116 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 7°
Nubes aisladas

El Campo

Cosecha entre normal y buena

El girasol se la bancó y rindió

14|04|19 13:20 hs.

A pocos días de darse por finalizada la trilla, el balance que deja la campaña de girasol en la región es positivo. Con un 90% de los lotes cosechados, el cultivo está redondeando un ciclo bueno, porque si bien los rendimientos, en general, fueron inferiores a los registrados en la campaña 2017/18, terminaron siendo satisfactorios teniendo en cuenta las condiciones climáticas que debió soportar durante su ciclo: falta de agua y temperaturas muy bajas. 


“A partir de una superficie de siembra similar a la campaña anterior, el resultado en rendimiento por hectárea ha sido superior a la media de los últimos años, pero inferior al última ciclo entre un 10% a 20%. Los asociados han tenido en sus campos un rinde mínimo de 1800 kilos/ha”, indicó el ingeniero Carlos María Mendiberri respecto a lo sucedido con el cultivo en la órbita de la Cooperativa de Cascallares. 

“En cuanto a la materia grasa, parámetro muy importante en girasol, encontramos con mayor frecuencia valores de 49% a 50%, consideramos que está por debajo en dos a tres puntos con respecto al año pasado”, aportó el ingeniero Jorge González, también asesor de la entidad de Cascallares. 

“Desde el punto de vista agronómico ha sido una cosecha satisfactoria porque la condiciones climáticas en la que se desarrolló el cultivo no fueron las mejores, con temperaturas muy bajas (heladas) que provocaron mermas importantes de rinde en lugares puntuales y con lluvias por debajo de lo normal en período crítico del cultivo”, coincidieron en explicar los ingenieros. 

Y es sin dudas una muy buena síntesis que sirve para describir lo que ocurrió con el cultivo de los capítulos amarillos en la región.

Arriba la costa
Como suele ocurrir, en buena parte de la franja costera, la zona girasolera por excelencia, el cultivo tuvo su mejor performance. “En líneas generarles los rindes fueron buenos, y se destacaron en la zona de la costa. Ahí los rendimientos promedio anduvieron alrededor de los 35 quintales, con buen peso y buen porcentaje de aceite, con bonificación”, indicó el ingeniero Luciano Piloni, asesor técnico de la Regional Tres Arroyos de Aapresid. 

“Con respecto al año pasado el cultivo rindió casi lo mismo, o un 5% menos. La merma básicamente se dio por las bajas temperaturas que hubo durante el ciclo vegetativo, que hizo que no llegara a tener todo el desarrollo foliar que necesita, y con varios lotes con algún problema de helada”, agregó. “La helada se dio el 18 de diciembre, que hubo varios lotes que, principalmente los que tenían más cobertura, sufrieron mucha incidencia y la planta se quedó con poca superficie foliar, y eso luego lo afectó en el rendimiento”, completó Piloni, que manifestó que apenas restan cosechar algunos lotes de girasoles sembrados en noviembre. 

Para el ingeniero Gonzalo Rodera, asesor agronómico de la Cooperativa Agraria, se trató de “una cosecha normal a buena. En la zona históricamente buena para el girasol, se destacó de San Francisco hacia Orense, porque hacia Lin Calel y Copetonas los rindes no fueron tan importantes”. 

“Los rendimientos entre Bellocq y Orense anduvieron alrededor de los 3500 kilos con picos de 4000. Mientras que la otra zona, que campañas anteriores estaban cosechando unos 3000 kilos, anduvieron entre los 1800 y los 2200 kilos”, describió Rodera.  



Suelos someros
En las zonas donde la tosca está más cerca de la superficie, el girasol este año rindió bien. “Incluso diría que tuvo rendimientos más alto que la campaña pasada, están alrededor de los 26 y 27 quintales, con muy buenos resultados en los lotes que se están manejando por ambientes, donde casi llegó a los 30”, dijo el ingeniero Piloni. 

Un análisis similar realizó Rodera: “Los lotes que se han hecho en San Mayol y en Gonzales Chaves tuvieron, para lo que es la zona, muy buenos rindes. Anduvieron alrededor de los 2500 kilos, lo que habla de una buena cosecha”, comentó el asesor de la Cooperativa Agraria. 

Poco peso 
El ingeniero Darío Tumini, de Nutrien AG Solutions, destacó como aspecto diferencial de la cosecha que “hubo granos muy livianos. Un camión completo que el año pasado andaba en 30.000 kilos, ahora con el mismo híbrido estaba en unos 22.000 kilos. Cosechamos girasoles muy livianos”. 

