Interés General

Dejó la Facultad un histórico profesor

Polémica renuncia en Medicina de La Plata

22|03|19 10:42 hs.

Una nueva polémica en torno al ingreso irrestricto a la Facultad de Medicina en La Plata volvió a encenderse en las últimas horas, luego de que un histórico profesor presentara la renuncia a su cargo por el “desmadro” que esta política universitaria genera en el proceso de aprendizaje y enseñanza, según sostuvo en una carta. 


El doctor Marcelo Héctor Cerezo, quien durante 43 años estuvo al frente de una de las materias más importantes en la carrera de Medicina de la Universidad de La Plata (UNLP), renunció a su cargo por el “desmadro” que se generó ante los cambios que incorporó el “masivo curso de ingreso”.

“En los últimos 3 años, la situación se ha desmadrado. El masivo ingreso de alumnos, sin ningún tipo de condicionamiento, de cualquier nacionalidad, hablen o no nuestro idioma, ha llevado a un deterioro nocivo para el proceso de enseñanza-aprendizaje, al menos en primer año de la carrera”, dijo Cerezo en una carta.

Titular de la Cátedra A de Anatomía de la Facultad de Ciencias Médicas, Cerezo cuestionó entre sus motivos los cambios que lo llevaron a la renuncia después de tantos años frente al aula. “No recuerdo haber vivido previamente una situación como la actual”, dijo en su misiva pública. 

“No cabe duda que donde cursan bien 400 no lo harán 4000, sencillamente porque no hay suficiente espacio ni infraestructura para ello”, completó. El académico remarcó el desborde en cuanto el caudal de alumnos, teniendo que recurrir “a cursadas de baja calidad-cantidad de clases, debido a que las aulas que disponemos no pueden albergar más de 150 alumnos por vez”. 

“Los resultados fueron evidentes, la tasa de desaprobados fue alarmante”, dijo el profesor y agregó: “Una verdadera estafa a los estudiantes y sus familias”.

Cambio político 
La Facultad de Medicina de La Plata fue conducida por más de 25 años por la agrupación Hoja de Roble, una gestión conservadora que siempre defendió el curso de ingreso restrictivo, que se modificó en 2015 a partir de los cambios en la Ley de Educación. 

El año pasado, tras las elecciones, Juan Basualdo Farjat se consolidó como nuevo decano, de perfil más progresista, quien en la campaña se manifestó a favor de “terminar con el aislamiento institucional, “en contra de la judicialización de las actividades académicas” y apuntó a cambios que “democraticen” la alta casa de estudios. No obstante, para Cerezo los cambios de los últimos años no fueron favorables.

“La política de nuestra facultad será seguir ingresando la cantidad de alumnos que se anoten, sea cual sea, y con el falso argumento de que la Universidad es pública y gratuita”, dijo. (DIB/Télam).