Policiales

Las actuaciones son por averiguación de ilícito

Incendio: no considerarían un delito el contacto de Menna con la menor

27|03|19 09:29 hs.

Mientras Julio Menna continúa peleando por su vida en una sala de cuidados intensivos del Hospital Pirovano, familiares de la mujer acusada de provocar el incendio que le generó la grave intoxicación con monóxido de carbono, marcharon por las calles de Tres Arroyos exigiendo su liberación. 


En ese sentido, pudo saberse que Verónica Ruíz Díaz habría actuado como consecuencia de una reacción originada ante la presunción de que su hija había sido manoseada por el hombre, aunque en la denuncia radicada antes del incendio en la Comisaría de la Mujer, no existirían indicios de delito alguno en el contacto de Menna con la nena de 13 años. 

Según pudo saber LA VOZ DEL PUEBLO luego de tomar contacto con la declaración policial radicada en la madrugada del domingo, en su denuncia penal, la madre de la adolescente dejó asentado que Menna habría rozado la mano de su hija en el hall del hospital, precisamente en un sector donde se cargan los teléfonos. 

Justamente lo que estaba haciendo la chica, cuando aparentemente se le acerca Menna y le dice algo así como “¿ahí vas a dejar el teléfono?”, lo intenta agarrar (al teléfono) y, en ese momento, le tocó la mano, se indicó. De acuerdo a la observación realizada por fuentes del caso, al principio la policía entendía que Menna le había querido robar el teléfono a la menor. 

Incluso, pudo saberse que a la madre le preguntaron si ese contacto era considerado por ella como una “agresión sexual, física o verbalmente” y la mujer habría respondido que no. 

De este modo, es como se origina un expediente por “averiguación de presunto ilícito” que hoy será girado a la Fiscalía de Género, en el marco de cuyas actuaciones los testigos que declararon ante la policía coincidieron en que no vieron a Menna haciendo nada sospechoso. 

Incluso las cámaras de seguridad del hospital no arrojarían pruebas en tal sentido, “todos los indicios recabados no conduce a un delito de índole sexual, incluso el testimonio de la propia denunciante”, dijo una alta fuente consultada por este diario, que reconoció que no encuentran relación entre lo que se denunció (el contacto de Menna con la mano de la menor) y lo que su madre hizo de manera posterior (el incendio de la casa).


Vecinos marchan rumbo a la sede de la DDI para exigir la liberación de Verónica Ruíz Díaz


Ante el fiscal
Mientras tanto, la mujer acusada de atentar contra la vida de Menna, Verónica Ruíz Díaz, continuaba detenida en las instalaciones de la SubDDI de nuestra ciudad. En la mañana de ayer, fue trasladada al edificio de la Fiscalía para declarar ante el doctor José Bianconi, titular de la UFI N°17, en el marco de una causa por “homicidio en grado de tentativa”, y de acuerdo a lo establecido por el artículo 308 del Código Procesal Penal. 

No trascendieron detalles del trámite y la mujer volvió a ser alojada en el edificio de investigaciones. Por su parte, poco había variado el estado de salud de Julio Menna. Fuentes médicas del Hospital Pirovano informaron que continuaba alojado en una sala de cuidados intensivos con asistencia respiratoria mecánica. 

Asimismo, y con el objetivo de exigir la excarcelación de Verónica Ruíz Díaz, su hermana Carolina encabezó una manifestación en la plaza San Martín, donde se refirió al momento de la denuncia y la supuesta existencia de declaraciones posteriores de la nena a su madre, que habrían derivaron en el ataque. 

“Mi hermana llegó a su casa con su hija, en la Comisaría le tomaron declaración y se sabe que eso no pasa a mayores”, le dijo Carolina Ruíz Díaz a LU24, al tiempo que agregó que “la hija de mi hermana le sigue contando lo que pasó, ella agarró más bronca, ante la impotencia de que no la ayudaron, ella salió desesperada a hacer lo que hizo. La idea de ella era darle un escarmiento, quiso prender fuego el patio y no pensó que todo eso iba afectar al hombre”.  

El hecho 
El ataque a la casa de Julio Menna, un cartonero tresarroyense de 54 años, ocurrió en la madrugada del pasado domingo, luego que el hombre coincidió con su presencia con Verónica Ruíz Díaz y su hija en el hospital Pirovano. Él había acudido a hacerse unas curaciones en sus piernas y ella a brindar cuidados a un paciente. 

Aparentemente, en el hall del hospital, Menna le tocó la mano a la menor en el marco de una circunstancia no establecida hasta el momento. Cuando su madre tomó conocimiento de ello, decidió ir inmediatamente a la Comisaría de la Mujer, no sin antes increpar a Menna, quien, según testigos, optó por retirarse del centro de salud hacia su casa. 

Luego de hacer la denuncia, y a sabiendas que Menna se había retirado del hospital, por causas que se tratan de establecer, la mujer habría salido de la dependencia policial hacia la casa del cartonero y le arrojó una botella con combustible en el patio delantero de la casa ubicada en la calle Pedro N. Carrera al 1300.

La presencia de cartón y papeles, hizo que el fuego gane espacio rápidamente y Menna optó por refugiarse en un baño hasta la llegada de los bomberos. 

Finalmente, fueron los servidores públicos quienes lo rescataron y posibilitaron su trasladado al hospital, donde todavía continúa internado en grave estado intoxicado con monóxido de carbono.