116 años junto a cada tresarroyense

ST 10. 8°
Despejado

Opinión

Por Esteban Ernesto Marranghello

La mentira que más calienta la sufren pueblo y país

31|03|19 13:11 hs.

Normalmente en los procesos electorales se producen situaciones comunes que atraviesan determinados procederes, que suelen ubicar al oficialismo y la oposición en lugares establecidos por donde transitar sus estrategias políticas en la común aspiración del poder. 


El oficialismo por mantenerlo y la oposición por recuperarlo. Los que piensan que la grieta es un invento moderno, no parecen estar informados, la famosa grieta suele ser el punto de partida real de la política en su lucha por el poder. 

Los que piensan, con todo derecho, que hay que superarla en una “edulcorada” visión sentimental, no observan la particular idiosincrasia de la población nacional. Porqué pedirle sólo a los políticos, desprestigiados por sus magros resultados, y no también a los demás, que transitan la grieta sin superarla. 

Algunos ejemplos: Boca – River, Ford – Chevrolet, Maradona – Messi, D’Arienzo – Troilo, Monzón – Locche, La Adolfina – Ellerstina, radicales – peronistas, machismo – feminismo, porteños – provincianos, defensa de la vida – aborto legal, folklore – rock. 

Todas realidades que identifican la historia de los argentinos en el tiempo. 

Sin aplaudir a ninguno y sin excluir a nadie, las diferencias existen y son precisamente “existenciales”. El ser humano con sus virtudes y sus defectos, es y tiene derecho a serlo, único y diferente al mismo tiempo, por el libre albedrío de decidir sus actos. 

La grieta superada como argumento político es falsa. Pensar diferente y actuar, es natural a la esencia humana y la política no es la excepción. La polémica no debe molestar a nadie, es el natural escenario para elegir propuestas y resolverlas a través del sistema democrático. 

El cómo se desarrolla la polémica es otra cosa, privativa, de quiénes la discuten.

La forma, el lenguaje y las acciones expuestas ante la sociedad serán por la que esta finalmente decida. Se complica para el oficialismo, política y judicialmente, la investigación del juez Ramos Padilla sobre la existencia de una red de espionaje paraestatal sobre políticos, periodistas y empresarios. 

La grieta superada como argumento político es falsa. Pensar diferente y actuar, es natural a la esencia humana y la política no es la excepción. La polémica no debe molestar a nadie, es el natural escenario para elegir propuestas y resolverlas a través del sistema democrático


Exhibió información fundamentada, según sus declaraciones, sobre el vínculo entre el falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli, fiscal de la causa de los “cuadernos”. 

La causa se inicia con la denuncia del empresario Pedro Echebest, quien acudió a la Justicia denunciando un intento de extorsión de D’Alessio, quien manifestó actuar como enviado del fiscal Stornelli; exigiendo un pago de coima para no ser involucrado en causa de ilícitos. 

Al producirse el allanamiento en la vivienda de D’Alessio, por orden del juez, este resistió en principio solicitando hablar con Patricia Bullrich o Gustavo Arribas. Después del allanamiento el magistrado reveló que D’Alessio se comunicó con la diputada Paula Oliveto (Coalición Cívica), vía whatsapp, “alertándola” sobre lo que estaba ocurriendo. 

También fueron mencionados los periodistas Daniel Santoro de Clarín, Alejandro Fantino y Romina Manguel, se debe señalar que estos dos últimos inmediatamente se pusieron a disposición de la Justicia. 

Stornelli pidió la nulidad de la causa, lo mismo que solicitan inculpados por el en la causa de los “cuadernos”. Por su parte, el Gobierno presentó un pedido de juicio político por “mal desempeño” del juez Ramos Padilla cuando Stornelli no se presentó por segunda vez en Dolores para declarar. 

Un símil de las solicitudes de Cristina para con el juez Bonadío. “Nada nuevo bajo el sol”. 

También están mencionadas por el juez de Dolores, Mariana Zuvic y Carrió (Coalición Cívica). La doctora enseguida inventó una disculpa, que esto era “un golpe de Estado” contra Macri y obviamente contra ella. 

El “golpe” contra el “ingeniero” lo materializó ella cuando calificó de “imbécil” al ministro de Justicia de Macri. 

En el allanamiento a D’Alessio se encontraron con una mansión en un barrio privado, armas, dinero, 10 autos, colección de relojes de marca internacional. Se debe recordar que la ministra Bullrich, cuando le preguntaron por su invocada relación con D’Alessio por el caso Ramos Padilla, señaló que ese personaje era un “loco” que estaba “chapa”. 

