La Ciudad

Seguridad: Reunión de jefes Policiales de Tres Arroyos

"El delito no es exclusivo de una época de crisis económica"

05|04|19 14:34 hs.

El superintendente de la Región Sur, comisario general Gustavo Maldonado se reunió en nuestra ciudad con el jefe Departamental comisario mayor Aldo Caminada, el comisario Flavio Baumgartner, quien está interinamente en el cargo de jefe de la Policía Comunal y con el jefe de la SudDDI comisario Pablo Doré. El Habló del “servicio de seguridad” y de ”la falta de planificación urbana”, además de mencionar actuaciones tras recientes casos delictivos 


El Comisario General Gustavo Maldonado, Superintendente de Seguridad Región Sur pasó por Tres Arroyos y realizó diferentes diligencias. En entrevista con la prensa manifestó que a raíz de diferentes hechos ocurridos en nuestra ciudad cabecera y en las localidades pertenecientes al ámbito de la Jefatura Departamental de Tres Arroyos tomó contacto con los jefes de la Departamental, Policía Comunal, de la SubDDI. Maldonado explicó que “dentro de la tarea de supervisión se usan los recursos tecnológicos disponibles para efectuar los controles”. 

 “Lamentablemente hay determinados apellidos vinculados al delito que uno conoce que `el hijo de´ o `el nieto de´ van a incursionar en estas prácticas más allá de épocas de bonanza: la ocasión hace al ladrón. No es exclusivo de una época de crisis económica”, afirmó. 


Habló del mapa del delito y del sistema que tienen instalado los patrulleros, el AVL que permite hacer por un lado la búsqueda histórica de los distintos móviles que componen la dotación de Tres Arroyos y por el otro lado una búsqueda por zona cuando se constata un delito en particular. 

No hay zonas liberadas 
El superintendente se refirió a “las mal llamadas zonas liberadas” y fundamentó sus expresiones en la herramienta tecnológica que posee la Policía para “establecer la frecuencia del patrullaje, cuántas veces pasó el patrullero previo a la constatación de un hecho”, también mencionó que “hay otra opción que permite en distintos organismos de Supervisión que a simple vista se pueda realizar una búsqueda determinada y ver - por distinta coloración que arroja el sistema- la frecuencia de patrullajes”. 

En este sentido amplió “no se vieron deficiencias en el control sin embargo hago hincapié en la ausencia de planificación urbanística ante el crecimiento de las ciudades”. Servicio de seguridad Maldonado mencionó que el recurso policial sufre un perjuicio en la eficiencia porque se generan –por ejemplo-distintos centros comerciales en diferentes barrios- “y no se consideró en la planificación urbana a la seguridad como otro servicio al igual que la luz, el gas o las cloacas”. 

En ese contexto descripto explicó que “la dotación que teníamos asignada a un sector de la ciudad que tradicionalmente era el centro-por ejemplo- era de determinada cantidad de efectivos y móviles. En este crecimiento de la ciudad se fueron generando nuevos centros comerciales en la ciudad que no hay que desatenderlos. Para ello se produce-lo que llamo-como el fenómeno de la sábana corta y se disminuye la frecuencia de patrullaje en la zona asignada históricamente comercial o céntrica”. 

Asimismo indicó que “el perjuicio ocasionado a personas en zonas más comerciales sea un poco la interpretación que se hace de la Superintendencia. Sin perjuicio de ello el jefe de la SUDDI me estaba anoticiando avances en la tarea investigativa en este sentido puestos a consideración de las Fiscalías intervinientes que son las que en definitiva –según el Código Procesal vigente-quienes son los titulares de la acción pública por lo tanto quienes dirigen las investigaciones”. 

La reincidencia 
Maldonado consideró que la Policía “debe contar con la colaboración del ciudadano común incluso aquellos que pueden aportar su testimonio, algo que ponemos a consideración de la Justicia para impulsar algún allanamiento o medida de detención”. 

“Los beneficios de los que a veces gozan los delincuentes a través de la ley los terminan iniciando nuevamente en el circuito cuando recuperan la libertad, por ende lo ideal sería que cumplan el total de la condena”, reiteró -como lo hiciera en una entrevista anterior con LA VOZ DEL PUEBLO- el superintendente de Seguridad Región Sur, comisario mayor Gustavo Maldonado.

 De este tema amplió, “por un lado hay una ineficiencia en la reinserción del delincuente a la sociedad y por otro la dificultad de la Policía para explicarle al ciudadano común que podemos tener la convicción de quién participó en determinado delito, pero no la prueba suficiente para que la Fiscalía ordene determinada detención”. 

Como lo mencionó en otras oportunidades, Maldonado abogó por que “toda persona condenada a determinada cantidad de años debe cumplirlos”. 

De los casos ocurridos en Tres Arroyos explicó que “se pusieron a consideración de la Justicia nombres en particular vinculados al delito, pero contra medida la Fiscalía pide profundizar las medidas de investigación, nosotros tenemos la idea de quién participó en determinado delito, pero lo dificultoso es probarlo”. 

 “Lamentablemente hay determinados apellidos vinculados al delito que uno conoce que `el hijo de´ o `el nieto de´ van a incursionar en estas prácticas más allá de épocas de bonanza: la ocasión hace al ladrón. No es exclusivo de una época de crisis económica”, afirmó. 

“Dormitorio de delincuentes” 
Contó lo que sucede en una comisaría de Necochea que “es utilizada como dormitorio de delincuentes”. “Las personas que están alojadas allí tienen permiso para salir y deben presentarse a la noche a dormir. Durante el día nosotros no sabemos qué hacen y tampoco el sistema de seguimiento que tenemos desde el Estado (Patronato de Liberados o Servicio Penitenciario) permite certificar realmente que fue a un emprendimiento particular que esté desarrollando”. 

“Determinadas modalidades delictivas que se manifiestan cuando estos personajes están en libertad hacen presumir que participan en el delito aunque probárselo es dificultoso”, indicó. 

Precariedad de la Comisaría
Por último la máxima autoridad policial de la jurisdicción se refirió al estado edilicio de la comisaría, "escapa a la Policía. Tenemos la cocina de la Comisaría con seis personas alojadas”, explicó Maldonado quien indicó que “al ser Policía Comunal la gestión de orden logístico depende del intendente que es quien gestiona, si bien nosotros iniciamos los reclamos, viene gente de infraestructura, pero quien hace el aporte dinerario escapa de Policía”. 

Sobre el precario estado edilicio de la Comisaría y la situación de los calabozos, dijo que escapa a su función: “Hay que gestionar para poder tener mayores recursos para mejorar el servicio. Con lo que tenemos podemos satisfacer la demanda de los vecinos y que nos acompañen desde la Justicia como así también los funcionarios políticos”, finalizó.