La Ciudad

Tomás Morales

Solidaridad a pedales

18|04|19 09:56 hs.

Tomás Morales tiene 18 años de edad, estudia en el programa Fines donde transita el tercer año; y mientras vive de manera humilde y austera junto a su madre y hermanos más pequeños, se ilusiona con poder llegar a ser radiólogo o enfermero. 


En este contexto social diario, se dedica a ayudar a las personas que lo necesitan. Y lo hace de la forma en que puede y sabe, arreglando bicicletas. Después de arreglar su primera bicicleta con partes que fue pidiendo por las redes sociales a personas que deseen ayudarlo, encontró la forma de seguir ayudando. 

El primero en recibir su ayuda fue su propio hermano, a quien le cedió su propio rodado considerando que vive en zona de quintas y llegaba a trabajar de techista a la ciudad, caminando. El cuadro además se compone con su cuñada embarazada, que está por dar a luz a su sobrino. “Mi cuñada el lunes ya tiene el bebé, no podía venir caminando con ella con la panza hasta mi casa, y le di mi bicicleta”, dijo Thomas en declaraciones a LA VOZ DEL PUEBLO recordando esa primera entrega que hizo hace más de dos meses.

A esta experiencia altruista, Tomás, la comenzó en el mes de febrero, y al día de hoy logró entregar unas 36 unidades a partir de un circuito que le permite disponer de repuestos para diferentes tipos de rodado que le donan personas por las redes sociales, después de haber comprobado que su compromiso con la ayuda, llega a destino.

A su lado 
Para que él pueda hacer su trabajo, cuenta con la ayuda de Daniel Burchkardt , un profesor del Centro de Formación Profesional y militante del peronismo local -que como vecino del Barrio Chacra de López- lo asiste en todo aquello que necesite.

Contó el mismo Tomás que en la camioneta de Daniel pasan a retirar de la casa de las personas que le donan partes y hasta bicicletas completas en desuso. Además la casa del profesor sirve para que él aproveche el espacio y trabaje allí mismo en la reparación de cada rodado.

Entre las personas que ha podido ayudar se encuentran familiares, vecinos y hasta jóvenes estudiantes que no tenían en qué concurrir a la escuela, hasta que él apareció con tres bicicletas que pudo armar gracias a la cadena de ayuda que supo forjar y cuidar. 

Por delante 
Mientras sigue con ésta actividad ejemplar, y se ilusiona con seguir estudiando; también proyecta el abrir una bicicletería donde poder arreglar los rodados y ganarse el sustento. También confió estar expectante de poder hallar un trabajo para así ayudar a su madre y sus pequeños hermanos. 

Con Daniel de profesor en el CFP 402 cursó “mantenimiento de edificios”, “pintor de obras” y “reparación de vidrios”. Mientras que todo lo relativo al arreglo de bicicletas lo aprendió mientras estudió en el CFI de la Escuela Especial 501. 

Por eso dejó un pedido especial para quien pueda darle una mano, aclarando que está disponible para aprovechar la oportunidad, aplicar sus conocimientos y generarse sus propios ingresos.