116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 0°
Despejado

La Ciudad

Comenzó su recuperación

El retrasplante de Victoria

15|03|19 10:04 hs.

Por Fernando Catalano


Victoria López cumplió ayer 19 años de vida. Lo hizo intubada y después de superar su segundo trasplante de hígado. El primero fue cuando tenía tan solo 3. En esta ocasión, dos días antes de llegar al quirófano del Hospital Italiano debieron asistirla con respiración para que su cuerpo resista la operación, si es que aparecía el órgano que le permita seguir viviendo. 

Hacía alrededor de dos años que ella y sus padres sabían que el hígado que recibió de pequeña, estaba experimentando rechazos y que la salida era un nuevo trasplante. Desde entonces la presión por su estado de salud cada más crítico generó que desde que quedó inconsciente, hasta ser operada, sus padres comenzaran a sacar afuera toda la angustia contenida, a través del llanto. 

Ahora esa sensación de paciente optimismo e incertidumbre se combaten con la tensión de la espera, después que las primeras reacciones del equipo médico que la intervino resaltara la buena respuesta que está dando el retrasplante. 


Claudia Mezzorotolo, mamá de Victoria


“Hay que esperar”
“Son horas de muchos estudios, hay que esperar. Los pasitos chiquitos que se dan son para adelante. Por suerte está funcionando el hígado. Esta vez hay que hacer un reacomodamiento porque los rechazos habían deteriorado el resto de los órganos también”, contó Claudia Mezzorotolo –mamá de Victoria- a La Voz del Pueblo. 

‘Yo soy grande mamá, yo sé lo que me está pasando, yo me doy cuenta que me estoy muriendo’, así de crudo describió Claudia su diálogo con Victoria antes que fuera intubada


Recordó que en esta oportunidad su hija llegaba al quirófano en un estado peor que durante su primer trasplante. En aquella oportunidad estaba despierta, lúcida y hasta se reía con los médicos. Pero ahora “hubo que intubarla antes porque había comenzado a tener insuficiencia respiratoria y esto complicaba al resto de los órganos. La intubaron para que llegue lo más fuerte posible, eso fue el martes a las 19, y el miércoles a las 17 me avisaron que se había puesto en marcha el operativo para que a las 20 fuesen a buscar el órgano”, dijo. 

Y agregó que estuvieron toda la noche esperando. “Entró al quirófano a las 5, y salió a la una, fueron 7 horas de operación”, sostuvo.   


Victoria junto a sus hermanas, Yanina y Manuela


“Soy grande mamá”
Claudia todavía no sale de su asombro. Contó a este diario cómo fue que su hija -tirada en una cama- estaba en pleno conocimiento de sus posibilidades. Antes que la durmieran y mientras ella y su esposo Eduardo intentaban contener la situación, Victoria le habló y le dijo: ‘Mamá vos no te tenés que poner mal, vos escuchame lo que yo tengo para decirte. Yo soy grande mamá, yo sé lo que me está pasando, yo me doy cuenta que me estoy muriendo’. 

De esta manera Claudia repitió las palabras de su hija a La Voz del Pueblo. Y agregó el otro par de expresiones que le rompían el corazón: ‘Me hacen todos los estudios y me salen mal, pero no pasa nada, vos tenés que estar bien, no te tenés que poner mal, tenés que estar bien para mis hermanos’. 

Tras recordar esas frases que provocaron un gran nudo en la garganta –a los dos lados de la línea en el transcurso de la entrevista- Claudia dijo: “aparte de lo que estaba viviendo, escucharla decirme esto era como que me arrancaban las entrañas. Y me lo dijo con una paz y una tranquilidad admirables”. 

“No van al cielo” 
Aún con una sensación emotiva, pero también con la necesidad de descargar tanta presión llevada en el pecho, Claudia valoró la importancia sobre la donación de órganos. Ese recurso le permitió a su familia superar dos duros transes en favor de Victoria, y poder llegar a afirmar que su hija –de manera especial- ya cuenta con tres fechas para celebrar su cumpleaños. El 13 y 14 de marzo y el 19 de abril. La primera y la tercera fecha corresponden a los trasplantes.

“Los órganos no van al cielo” dijo Claudia quien además pidió que finalmente se reglamente la nueva ley que regula la figura del donante. Agradecida por el apoyo y entrega del gran equipo médico que se encuentra detrás de su hija, Claudia pidió al finalizar su entrevista telefónica con este diario que las personas que puedan hacerlo colaboren donando sangre -para reponer- de cualquier tipo y factor para su hija, la paciente de la habitación 1002 del Hospital Italiano.