116 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 7°
Nubes aisladas

La Ciudad

Entrevista a Juan Moizzi, director de Turismo

“Sé que tengo mucho para aprender”

14|04|19 11:41 hs.

Juan Moizzi se desempeña en el ámbito de la Dirección de Turismo desde el año 2011 y comenzó su tarea en la Oficina de Informes Turísticos de Balneario Orense. “Fue mi primera experiencia. Por entonces, ya estaba cursando la Tecnicatura de Emprendimientos Turísticos en CRESTA, una carrera de la Universidad Provincial del Sudoeste de la cual soy egresado”, indica. 


En este sentido, valora que “muchos chicos de mi generación pudieron estudiar una carrera en su ciudad”. Recuerda que “en 2013 ingresé como planta permanente en el municipio, siempre tratando de apoyar en la parte técnica y también en el día a día desde lo administrativo”. 

En diciembre de 2017 asumió como director, sobre lo cual señala que “llegó esta posibilidad, el ofrecimiento del intendente Carlos Sánchez, y no lo dudé. Es una experiencia que no quería dejar pasar. Sé que tengo mucho para aprender, hay que ir haciendo el camino, la gestión te sorprende minuto a minuto, siempre surgen cosas”. Con 29 años de edad, es el más joven del gabinete y reitera que “trato día a día de seguir aprendiendo”.

La temporada
Ya finalizado el período de verano, con los datos del movimiento turístico y otros indicadores que permiten tener una mirada general, Moizzi observa que “se preveía una actividad un poco más reducida por la situación económica. Las expectativas siempre están, pero había que ser prudentes. Cuando la gente empezó a percibir ese primer calor de noviembre se acercó de a poco a la playa y hubo también días de diciembre muy aprovechables. Para ese lado, la temporada empezó a acomodarse. Y ya en los fines de semana puente de Navidad y Año Nuevo, la presencia turística fue muy fuerte”. 

Describe a la primera quincena de enero como “tranquila” y señala que en la segunda “la situación repuntó”. Una característica común es que “el movimiento no decreció tanto, lo que más se vio afectado fue el consumo en gastronomía y en excursiones”. 

En Claromecó y en Balneario Orense, hay muchas familias que tienen una vivienda de segunda residencia. En Reta, en cambio, “se produce la llegada de turistas desde la capital federal. Es una estadía más prolongada y otro tipo de consumo”. 

Explica además que “hay ciertas cuestiones culturales que desde lo turístico cuesta modificar. Una vez que arrancan las clases, el movimiento empieza a decaer y se va cerrando el verano”.  

Una mano 
El trabajo junto con otros distritos es una de las estrategias que se está impulsando. “A través del Consejo Provincial de Turismo, generamos un intercambio con secretarios y directores de turismo en la región. Promocionamos una actividad nuestra en otros lugares y a su vez, eventos de la zona son presentados en Tres Arroyos. Hacemos información cruzada y compartimos los turistas”, explica. 

Considera que Semana Santa “es una buena oportunidad, el puntapié para impulsar todo lo que sucede fuera de la temporada alta. En las playas, tenemos mucha estacionalidad”. El funcionario pondera el esfuerzo de comerciantes que mantienen los locales abiertos para esta fecha. 

Sobre todo, porque “el costo operativo es alto. En la medida de lo posible, hacen lo que esté a su alcance para poder estar y por supuesto, a nosotros nos sirve para que los turistas tengan más alternativas en el destino”. 

El vínculo entre el Estado y los privados ayuda en una mejor recepción de los visitantes. “Creo que de a poco lo vamos logrando, se pueden dar casos -incluso mejores que hasta ahora- de darnos una mano mutuamente”, afirma. 

Los paradores
El seguimiento de las obras en los paradores es un tema sensible. No todos los concesionarios pudieron cumplir con el cronograma de trabajos previsto y en 2018 surgieron cuestionamientos desde el Concejo Deliberante. En forma reciente, tuvo lugar una nueva reunión en la Comisión de Turismo del Concejo, que contó con la presencia de Moizzi. “Hicimos un balance de la temporada y charlamos sobre los distintos balnearios. No se puede tomar una medida para todos, es un poco ver caso a caso. Cada situación es distinta”, manifiesta. 

