La Ciudad

Exitosa actividad

Miradas para una recorrida

22|04|19 10:07 hs.

“En un metro cuadrado hay un millón de fotos distintas”, dijo el fotógrafo tresarroyense, Mariano De Arriba, para explicar lo atractivo que resulta cada salida fotográfica para los amantes de la actividad que en el reciente fin de semana largo tuvieron una cita en Claromecó. 


En declaraciones hechas a LA VOZ DEL PUEBLO destacó la camaradería que hubo entre los más de 60 amantes de la actividad que se dieron cita a la recorrida hecha por el Paseo del Arroyo y la ex Escuela Agrícola.



“Gran oportunidad” 
Convocado desde la organización, que corrió por cuenta de la oficina de turismo del Ente Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos, De Arriba contó que pudo hablar con turistas de diferentes procedencias; y resaltó también que la ocasión representó una gran oportunidad para un grupo de fotógrafos de la ciudad. “La ex Escuela Agrícola no es un lugar al que se accede normalmente todos los días”, dijo. 



Y añadió que la gente del lugar “nos convidó con sus productos dulces, nos mostraron cómo funciona lo que cultivan y hacen. Es un predio grande así que la gente se fue desparramando, ‘foteando’ y disfrutando del lugar. Después -antes de irnos- nos invitaron con una degustación que todos disfrutamos con mucho gusto”. 


Mariano De Arriba, fotógrafo


“Un cacho de historia” 
De Arriba expresó que “la estancia San Francisco (de Bellocq y ex Escuela Agraria) es un cacho de historia grande y el hecho que haya ruinas -porque hay cosas que están en ruinas- nos hacen la foto bastante fácil, porque las fotos de ruinas, o cosas viejas, cuentan historias”.

Igualmente dijo que el viejo casco no resultó ser la única foto. “Había naturaleza y los fotógrafos de naturaleza también disfrutan de esas cosas”, como la rareza de haber encontrado un árbol nacido en una casa en el mismo predio. 

Fotógrafos del distrito, de varias ciudades bonaerenses y provincias como Córdoba y Neuquén participaron de la recorrida


Luego contó una anécdota que en sí misma justificó la salida fotográfica. “Un chiquito fanático de la fotografía estaba con todo su entusiasmo y consiguió fotografiar una ‘lechuza de los campanarios’ que es grande y que no se ven todos los días”. 

Para ello utilizó una reflexión que aplica para este tipo de experiencias, cuando dijo que “muchas veces la foto que uno fue a buscar no aparece, pero aparecen otras cosas muy interesantes”. Además precisó que “el día acompañó, había buena luz y no había casi viento”. 

“Un chiquito fanático de la fotografía estaba con todo su entusiasmo y consiguió fotografiar una ‘lechuza de los campanarios’ que es grande y que no se ven todos los días”, contó De Arriba.


“Fue impecable” 
El fotógrafo resaltó la experiencia que además contó con la guía de Néstor Zoquini, de la oficina de turismo de Claromecó. “Fue impecable en cuanto a datos, coordinación y acompañando a la gente”, dijo. 

Y manifestó además su gratitud ante “la amabilidad de la gente que está trabajando en la ex Escuela Agrícola porque estuvo de primerísima todo”.