, funcionó hasta el año pasado como complemento del Nivel Primario en la Escuela Nº 46 Rosario Vera Peñaloza. 


En forma reciente, según se informó, autoridades educativas de los niveles Inicial y Primario les hicieron saber a los padres que el jardín sería cerrado de forma temporaria por no contar con la suficiente cantidad de niños de cuatro y cinco años de (edad obligatoria). 

“Nos dijeron que no iba a haber más maestra jardinera Y que, teóricamente, se cerraría el JIRIM”, expresó Gustavo Cernuda, integrante de la cooperadora, quien ayer acompañó al grupo de padres que ayer se reunió con el diputado Pablo Garate, que ya tomó cartas en el asunto para que se revea la medida.

Oposición
Ante la noticia que recibieron por parte de las autoridades educativas, los padres se opusieron a esa idea. “Sabemos que hay escuelas o jardines que tienen su matrícula dibujada, por decirlo de alguna manera. Pero el caso de El Triángulo, no es así. Hay papás que tienen a sus chicos en edad escolar y también en edad de jardín. Y si el jardín se cierra, a los padres se les complica mucho el panorama”, manifestó. 

A partir del eventual cierre, alumnos de cinco años compartirían el proceso de aprendizaje con alumnos de mayor edad, de acuerdo a lo señalado por Cernuda. “No aceptamos que los chicos compartan el aula y con una misma maestra. Queremos que esa medida se revea”, remarcó. 

Lautaro Frutos es uno de los padres que ayer expuso toda su preocupación por el cierre, aparentemente temporario, del jardín. “No quiero que mi hija, que todavía está en edad de jardín, vaya a la escuela con su hermana. Cada una tiene que pasar por la etapa que le corresponde”, dijo. 

El joven indicó que “nos informaron que se tomó esa medida porque el establecimiento no cuenta con, por lo menos, cuatro chicos en edad obligatoria de jardín. En la actualidad, hay un solo alumno que cumple eso. El resto, son chicos de tres años. Esos nenes de tres años se quedarían sin jardín”. 

Frutos vive en el Paraje El Triángulo. “Lo más cerca que tenemos es San Francisco de Bellocq. Y si mandamos a los chicos ahí, tenemos que pensar que la escuela es a la mañana y a la tarde el jardín ¿Cómo hacemos con el transporte? Es imposible”, expresó. 

Yamila Vera es la mamá de la pequeña que, con edad para continuar con su formación en el Nivel Inicial, tendría que comenzar la etapa escolar si es que prospera el cierre temporario del jardín. “Quieren armar un espacio en el mismo salón de Primaria, y nuestra nena estaría compartiendo chicos más grandes. Ella tiene que estar en el jardín, y con una maestra capacitada en ese nivel. Si finalmente sucede eso, sería una locura”, remarcó.  

Particularidades 
A partir de la inquietud planteada por la comunidad educativa del establecimiento, el diputado Pablo Garate tomó cartas en el asunto. 

Además de haber presentado un proyecto de declaración en la Cámara de Diputados para que desde el gobierno provincial se revea la medida tomada, el legislador le pidió a Gabriel Sánchez Zinny -director general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires- que “de manera urgente” se dé marcha atrás con la disposición mencionada. “Es un jardín que tiene una matrícula asentada y real. Además, también hay una matrícula potencial porque hay familias que viven en el paraje que tienen hijos que en un futuro van a ir a ese establecimiento”, expresó.

Garate manifestó que la medida tomada por el gobierno bonaerense “es exagerada y no valorada en función de lo que pasa en la provincia de Buenos Aires. Vamos a hacer todas las gestiones necesarias para que esta situación se retrotraiga”. 

En el proyecto presentado, el legislador tresarroyense argumentó: “Debe considerarse la gravedad de las consecuencias de la medida adoptada por el Ejecutivo provincial, puesto que obliga a las familias a trasladarse a 30 kilómetros hacía la ciudad de Tres Arroyos para poder acceder a la educación inicial para sus hijos, teniendo en cuenta que en muchos casos los habitantes del paraje han elegido ese lugar para situarse en función de la existencia de un establecimiento educativo de Nivel Inicial”.