Tumini indicó que “eso quiere decir que el grano no pudo llenar bien, y eso se debió a la falta de lluvias. Y también eso hace que la materia grasa no sea alta, por el estrés que tuvo en el llenado”. Este problema afectó también a los girasoles alto oleico “que tienen que tener una determinada cantidad de oleico para poder ser comercializados. Pero muchos materiales no llegaron a la cantidad de aceite que tenían que tener”. 

Para el ingeniero Fidel Cortese, el girasol cosechado “fue un poco más liviano que lo normal, pero está dentro de los parámetros normales”. Para el ex presidente del CRIATA, “estamos ante una cosecha con rindes normales, el cultivo se comportó muy bien para las lluvias que tuvo durante el ciclo”. 

Fecha de siembra 
En cuanto a otras características que tuvo la campaña, los asesores de la Cooperativa de Cascallares, indicaron en la continuidad del análisis de la cosecha que “la elección de fecha de siembra temprana fue un factor positivo para obtener mejor rinde, principalmente en lotes bien preparados en cuanto acumulación de agua en el suelo dado principalmente por buen control de malezas y por cultivo antecesor que entrego el lote con anticipación”. 

En tanto, explicaron también que en el ámbito de la cooperativa “la elección de híbridos estuvo orientada a girasoles Clearfield en su mayor porcentaje, con fertilización adecuada en función de objetivo de rinde”. 

--------------------------------------------------------------

Escenario a nivel país
Según el último Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la recolección de girasol alcanza el 86,4% del área apta (unas 1,58 de las 1,83 millón de hectáreas). “El rinde medio nacional obtenido es de 2120 kg/Ha; se espera que, al cierre de la campaña, se obtengan 2130 kg/Ha”, indica la entidad. 

Se mantiene la proyección de producción en 3,9 millones de toneladas. “Sólo restan cosechar 249.000 hectáreas, de los cuales el 63,1% corresponde a la región del sudeste de Buenos Aires, el 29,9% al sudoeste, 4,3% a la Cuenca del Salado, 1,9% al Centro de Buenos Aires y el 0,8% a la provincia de San Luis”. 

En tanto, el Reporte Agrícola Quincenal (RAQ) de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca (a partir de la incorporación de los partidos de San Cayetano y Benito Juárez, el área de influencia de la BCP se extiende a 45 partidos), da cuenta que el área sembrada de girasol alcanzó las 641.000 hectáreas (+2,9%), representando aproximadamente el 33,7% del total nacional. 

La cosecha alcanza el 75% de los lotes sembrados, mientras que el 25% restante se encuentra en estado de madurez fisiológica. “El rendimiento promedio esperado se mantiene en 2100 kg/Ha (-1,7%). En las zonas centro y sur se estiman 2100 y 1400 kg/Ha, respectivamente. En la zona norte la expectativa de rinde es de 2300 kg/Ha, 17,9% menos que el obtenido en la campaña 2017/18”, se explica. 

Esta merma se explica por el granizo registrado durante el mes de diciembre y las abundantes lluvias del mes de enero. “De cumplirse las predicciones de rendimiento, se mantienen las estimaciones de producción en 1,32 millón de toneladas (+0,2%)”, se indica. 

Compras y embarques 
- Campaña 2017/18: 
- Sector Exportador: El total acumulado alcanzaba las 75.900 toneladas, con un 21,9% a fijar, de las cuales un 60,2% tenía precio cerrado. Se registraban Declaraciones Juradas de Venta Externa (DJVE) por 11000 toneladas. 
- Industria: El total acumulado alcanzaba las 2,89 millones de toneladas; con un 23,4% de operaciones a fijar, de las cuales el 88,7% tenía precio hecho. 

- Campaña 2018/19: 
- Sector Exportador: El total operado fue de 96.600 toneladas. El 16,1% fueron operaciones a fijar y el 50,6% de éstas ya tiene precio cierto. Para la campaña anterior, en el mismo periodo, el monto alcanzaba las 44.000 toneladas. Se registraron Declaraciones Juradas de Venta Externa (DJVE) por 86.000 toneladas.
- Industria: Las compras de este sector alcanzaron las 2,01 millones de toneladas. El 44,8% de las operaciones fueron a fijar y un 46,9% de las mismas tiene precio hecho. En la campaña anterior, en el mismo periodo, se habían comercializado 1,80 millón de toneladas.