Policiales

El cartonero continuaba internado

Caso Menna: Ruiz Díaz fue trasladada a Monte Hermoso

06|04|19 09:29 hs.

La Justicia tresarroyense dispuso que Verónica Ruíz Díaz, la mujer acusada de incendiar la casa de un cartonero al que previamente había denunciado en la Comisaría de la Mujer por tocarle la mano a su hija menor de edad, sea trasladada a Monte Hermoso para continuar su detención en el marco de la causa por “homicidio agravado en grado de tentativa”. 


La mujer de 43 años fue detenida en la madrugada del pasado domingo 24 de marzo, luego de incendiar la casa de Julio Menna (54), un cartonero con el que coincidió en el hall del hospital Pirovano, donde su hija de 13 años le hizo saber que le había tocado la mano. 

La mujer radicó una denuncia en la Comisaría de la Mujer, luego de la cual se iniciaron actuaciones por “averiguación de presunto ilícito”, la cual posteriormente fue desestimada por la Fiscalía de Género por falta de pruebas. 

Apenas concluido el trámite, la mujer se habría dirigido en moto junto a otra persona hasta el frente de la casa de Menna, ubicada en la calle Pedro N. Carrera a 1300, donde habría arrojado un bidón con combustible. Eso originó un siniestro alimentado además por los cartones y papeles que Menna acumulaba, al tiempo que se hallaba dentro de la vivienda. 

Cuando los bomberos acudieron a socorrerlo, lo encontraron escondido en el baño de la casa, donde se refugió cuando vio que el fuego avanzaba. El hombre había sufrido una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, que lo dejó internado en el área de terapia intensiva del Hospital Pirovano, donde aún continúa internado en estado reservado y con asistencia respiratoria mecánica. 

Por su parte, Ruiz Díaz habría sido captada por las cámaras de seguridad que existen en esa esquina y esa fue la prueba que motivó su detención el lunes 25, acusada de “incendio agravado”. No obstante, de manera posterior, el fiscal José Bianconi agravó la imputación y sostuvo el “homicidio agravado en grado de tentativa”. 

A raíz de las dificultades edilicias que se registran en la Estación de Policía de Tres Arroyos, las cuales derivaron en la clausura provisoria de sus calabozos, los detenidos de ambos géneros que se encuentran en dependencias de esa seccional, son derivados a localidades vecinas por razones de seguridad.