La Ciudad

Una situación que impacta en la economía local

Intesar: mediante la vía política, reclamarán por la deuda millonaria

31|03|19 09:55 hs.

La interrupción de la obra que llevaba adelante Intesar (Integración Eléctrica Sur Argentina S.A.) tuvo consecuencias en el empleo, por el despido del personal, y también se hizo pública otra situación muy negativa: la deuda millonaria que posee con proveedores del distrito. 


Por un lado, se encuentran quienes le brindaron a la empresa productos y servicios. También entre los afectados hay propietarios de establecimientos rurales donde se instalaron torres y no percibieron el correspondiente pago por el uso de sus tierras. En noviembre pasado, Intesar suspendió las tareas en la obra de interconexión eléctrica entre Bahía Blanca y el área de Mar del Plata. 

Entre otras instalaciones, incluye una estación transformadora en Vivoratá y una ampliación de la estación de Bahía Blanca, sobre la ruta 51. Para el desarrollo de los trabajos, había instalado dos obradores, uno en la intersección de las rutas 3 y 85, en Tres Arroyos; y otro en Balcarce.


El jueves 21 se realizó el primer encuentro de acreedores de Intesar


Incumplimientos 
En forma reciente, tal como se dio a conocer, se reunieron parte de los acreedores en la Cámara Económica, con autoridades y asesores de la entidad. Un dato que surgió en el encuentro es que el Comité Administrador del Fondo Fiduciario para la Energía Eléctrica, de la Secretaría de Energía de la Nación, reconoció en una charla telefónica que la deuda comercial a mayo de 2018 era de 280 millones de pesos y que sumados otros aspectos, como pagos pendientes por torres instaladas en campos, asciende a un monto aproximado de 350 millones de pesos. 

440 

Los kilómetros que abarca la interconexión eléctrica. Se ejecutó en forma parcial


Los obradores de Intesar. Uno fue instalado en Tres Arroyos y otro en Balcarce 


La deuda abarca a proveedores y propiedades rurales de diversos distritos donde se llevaron a cabo trabajos, entre ellos Tres Arroyos. En el caso puntual de los campos, se indicó que tuvo lugar la firma de contratos y se requerían una serie de permisos para que la empresa llegue con las grúas, monte las torres e instale luego el cable del tendido eléctrico. 

La obra se extiende a 440 kilómetros, con una torre cada 500 metros, por lo tanto son 888 torres. No han sido instaladas todas, porque la ejecución de los trabajos es parcial, pero hay muchos productores con torres en sus establecimientos que no han percibido el pago correspondiente.  

Del Estado 
Los acreedores coinciden en argumentar que el Estado firmó con Intesar un contrato por una obra pública. Cuando se culmine, más allá de que la opere Transener S.A., será un bien del Estado y por esta razón, entienden que debe responder por la deuda ante el incumplimiento de la empresa. 

El Comité Administrador del Fondo Fiduciario es quien dispone de recursos específicos. En otro período crítico de la obra, abonó sueldos del personal –aseguran que sin los aportes- y está en pleno conocimiento del alcance de la deuda, porque todo se encuentra documentado. 

Intesar compró combustibles, alquiló inmuebles, requirió servicios de gastronomía, limpieza, agua envasada, muebles, productos de ferretería, electrodomésticos, repuestos y trabajos de reparación de maquinaria, entre otros rubros en los que incumplió pagos. 

Los proveedores señalaron que en vez de abonar la deuda, Intesar en un determinado momento comenzó a comprar en la región y hubo más comercios y empresas afectadas. 

Otra práctica que detectaron consistió en adquisiciones a firmas importantes, que emitían las facturas y recién una vez cubría el monto, le liberaban el envío de mercadería. “En vez de utilizar el dinero para pagar, fueron a otras empresas, como por ejemplo un gran supermercado de Mar del Plata, y abonaron de manera anticipada alimentos y bebidas por un monto millonario”, mencionó uno de los asistentes como ejemplo. 

Inconvenientes 
Según surge de los testimonios, en los últimos meses del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, empezaron a apreciarse problemas en el financiamiento. En el inicio de la gestión de Mauricio Macri se determinó realizar una auditoría y esto implicó que se estableciera una pausa obligada durante aproximadamente otros dos o tres meses. Luego se retomó esta actividad y los mayores avances se registraron desde el obrador de Tres Arroyos. 

En consecuencia, al haber más movimiento económico de Intesar, la deuda adquirió otra magnitud en nuestro distrito y la región (por la cantidad de propiedades alquiladas, mercadería comprada y servicios solicitados). A proveedores se les hizo cada vez más difícil cobrar, percibieron aportes parciales y finalmente, la cadena de pagos se cortó. 

En casos puntuales, como es el caso de la compra de combustible, con una sola operación que no es abonada la suma tiene mucha magnitud (10.000 litros de nafta implican un total cercano a 500.000 pesos). 

Ante Energía 
El presidente de la Cámara Económica, Augusto De Benedetto, anticipó que la institución “lo que va a hacer y se ofreció a pedido de este grupo, es llevar adelante el reclamo. Va a convocar a los cuatro legisladores provinciales que tenemos (Laura Aprile, Rosío Antinori, Pablo Garate y Carlos ‘Cuto’ Moreno), al intendente Sánchez y a las entidades del campo, a la Sociedad Rural sobre todo. Si lo hace un grupo solo o individualmente, no tiene la misma fuerza”. 

Se está organizando una convocatoria y habrá un nuevo encuentro. Los acreedores buscan que el Comité Administrador del Fondo Fiduciario para la Energía Eléctrica reconozca la deuda y establecer como primera condición, que la obra no podrá retomarse sin antes poner al día a todas las empresas y comercios con el monto actualizado por inflación o mediante un sistema que sea justo. 

Están invitados igualmente a participar todos los acreedores que no estuvieron en la primera reunión. Llegarán, por citar un lugar, vecinos de Indio Rico que han sido víctimas de lo sucedido. En los próximos días se dará a conocer la fecha y hora. 

La finalidad es acceder, a través de los representantes políticos y con la Cámara Económica en el rol de nexo, a una audiencia en la Secretaría de Energía de la Nación. “Tiene un fondo fiduciario para que no pase esto y posee una responsabilidad”, subrayó De Benedetto. 

Son recursos que dejaron de circular en la economía local, vecinos que sufrieron un perjuicio importante y que pusieron en riesgo su capital. Exigen un reconocimiento y una reparación que permita al menos atenuar los daños, que se tornan aún más notorios en tiempos en que el costo del dinero –como lo demuestra el nivel de tasas- es elevadísimo.