Parece, al menos extraño, que un “loco” o “chapa” llegue a poseer semejante patrimonio y conexiones políticas, judiciales y económicas en fotos, audios y videos, que lo muestran en su relación con Stornelli y su conocimiento y trato con personalidades de diferentes actividades, no sólo nacionales. 

En la cuarta convocatoria del juez a Stornelli, que tiene la paciencia de los que manejan “el sartén” por el mango, declaró al fiscal en rebeldía ante el procurador general, Eduardo Casal, que deberá actuar a derecho. Este magistrado tendría una opinión desfavorable a la no presentación de Stornelli. Otro, Angelici, presidente de Boca, señaló que el fiscal debe presentarse. Raro o no tanto. 

Las críticas son duras, pero en parte se producen en respuestas a expresiones oficiales, que no reflejan la verdad de los acontecimientos. El propio Macri últimamente utiliza un tono admonitorio, como si la culpa de lo que pasa fuera de la falta de paciencia de la gente


Un fiscal que no se presente a declarar aduciendo que el juzgado de Dolores no ofrece garantías y la causa debe remitirse a Comodoro Py, que no es precisamente por su menguado prestigio, mejor que el de Dolores. Todo suena como a muy “raro” también. 

Stornelli se está quedando solo, sus reacciones frente al periodismo, de los que se alejó rápidamente y sus gestos de “tapar” las cámaras, son el resultado de su nerviosismo, producto de su fracaso de lograr apoyo ante camaristas a los que recurrió. 

El propio doctor Tonelli, representante de Cambiemos en el Consejo de la Magistratura señaló que Stornelli debía haberse presentado. 

En lo que se refiere a la incompetencia profesional de Ramos Padilla, se diluye, ya que encabeza el ranking para quedarse con el Juzgado Federal Electoral N°1 de La Plata, en la provincia de Buenos Aires y a la vez el distrito más importante del país electoralmente hablando. 

Ramos Padilla, es de origen radical y su única militancia figura en Franja Morada en su época de estudiante. 

La “debilitada” políticamente Graciela Ocaña, inició una acción de legisladores oficialistas a favor de Stornelli con una declaración firmada por integrantes del bloque. Tuvo un “traspié” político. Fue denunciada por el legislador Echegaray, diputado de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires, de que él “no había firmado nada” aunque apareció en la nómina. Fallido de Ocaña. 

El Tribunal Superior le ha otorgado a Ramos Padilla ayuda logística, personal y vehículos, para acompañar su investigación, un dato no menor. 

En cuanto a la Corte Suprema de Justicia, el presidente, doctor Carlos Rosenkrantz, está aislado por sus fallos en defensa de las políticas oficiales. 

Asimismo su actitud de decidir, sin consultar a sus pares, le ha provocado que éstos le debiliten ostensiblemente su poder de decisión. Sus decisiones siempre, hasta ahora, pierden la votación 3 a 2 o 4 a 1. 

Al haberse opuesto al fallo de la corte sobre los jubilados, defendiendo la posición del Gobierno, quedó debilitado ante la opinión pública. Parece no muy sostenible que un juez que “no” paga Ganancias por su sueldo, quiera hacérselo “pagar” a una jubilada. 

En no pocas oportunidades hemos señalado que la Justicia se mueve también de acuerdo a los acontecimientos políticos. 

Ante la sospecha de un probable resultado adverso al oficialismo, no son extrañas actitudes o inclusive fallos, de acuerdo a los tiempos políticos presentes y su proyección de futuro. 

Esto no es para “rasgarse las vestiduras”. Porqué la Justicia tendría que ser diferente de los otros poderes, Ejecutivo y Legislativo, con los mismos pecados y deficiencias en sus acciones. 

Es Argentina y es lo que hay, nos guste o no. “Siempre llegamos a tapar el pozo cuando ya se ahogó María”. 

Es evidente que la causa que investiga Ramos Padilla pone nervioso al gobierno nacional y puede llegar a proyectarse sobre la provincia de Buenos Aires, afectando a personajes y funcionarios, no a la gobernadora Vidal, hasta ahora. La propia gobernadora había sido espiada y jaqueada en sus comunicaciones. 

El oficialismo ofrece una imagen de complejidades negativas en la acción política. Integrantes de la coalición gobernante se enfrentan entre sí. 

