La Ciudad

Nuevamente

Conmovedor Vía Crucis en Claromecó

21|04|19 11:30 hs.

El Vía Crucis lo hizo de nuevo, emocionó al público que ayer se dio cita en la Estación Forestal, que otra vez se transformó en el Gólgota por unas horas. La puesta en escena de la pasión y muerte de Jesús constituye uno de los eventos fundamentales de Claromecó fuera de temporada alta, y ayer lo confirmó. 


Con buen marco de público, el evento comenzó con la llamada Estación Cero, que evoca el arresto de Jesús en el Huerto de los Olivos y la traición de Judas. Luego, la condena a muerte en manos de Pilatos, la carga de la cruz y la primera caída. También fueron representados el encuentro con su madre en el camino, la ayuda del Ciereneo y el encuentro con la Verónica. 



Más adelante, la segunda caída, el encuentro con la Magdalena, la tercera caída y el despojo de las vestiduras. Y por supuesto, el momento central, cuando Jesús es clavado en la cruz y la muerte. Para el final, la evocación de Cristo en brazos de su madre, el sepulcro, y la escena final de la resurrección. Cada año el Grupo de Teatro Independiente busca recrear la historia, que no se puede modificar. No obstante su directora Cristina Caballero agudiza la puesta en escena para aportar detalles nuevos. Este año la Estación Cero tuvo más acción, se vio el beso de Judas entregando a Jesús al Sanedrín, la paga que le hicieron, y la huída del traidor, ya atribulado por la culpa. 



Sebastián Ramírez tuvo a su cargo el rol protagónico por segundo año consecutivo. Entregó una actuación comprometida y realista en cada escena. 

El público fue muy considerado de la marcha del Vía Crucis, no adelantándose en las estampas, cosa que ocurría años anteriores. Además del trabajo de contención de los Bomberos Voluntarios y el Grupo Scout Klaromekó, la gente siguió con respeto el desarrollo de la procesión. 



En un momento cayeron algunas pequeñas gotas, que hicieron presumir que podría llegar a llover, pero sólo fue una pequeña llovizna que duró unos minutos. 

Fotos Carolina Mulder


El Calvario fue nuevamente representado con éxito, con mucho apoyo de distintos sectores de la comunidad y la respuesta favorable del público.