116 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 3°
Cielo cubierto

La Ciudad

Entrevista a Matías Fhurer

“Nunca se sabe cuándo es el momento de uno”

13|03|19 10:01 hs.

-El domingo ganó el Movimiento Popular Neuquino y sigue gobernando la provincia. Tu madre es legisladora y su familia ha sido referente de esta fuerza política ¿Qué sensaciones te generó el resultado?

-Es una alegría que haya pasado eso en la provincia donde uno se referenció desde que tiene uso de razón en la política y habiendo sido mi abuelo Elías Sapag, fundador del Movimiento Popular Neuquino. 

Lo poco o lo mucho que uno puede aprender en política, mi familia trató de inculcarlo de la mejor manera. Incluso la acompañé a mi madre (Alma Sapag) ocho días en la campaña, me tomé mis vacaciones para estar con ella. Fueron ocho días de aprendizaje, es una forma diferente de hacer política, el contacto de la gente desde los problemas grandes hasta el más chiquito, desde Vaca Muerta hasta una pequeña casa con una necesidad básica 

Están yendo 33 familias por mes a vivir a Neuquén, está creciendo muchísimo. Son muchas cosas que uno ve en esa provincia que obviamente se pueden replicar a nivel local, hay que trabajar sobre lo que estamos fallando como dirigencia política.  

-¿Vas a ser candidato a intendente? 
-Digo siempre que uno quiere ser intendente, hacer las cosas en pos de los habitantes del partido de Tres Arroyos, de que estemos mejor y haya un desarrollo integral. El vecinalismo trabajó en muchos aspectos con el Prodesta, el Parque Industrial, por supuesto faltan muchísimas cosas. No voy a defender al Movimiento Vecinal, pero sí voy a remarcar las cosas que se hacen bien. 

Si me preguntás cuando, puede ser la próxima o la próxima o la próxima. Nunca voy a dejar de tener una ilusión o un anhelo de poder ser. Lógicamente entiende uno que tiene que formar cuadros políticos, tener gente a su lado que sea idónea en los diferentes temas. 

-Conformar un gabinete no es sencillo 
-Uno va armando y tiene las personas que quisiera que lo acompañen. Nunca sentí un no, nunca sentí un rechazo o alguien que me diga ‘lo voy a pensar’, siempre fue un sí contundente, ‘te voy a acompañar el día que sea’. 

-Con el Peronismo Renovador ¿generaron un equipo de trabajo? ¿Se reúnen habitualmente? 
-Le dimos ese nombre al generar un espacio unipersonal en el Concejo, cuando me fui del bloque del Frente Renovador. Tengo mi grupo de trabajo, nos reunimos todas las semanas para analizar temas en particular y cada quince días con el grupo total. Todo el que se quiera acercar tienen las puertas abiertas, estamos con distintos proyectos para llevarlos al Concejo Deliberante. 

Hoy no puedo decir voy a ser candidato, simplemente trabajar, militar y armar cuadros políticos para ir hacia adelante. Considero que la política se hace militando. Nunca se sabe cuándo es el momento de cada uno. 

-En diciembre se termina tu mandato como concejal. Puede llegar a suceder, si no participan o logran la elección de concejales este año, que se queden sin representación política 
-Se puede llegar a dar sin ningún tipo de problemas. Incluso podemos trabajar con diferentes líneas a nivel provincial, donde se pueden generar proyectos para la Legislatura o distintos lugares de la provincia.  

-Participaste del lanzamiento de Alternativa Federal en Mar del Plata. ¿Con qué dirigente o sector del peronismo estás más identificado?
-Me siento afín a un justicialismo directo, sin ningún tipo de gris. Buscar un camino alternativo para llevar el país adelante. Me ubico en una línea política no sé si verticalista, pero de respetar el otro. Hoy a nivel político a veces los jóvenes no respetan la trayectoria, la investidura, es importante no querer llevarse todo por adelante e intentar hacer su propio camino de la nada. Deben tener diálogo y vocación de servicio. Sé que la clase política está venida a menos, es lógico que la gente se encuentre descreída, no podemos hacer la vista gorda a todas las cosas que han pasado. 

-¿Es posible la unidad en el peronismo? 
-Respeto muchísimo al que quiera llevar la unidad adelante, sé que es muy difícil. Se juegan muchas cosas dentro de la política, se juegan egos, la política debería ser sana, abierta, de diálogo. Las fallas se encuentran en los que conformamos la política, como dirigentes, hacemos que no tenga la claridad que debe tener. 

-Has dicho en una entrevista reciente que cuando se habla de unidad no aceptás ‘el vale todo’ 
-El vale todo no es mi caso. Aunque hay dirigentes políticos excelentes dentro de los distintos partidos, eso no hay que descartarlo. 

-Si te llamara la presidenta del PJ, Adriana Guerrero, para conversar ¿irías?
-Si, como hablo con todo el mundo. Para el que llame, siempre voy a estar. Lo que me importa es hacer la política como se debe. La gente no la está pasando bien, sería una falta de respeto hacia la gente y la política en sí decir no al diálogo o decir algo de un dirigente político. Pero cada uno tiene libertad de decir lo que quiera, alinearse con quien quiera, pensar como quiera. Estoy convencido de que la política bien hecha se puede lograr. 

-¿Has vuelto a hablar con el diputado Pablo Garate? 
-Con Pablo Garate no hablo desde las últimas elecciones generales. No he cruzado palabras ni tengo más diálogo por una cuestión de diferencias políticas. Puedo tolerar muchas cosas dentro de la política y de la vida personal, lo que no voy a tolerar es la falta de respeto. Eso sí es un límite que yo tengo, la falta de respeto, para mí, no tiene vuelta atrás. En ese caso se termina el diálogo lamentablemente. 

-¿Y con tus ex compañeros de bloque Julio Federico y Andrea Montenegro? 
-Respecto a mis ex compañeros de banca, me retiraron el saludo todavía no sé porqué, habría que preguntarles a ellos cual es el motivo. Fui sincero como jefe de campaña –por describir mi función de una manera, entre comillas- en 2017, lo hice como creí que valía la pena hacerlo, tan mal no nos fue. Pero hoy estoy no en la vereda de enfrente, sino al lado, hoy no tengo un referente dentro de la política local.  

-De tus palabras se desprende que te fuiste del Frente Renovador por entender que te habían faltado el respeto 
-No me fui del Frente Renovador, me fui del bloque exclusivamente por la falta de respeto. 

-¿Te sentís más cerca del vecinalismo? Es una percepción que ha surgido o se ha escuchado porque has acompañado con tu voto la rendición de cuentas o el presupuesto 
-No sé si la palabra es más cerca. Tengo muchos amigos en el Movimiento Vecinal, he discutido con vehemencia en los primeros años de concejal, lo que me sirvió para aprender. No sé si estoy en un lugar más cercano, en los momentos difíciles que está viviendo el país sentí la necesidad de acompañar en determinadas cosas al vecinalismo. Lo que vea u opine que está mal, se lo voy a decir a quien sea necesario. 

Salimos a la calle en Tres Arroyos y tenemos que mostrar responsabilidad. Consideré que en las últimas rendiciones de cuentas y el presupuesto había que acompañarlos. Pero con un orden, un seguimiento y control, lo hice bajo el conocimiento y un razonamiento válido. Hubo otros proyectos que acompañé y otros que no. 

-Igualmente al vecinalismo sólo con tu voto no le alcanza para aprobar una ordenanza 
-Esto es así, no es determinante mi voto en estas circunstancias. Simpatizo no con el vecinalismo, sino con algunas medidas. Y consideré que le tenía que dar gobernabilidad.