La Ciudad

135 Aniversario de Tres Arroyos

El legado muy valioso de Antonio Orfanó

24|04|19 17:56 hs.

El Museo de Bellas Artes tiene intervención –al igual que el Museo Mulazzi- en parte de las actividades organizadas por el 135º aniversario de Tres Arroyos. La entidad preparó un homenaje a Antonio Orfanó, que puede apreciarse en el Centro Cultural La Estación. 


El destacado artista se radicó en Tres Arroyos cuando era joven y falleció el 16 de abril de 1983. Compartimos a continuación parte de un artículo publicado por este diario el lunes 18 de abril del mencionado año, debido a su desaparición física. 

Proveniente de Buenos Aires, don Antonio Orfanó arraigó en nuestro medio en 1921, vinculándose casi de inmediato al quehacer cultural precisamente cuando esas manifestaciones se hallaban en su período incipiente. Junto con el señor Luis Olivieri, también de la capital federal, fundó el primer taller de escultura para la elaboración de aplicaciones decorativas de los frentes e interiores de edificios de la época. 

En 1930 transformó su taller en Academia de Bellas Artes y mientras impartía la enseñanza de dibujo y escultura a un grupo de alumnos, se entregó a la producción de su obra artística. 

En tanto, había trabado entrañable amistad con dos grandes artistas, el pintor Octavio Fioravanti y su hermano, el escultor José Fioravanti, autor del Monumento a la Bandera, en Rosario, y del Monumento al Inmigrante, en esa ciudad. Esas dos amistades le posibilitaron su vinculación con el ámbito artístico del país, mediante el envío de sus obras al Salón Nacional de Bellas Artes y a los de Rosario, Santa Fe, La Plata y Bahía Blanca, debiéndose destacar como constancia de sus méritos artísticos que su conocida obra “La Pampa Rosa” fue adquirida por el gobierno de la provincia de Buenos Aires en la década del 30. 

Sus creaciones son numerosas y fueron diseminándose por distintos lugares. Mencionemos entre ellos los bustos de Sarmiento, San Martín, Benito Machado, Dardo Rocha, Juan B. Istilart y José Lanfranchi, así como los de caracterizados vecinos del medio, que hoy integran colecciones particulares. 

Además su recuerdo quedará por siempre perpetuado en el Monumento al Trabajo y el basamento para la estatua ecuestre del Libertador, en nuestro principal paseo público. Fue precisamente esa fuerte vocación por promover las distintas expresiones de la cultura lugareña la que exhortó a Orfanó a vincularse a la Biblioteca Pública Sarmiento, epicentro de sus actividades, desde el año 1926, formando parte de su comisión directiva, que presidió por 16 períodos, influyendo notoriamente desde ese cargo para la jerarquización de la labor de la prestigiosa institución. 

Al mismo tiempo, impartió la clase de escultura en la Escuela de Bellas Artes del Centro Cultural José Ingenieros y también como parte altamente valorable de su labor, debe destacarse su intervención en el ámbito docente como profesor de estética en el Colegio Nacional de Tres Arroyos y en la Escuela Nacional de Educación Técnica Nº1. 

Intervino por otra parte en la creación de nuevas instituciones: por espacio de 10 años presidió el Club Huracán e integró la Asociación Cultural Sanmartiniana. En 1957 formó parte de la Comisión Municipal de Cultura y como de la labor desarrollada por ese organismo, que presidía José Carrera, surgiera la iniciativa de crear el Museo de Bellas Artes de Tres Arroyos, se lo designó para ejercer la dirección de esa entidad, cargo que ocupaba actualmente. 

En reconocimiento a su valiosa contribución a los medios culturales de nuestra ciudad y por sus virtudes ciudadanas, en noviembre de 1979 se brindó a don Antonio Orfanó un cálido homenaje, durante un acto realizado en la Biblioteca Pública Sarmiento, organizado por esta institución, el Departamento Ejecutivo de la comuna, la Dirección Municipal de Cultura y el Museo de Bellas Artes, contándose con la adhesión de numerosas entidades y vecinos.