La Ciudad

Firme rechazo al pedido de acuerdo

Un peronista “nunca puede avanzar” sobre los derechos del trabajador

04|05|19 09:54 hs.

Los dirigentes gremiales convocados por la Mesa Sindical de Tres Arroyos para dar una charla abierta sobre las reformas laboral y previsional, dejaron un fuerte mensaje contra el acuerdo que el gobierno nacional le pide al Peronismo Federal para intentar lograr cierta estabilidad hasta llegar al período de elecciones. 


Tanto el secretario adjunto de la CTA, Raúl Calamante; como Marina Mapelli, secretaria de jubilaciones del SUTEBA, rechazaron que entre los puntos se avance con las reformas mencionadas, y con lo que se comprometen históricas conquistas de la clase trabajadora.

“A un comercio que tiene que cerrar porque no vende, o porque no puede pagar las tarifas; no le van a resolver su situación porque le flexibilicemos la posibilidad de echar más barato a su trabajador”, sostuvo Calamante


“Funcionales” 
“Un dirigente al que se lo llame peronista nunca puede avanzar sobre algo que es la base del peronismo, que es respetar los derechos de la clase trabajadora”, afirmó Calamante. Y añadió que “si vamos a avanzar, no se pueden llamar peronistas y resultarán siendo funcionales a un proyecto que sigue avanzando sobre los derechos de los trabajadores que prioriza la timba financiera, el endeudamiento, el cierre de la industria nacional y la destrucción de puestos de empleo”. 

Calamante en neta oposición a la inclusión de esos puntos en el acuerdo que pide el gobierno de Cambiemos, agregó que “si el Peronismo Federal va a avalar esto, tendrán que pagarlo en algún momento ante el juicio de la historia”. 

Y subrayó que “estamos convencidos que toda aquella fuerza que hoy defienda los intereses del pueblo argentino tiene que ponerse del otro lado y decir claramente que esto va en contra y que no va a resolver ningún problema, lo va a agravar”. 


La sede del sindicato de Fideeros contó con una concurrida presencia de gremios y trabajadores interesados en conocer sobre las reformas laboral y previsional


“Si vuelven las AFJP” 
Por su parte Mapelli, después de resaltar el trabajo hecho en Tres Arroyos por la Mesa Sindical, llamó a “defender a ultranza los derechos conquistados”. 

Además contó que los trabajadores de los diferentes ámbitos están preocupados por saber “si se va a aumentar la edad jubilatoria, si vamos a tener que trabajar mucho más, si el régimen va a seguir siendo público, solidario y de reparto, si vuelven las AFJP”. La dirigente del SUTEBA recordó que desde la CTA y CETERA fueron los primeros organismos en oponerse a la reforma previsional, antes que Cambiemos asumiera en el gobierno por conocer de antemano que se trataba de un proyecto que la fuerza consideraba impulsar. 

Dijo además que se manifestaron tempranamente contra “la mal llamada reparación histórica porque sabíamos que traía descuentos, amenazas, consolidación del sistema neoliberal que implica que haya menos asignación universal, que haya menos pensiones, que desaparezcan las jubilaciones para los discapacitados, que perdamos poder adquisitivo y que perdamos haber jubilatorio”.

Incluso planteó que de acuerdo a la carta de intención firmada entre el gobierno y el FMI, se considera “que haya una cesación de pago para las jubilaciones, y que en realidad no haya un 96 por ciento de cobertura a los jubilados, sino que cada vez haya menos, y que volvamos al sistema donde el que cobra 500 mil pesos tenga una jubilación por cápita, la vuelta a las AFJP, y que los demás tengan una jubilación miserable”. 

Según Martelli los trabajadores preguntan por “si se va a aumentar la edad jubilatoria, si vamos a tener que trabajar mucho más, si el régimen va a seguir siendo público, solidario y de reparto, si vuelven las AFJP”


“Es un engaño” 
Calamante a su turno explicó por qué se sostiene el firme rechazo a la reforma laboral, al manifestar que “hoy a un comercio que tiene que cerrar porque no vende, o porque no puede pagar las tarifas de los servicios, o porque no consigue un crédito; no le van a resolver su situación porque le flexibilicemos la posibilidad de echar más barato a su trabajador, o flexibilizar las condiciones de contratación. Su situación va a mejorar cuando se reactive la economía”, aseguró. 

Asimismo sostuvo que “es un engaño la reforma laboral porque en esta nueva embestida se pone el acento más que nada en el perdón hacia atrás, para aquellos empresarios que han tenido trabajadores en negro”, a quienes también “se les eximiría del pago de multas, se les extinguiría la acción penal, y hasta les permitirían el no pago de las indemnizaciones”. 

Concluyó el referente de la CTA que las medidas beneficiarían sólo “a aquellos que cometieron una falta por no blanquear a los trabajadores, y se castiga a los empleados porque no se le va a querer pagar la indemnización, no se le va a reconocer antigüedad. En definitiva es un premio para quienes hicieron las cosas mal y un castigo para los trabajadores”, concluyó. 

Presencias 
Además de los gremios que componen la Mesa Sindical, en la sede del sindicato de fideeros estuvieron presentes el diputado provincial, Pablo Garate; los concejales del interbloque peronista Mercedes Moreno y Martín Garrido y la presidente del PJ local, Adriana Guerrero.