La Región

Lo expresó el concejal Osvaldo Barcelon

“Sigue el nepotismo en Coronel Dorrego”

15|04|19 11:36 hs.

En la última sesión del Concejo Deliberante de Coronel Dorrego, la mayoría del oficialismo rechazó un proyecto de ordenanza presentado por el bloque del FpV-Unidad Ciudadana, mediante el cual se apuntaba a prohibir, desde el próximo 1º de junio, la designación de familiares del intendente y de funcionarios en la municipalidad. 


Ante esta situación, el presidente del bloque de la oposición, Osvaldo Barcelona, aseguró que “sigue el nepotismo en Coronel Dorrego”. 

Hizo mención a que en la propuesta rechazada por el oficialismo, se argumentó que el presidente Mauricio Macri decretó el 31 de enero de 2018 que “los funcionarios con rango de ministro no podrán designar o contratar familiares, hasta el segundo grado de consanguineidad o afinidad, en la Administración Pública Nacional, con el objetivo de terminar con la cultura del nepotismo en diversos niveles de la gestión pública”. 

Asimismo hicieron mención a que la gobernadora María Eugenia Vidal adhirió a esta decisión de Macri, y que “la medida adoptada da cuenta que la política, como herramienta de cambio social, debe estar al servicio del ciudadano y no de la satisfacción de intereses personales y de índole familiar”, señala en parte de los considerandos. 

Por otra parte acotan que el “Concejo Deliberante y a quienes lo integran (deben) oficiar como organismo de control de los actos del Ejecutivo Municipal, tender al equilibrio presupuestario y a la igualdad de oportunidades, en relación al ciudadano común y para ello generar las ordenanzas que se estimen pertinentes”. 

El proyecto además apunta que “es propio del intendente designar a los funcionarios que lo secundan en la gestión pública municipal, como asimismo firmar las contrataciones o nombramientos de los empleados de los mismos en diferentes cargos políticos de importancia como lo son las secretarías, subsecretarías o direcciones”, añade el proyecto. 

Y que con la propuesta descripta se intenta “desalentar una práctica común y habitual como es el nombramiento de familiares en diferente grado de parentesco, desnaturalizando el objeto de la función pública”