Policiales

Robo y daño en dos meses

Indignada y desprotegida en pleno centro

28|03|19 09:38 hs.

La delincuencia no le da tiempo a Natalia Pericolo para reponerse. En poco más de dos meses, sufrió dos robos en su local de Chacabuco 456 y, ayer en la madrugada, a cinco días de su último hecho delictivo, se encontró con un daño en dos blindex. 


“Realmente no sé qué paso. Estimo que fueron las mismas personas que, al ver que había reforzado la puerta, dijeron ‘rompemos la vidriera y sacamos algo de ahí’. Porque ya no se explica lo que pasa. Es de no creer”, dijo la joven comerciante dueña de “Paso a Paso Camisetas”, haciendo referencia a la supuesta reacción que puede haber generado en los ladrones el refuerzo de rejas que puso en la puerta, después del hecho sufrido poco menos de una semana atrás, cuando le robaron 40.000 pesos en mercadería. 

En diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, Pericolo compartió lo que pasa por su cabeza como comerciante tras esta nueva noticia triste, “la amargura cuando ví esas piedras, la vidriera rota. En tres años estuve sobre Colón y no pasó nada. Acá, no hace tres meses y ya van dos robos seguidos, ahora las piedras, el vidrio… Hoy a la mañana lo pensé y dije ‘cierro, basta’”, sostuvo. 

No obstante, más tranquila, solo quedó lugar para la bronca, “me relajé porque mi familia y amigos me dicen ‘tranquilizate, bajá un cambio. No podés cerrar y darle el gusto’”.


Las piedras. Que halló Natalia Pericolo junto a los blindex dañados de su local céntrico


Reclamo 
Después del mal momento, Pericolo exige más atención por parte de las autoridades políticas, policiales y judiciales, “lo único que pido es una cámara del municipio. Alguien que camine. ¿La policía dónde está? En el primer robo hubo cámaras y vieron a los menores entrando. ¿Y la fiscal qué hace? Me dijo que no había pruebas contundentes, a pesar de que estaba todo filmado”, se quejó sin ocultar su profunda indignación.

Si bien el hecho de la víspera no fue denunciado, “fue por una cuestión de tiempo, pero seguramente mañana vaya (por hoy) y no voy a parar hasta que alguien haga algo. Esta cuadra está desprotegida, toda oscura y me lo dicen los mismos vecinos”, aseguró. 

En ese sentido, la damnificada también dijo que su padre no fue atendido por las autoridades municipales de seguridad cuando acudió en busca de alguna respuesta, “hoy a la mañana (por ayer) mi papá fue a hablar con (el secretario de seguridad, Claudio) Cuestas y los que lo atendieron le dijeron que en un ratito salía. Esperó media hora y le dijeron que en este momento no lo podían atender. No dan la cara, no se hacen cargo. No les importa”, disparó, antes de reflexionar en el cierre, “hace poquito que estoy acá. No es justo lo que me está pasando”.