La Ciudad

#Malvinas

Honores para Daniel Agüero en la Base Naval Puerto Belgrano

10|04|19 12:08 hs.

Daniel Agüero logró cerrar el domingo una etapa muy importante de su vida y también su historia. Sergio García -su amigo y referente de Jóvenes por Malvinas- fue quien posibilitó el reencuentro del último timonel del crucero General Belgrano con lo que fue la posición final de combate aquel 2 de mayo de 1982. 


“Para un veterano de guerra del Ejército cerrar una etapa es volver a las islas y encontrar su posición, para un marino es volver a su barco y su puesto de combate y despedirse”, manifestó Sergio, en diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO. 



Antes de volver a Mendoza, Daniel Agüero envió un mensaje emocionado a los integrantes del Movimiento Jóvenes por Malvinas a los que les dijo: “Hoy 7 de abril -por el domingo- a las 20.30, Sergio García, integrante del grupo que ustedes conforman, me deja en el aeropuerto después de un día inolvidable”. Sin ocultar su emoción Daniel continuó: “Después de 36 años, llegar nuevamente a visitar la Base Naval Puerto Belgrano y ser recibido con tantos honores es algo intransferible”. 

De sus actividades en la base manifestó: “Almorzar en un buque de guerra, visitar nuevamente la Fragata Libertad…No hay palabras más que de agradecimiento a ustedes -a los Jóvenes por Malvinas- que siguen honrando a los veteranos y a los 649 caídos y mantienen la llama encendida de la defensa de la soberanía de Malvinas, algo que en este momento lo hacen los 649 soldados en el cementerio de Gran Malvina”, agregó. 



Finalmente dijo, “gracias por dar lo más valioso de la vida, que es su tiempo y ustedes se lo dedican a los veteranos”, concluyó el último hombre en timonear el ARA General Belgrano.

La experiencia contada por Sergio
“Daniel no pudo regresar a su último destino porque el barco está a 4600 metros bajo el mar. Ayer, por primera vez, volvió a la base desde donde zarpó, se logró sentar en su puesto en el mejor barco que tiene la Armada Argentina”, explicó, el integrante del Movimiento Jóvenes por Malvinas, el tresarroyense Sergio García. 

De la experiencia en la base Naval Puerto Belgrano contó que “le ofrecieron un almuerzo y guardia de honor y como frutilla del postre...justo se encontraba amarrada -algo que no ocurre normalmente en Punta Alta- la Fragata Libertad, con la que navegó por 26 países en 1979 y que también lo tuvo como su timonel”. 


Agüero volvió a ocupar su puesto en la Fragata Libertad, la misma que navegara recorriendo 26 países en 1979


Los marinos recibieron a Daniel con los honores de un héroe de guerra y le permitieron acceder a los dos barcos y recorrerlos libremente. “Es la emoción más grande de mi vida -acotó Sergio- porque para un soldado retornar a su posición, para un marinero de crucero que no tiene donde cerrar su etapa… Lograr que haya recorrido el barco de guerra, se haya sentado en el timón fue impresionante”. 

El joven tresarroyense indicó que cuando Daniel subió al buque de guerra tocaron una campana y los marinos y oficiales presentes se cuadraron para saludarlo, se pusieron de pie ante su paso, “lo sirvieron con enorme respeto, acompañamiento y agradecimiento por la labor realizada en el conflicto”. 


Junto a Sergio García, integrante del movimiento Jóvenes por Malvinas, en Puerto Belgrano


Cuando regresó -por primera vez después de navegarla en 1979- a la Fragata Libertad, también los marinos y oficiales de ese otro buque se cuadraron, le rindieron los honores en esa nave que también timoneó. “Impresionante lo que me pasó -declaró Sergio-, casi comparable como cuando fui a Malvinas. Este hombre se la pasó llorando, fue una jornada que no voy a olvidar”.

“Misión cumplida”, le dijo Sergio a este diario. “Un alma más que se salva de la desmalvinizacion”.