El director de Turismo tiene en cuenta que son proyectos a quince o veinte años y argumenta: “Es difícil sostenerlos en el tiempo por la situación del país. En 2018, en seis meses las condiciones económicas variaron muchísimo”. También sostiene que “estoy en conversación con todos los concesionarios. Se les han pedido informes y en febrero se realizó una inspección en conjunto con la Secretaría de Obras Públicas, para ver cómo estaban y tener un pantallazo general. Es un trabajo que hace mucho tiempo no se hacía”.

Entiende que se debe realizar un seguimiento de cerca “no para querer ahorcarlos, ni nada por el estilo, con la intención de tratar de colaborar. Siempre recordando que de por medio hay pliegos de bases y condiciones, contratos, herramientas legales y las tengo que hacer cumplir”. 

Dentro de los márgenes razonables, expresa que “tratamos de sostener los servicios. Si nos ponemos a sustituir concesionarios no sé cuántos otros podamos encontrar. Hay que ir sobre pasos firmes y ver cómo se avanza”. 

Ante una consulta puntual de este diario, reconoce que en el parador ex Califa del Balneario Orense, “el servicio no se brindó como correspondía. El concesionario la parte de obra la hizo muy bien, pero no el servicio –diferencia-. Hicimos intimaciones, trataremos de tomar las medidas correspondientes. Hay que recuperar ese lugar y que esté operativo. Mucha gente va a ese sector, es muy accesible para cualquier tipo de vehículo”. 

Interacción 
Deja en claro que el turismo requiere de un enfoque transversal. “Un parador con arena se trabaja con la delegación o con la Secretaría de Obras Públicas, se planifican espectáculos con Cultura, actividades con Deportes, campañas con el área de Salud, controles a través de Seguridad para intentar prevenir inconvenientes”. 

Finalmente, describe que es una interacción entre las áreas que se registra todo el año, “no sólo para el verano. Ocurre en la organización de Semana Santa, vacaciones de invierno, la Fiesta de la Primavera. Hay que tratar de estar atentos y aportar desde el rol que tiene cada uno”. 

           ----------------------------------------------------------------

Descanso en Semana Santa
“No tenemos nada que envidiarles a destinos grandes, como Tandil por ejemplo”, dice Juan Moizzi al describir las actividades previstas para Semana Santa. Habla, en primer término, de “una propuesta ya clásica como el Vía Crucis viviente en la Estación Forestal del Claromecó. Es el decimonoveno año con la dirección de Cristina Caballero, la 22ª edición en total tomando en cuenta las anteriores que se llevaron a cabo. 

En esta ocasión, se realizará el sábado 20”. En tanto, el viernes 19 habrá un patio de cerveceros y artesanos en el ex playón de la Terminal, detrás del espacio de arte Quelaromecó. Enumera que “se desarrollarán salidas fotográficas. En el club de campo de golf Santana se realizarán torneos, es bueno recordarlo para que la gente sepa que ese espacio está presente. Se concretarán excursiones, alquiler de kayaks, en la Estación Forestal saldrán cabalgatas de día y de noche”. 

Por esta razón, destaca que “hay distintas alternativas para disfrutar en Claromecó, más allá de la playa, y que hacen que cuente con una oferta más completa”. 

En San Mayol 
En su evaluación del programa, expresa que “San Mayol, de a poquito, en materia turística ha crecido mucho. Se está haciendo un trabajo muy fuerte desde la comunidad, hay un grupo que tira hacia adelante, incluso con un plan de desarrollo turístico”. 



El viernes 19 a las 15 se presentará el Vía Crucis en la Iglesia Nuestro Sagrado Corazón de Jesús. “La gente se podrá acerca desde el mediodía, porque habrá un almuerzo y el costo de la tarjeta incluirá una visita guiada”, señala. En la localidad se prepararán igualmente opciones para los chicos, sorteos y luego del Vía Crucis, se compartirá una mateada en el Centro de Recepción Turística.