La Ciudad

Luciano de Cortazar

“Esto nunca lo hago solo, siempre alguien está cerca”

03|03|19 10:13 hs.

El trabajo de un artesano siempre tiene una nueva posibilidad y Luciano de Cortazar estará esta vez no sólo presente en la 50ª Fiesta del Trigo, sino que además es quien realizará dos tipos de distintivos para la ocasión. En la quinta de avenida Almafuerte al 3000 todo es actividad y Luciano trabaja “contrarreloj”. 


Feliz en su taller por esta nueva oportunidad de estar en “la fiesta de todos”, realiza los pin distintivos, además de los que se entregarán por diversos reconocimientos. Para Luciano, la posibilidad se genera porque “Perico Medina está trabajando en la Espiga de Oro y el intendente nos había visto para que hagamos los dos algo en conjunto o solos. Tanto él como yo somos los que en Tres Arroyos hacemos este tipo de trabajo”. 

Cuando lo consultaron a Perico Medina, les indicó que quien lo podía realizar era Luciano de Cortazar y “ahí nomás me llamaron Claudia Cittadino y Carlos Sánchez para concretar este trabajo. Perico me dijo de diseñar un modelo para presentárselos, el intendente tenía otro y entre todos terminamos en este –dice mostrando el modelo final-. Siempre tomando el formato del logo nuevo que ganó el concurso, hecho por Cristina Román”. 

Explicó que “a mí para el trabajo final me ayudó Melisa Lang, ella es muy buena artista, tatuadora y dibujante”.


Luciano trabaja en los distintivos para la Fiesta del Trigo




En conjunto 
La preparación de los pin es pura artesanía, ya que el tamaño es muy pequeño, representando una espiga y el número 50. Todo en bronce pulido, con un calado entre cada grano de la espiga. Trabaja en forma minuciosa con la sierra, debe luego limar cada uno y pulirlo. Es “trabajo de presos”, pero reconfortante ya que Luciano hizo –por ejemplo- el recuerdo que entregó hace unos días el intendente al embajador de Dinamarca Soren Vohtz, en su visita al Palacio Municipal. 

"El otro día me preguntó un chico para arrancar. Yo le dije que estoy aprendiendo, pero lo que sé lo comparto, está buenísimo que otros lo hagan"


Su familia está presente mientras se desarrollan los trabajos. Dice que su mujer Florencia es quien “me va a dar una mano. Ella ahora está terminando su trabajo en la colonia de Camioneros. Hasta que arranque con el colegio vamos a estar codo a codo. Esto nunca lo hago solo, siempre hay alguien que está cerca, mi mujer, Perico, Melisa Lang… Es toda gente que aporta su granito de arena”. 

Algo que Luciano nunca deja pasar por alto, lo reconoce y se muestra agradecido. Cuando habla de Melisa Lang, destaca que “tiene una mano… yo hubiese tardado más. Sé usar una compu pero ella es tremenda, en un ratito lo hicimos, lo acomodamos e imprimimos los dos modelos”.  

La Pulpería 
El otro proyecto en el que va a participar en la Fiesta del Trigo es La Pulpería, un espacio sobre la avenida Ituzaingó, entre Pedro N. Carrera y Chacabuco, donde antes estuviera la estación de servicio Shell. Allí habrá carruajes de época, fardos, alambres, cueros, Matías Di Noyo y sus tropillas y muchos elementos de campo antiguos, más un escenario en el que van a cantar folclore. Perico Medina y Luciano estarán trabajando en el lugar “para que la gente vea cómo es lo nuestro, lo que hacemos”. 

También llevarán algunos elementos para mostrar y “si se da, vender”, agrega sonriendo. Porque “cuando la gente ve cómo es tu trabajo se interesa, de hecho el otro día me preguntó un chico para arrancar. Yo le dije que estoy aprendiendo, pero lo que sé lo comparto, está buenísimo que otros lo hagan. Calar lo hice porque Perico me instruyó y todo lo que le pregunto me lo enseña, además de pasarme trabajos. Hoy por hoy estoy viviendo de esto”. 


El presente que recibió el embajador de Dinamarca


Inicio y futuro 
Luego cuenta entre risas la anécdota de cómo empezó con el trabajo de calado, pues un día fue a la casa de Perico Medina, le dijo que quería aprender a calar, pusieron una moneda en la laminadora y ahí dibujó una letra y la calé. “Vos calando y soldando vas a vivir toda la vida” me dijo y tenía razón. “Te estoy hablando de hace diez años atrás y siempre me está enseñando”, afirma dirigiéndose al periodista de este diario. 

Pero Luciano no descansa y el fin de semana posterior a la Fiesta del Trigo va a estar en la 47ª Fiesta Nacional del Ternero y Día de la Yerra en Ayacucho, que comienza el 10 de marzo y se extiende hasta el domingo 17. “Para ahí también tengo que producir porque quedé seleccionado para exponer en un museo. Además estoy trabajando en un emprendado de oro y plata para un chico que quiere desfilar en la Fiesta del Trigo”, señala. 

Exhibe orgulloso todo lo que ha crecido en esta tarea, desde las primeras piezas hasta los trabajos en plata y oro, que es su principal objetivo. Obviamente que estas oportunidades laborales le permiten adquirir nuevos elementos, materiales así como también diferentes herramientas. 

Nuevamente se muestra agradecido porque “se le ha dado trabajo a gente de la ciudad. Tengo otro amigo que está diseñando los mapas alusivos, diferentes cosas que hacen que la mano de obra y la plata quedé acá. Esto me parece bárbaro porque es la Fiesta nuestra ¿Quién no ha ido a la avenida Moreno cuando era chico y la Fiesta estaba en el centro, a subirse a los tractores o máquinas y divertirse. Esto lo destaco y se lo hice saber al intendente porque también cuando hay algo que no nos gusta no nos callamos”. 

Finalmente, valora y reitera que “esto no lo hice solo. Hubo y hay un montón de gente que ayuda”.