Sus principales socios, los radicales, comienzan a unirse en el “espanto” a la gestión nacional y surgen candidatos a todos los cargos, incluida interna, para competir con el presidente Macri. 

El baro “hace agua” y por las dudas, hay que preparar los “botes”. Esto se debe atender con prioridad política, cosa que no parece evaluar el jefe de campaña presidencial, que no ha mostrado capacidad estratégica para enfrentar la realidad nacional. 

El voluntarismo y la soberbia, son pésimos consejeros de la estrategia política con aspiración de poder.

La oposición, con bastante comodidad, trabaja con serenidad en buscar alternativas de éxito. El peronismo parece realizar su transición a la unidad con diálogo abierto. 

Todos conversan: kirchneristas, peronismo histórico, renovadores y cada vez más “federales”. Tienen lenguaje cordial, casi coloquial, entre las partes. Nadie ofende y nadie discrimina, aceptando las reglas de juego con interna incluida. Los que no aceptan competir, es porque saben que pierden. “mucha prensa y pocos votos”.

Los que no aceptan a Cristina, no están invitados a la mesa. Hay un viejo dicho en el peronismo, del propio General: “No se puede hacer puchero de gallina sin gallina”. 

El peronismo tiene la carpeta “armada” en todo el país. Justicialistas y kirchneristas aunados en la común decisión de ser gobierno. Pero no abandonan “la picardía” de hacer creer que la unión “es difícil”. Esto entretiene y distrae a los adversarios. 

El peronismo, según sus dirigentes, se encuentra preparado para enfrentar con decisión la recuperación nacional. Esta es una decisión, deberá presentar: con qué, cómo y con quién. 

Los gobernadores cuidan sus provincias y apoyarán la fórmula que surja de las PASO. 

Esta vez la moneda electoral “cayo cara” en el peronismo, que cumple con las normas democráticas, hasta ahora. 

El oficialismo impone al candidato, Macri, sin interna. Situación con incomodidad política. Cambiemos ha perdido los dos interlocutores válidos en el Congreso para con la oposición. No renueva el presidente de la Cámara de Diputados, Monzó; tampoco renueva Massot, el bahiense radicado en Córdoba, presidente del bloque Cambiemos en diputados, se radicará en Estados Unidos, becado por una universidad norteamericana. 

El peronismo buscaría imponer su agenda al cuerpo.

El dólar no detiene su ascenso. Más de 1.900.000 personas cayeron el año pasado en la pobreza. 

El Gobierno paga tasas el del 50% anual por financiarse en pesos a corto plazo. Desde el lunes aumentarán los combustibles, las tarifas de gas y el transporte. Plan de ajuste de gastos, el INTA fusionará Agencias de Extensión en un país agrícola ganadero. El “país del disparate”. 

Cada que día que transcurre la visita a los supermercados se convierte en una jornada dura por la inflación que no se detiene. El 30% de los inquilinos no pagan sus obligaciones. El economista Ricardo Arriazu, tal vez el más prestigioso de la Argentina, consultor del Harvard y de Europa, ha señalado: “Nunca vi en mi vida un error como el manejo cambiario del Gobierno”.

“Un adefesio, el de las bandas cambiarias del 30%”. Si se produjera una corrida cambiaria, el Gobierno no podría enfrentarla”. 

Las críticas son duras, pero en parte se producen en respuestas a expresiones oficiales, de alto tono mediático, cuyos contenidos no reflejan la verdad de los acontecimientos. 

El propio primer mandatario últimamente utiliza un tono admonitorio, como si la culpa de lo que pasa fuera de la falta de paciencia de la gente y no como consecuencia de la falta de capacidad de la gestión a su cargo. 

Ha perdido la paciencia, con frases con escaso contenido de sensibilidad social: “No hay que llorar” / “Hay que aguantar”. 

Eso es fácil de pedir cuando se vive en la Residencia de Olivos. No porque esté mal vivir en la vivienda reservada al presidente, que corresponde. Si no porque la gente no llora porque esté bien y cada uno aguanta hasta dónde puede, y cada vez se hace más difícil. 

Usted ha señalado “que lo calienta la mentira”, con mi mayor respeto por su investidura, como corresponde, señor presidente, le sugiero con humildad que mire y escuche al país que tiene obligación de conducir y descubrirá “que la mentira que más calienta, la sufren pueblo y país” y usted, con mi mayor consideración, algo tiene que ver en esto. 

Escribe Esteban Ernesto Marranghello