Sociales

La experiencia de Patricia Pevé

Postales que se muestran

06|05|19 09:50 hs.


La primera exposición que organizó la artista local Patricia Pevé junto a otras instituciones que colaboraron con ella en el proyecto de Arte Correo fue en la sala de espera del Fides, instituto dedicado a la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades clínicas, quirúrgicas y oncológicas. 

El lugar donde se colgaron las obras fue el mismo en el que Patricia esperaba cada sesión de quimioterapia. 

En la muestra estuvo presente y acompañó Ecco Salud La Plata, que es un centro interdisciplinario que trabaja con cuidados paliativos. “El mensaje es que la enfermedad no sólo es la cura, sino la sanación desde todos los lugares posibles, algunas veces hay que estar en la casa internado y es importante que haya una contención particular”, explica Patricia acerca de las organizaciones que apoyan el proyecto y la idea que quieren transmitir. 

En la muestra realizada en Fides también intervino el club Libertad, que fue el receptor de unas 500 postales que arribaron de todo el mundo con expresiones artísticas de lo más variadas. 

En Tres Arroyos 
 La artista local explica que “el arte correo busca no mostrarse en circuitos tradicionales. En este caso de la Biblioteca Campano es una excepción, porque en general se muestran en lugares de paso, la idea es que circule por donde la gente pase a mirar y no que entre a una institución. La característica es la de romper con la institucionalización”, subraya Patricia. 

Indica que “es un proyecto colectivo y una puesta en la que no aparecen los nombres de los artistas”. 

Sobre el taller gratuito y abierto a la comunidad que tendrá lugar el sábado 11, puntualiza que se podrá experimentar, aprender, compartir y los participantes tendrán la oportunidad de dejar su huella en una postal. 

“Es un momento que regalamos. Siento que en esta situación que me tocó pasar necesito estar ‘al servicio de’, en esta segunda oportunidad que la vida me ha dado. ‘Estoy acá para vos’”, señala conmovida Patricia. 

“Una muestra se puede ver o mirar, si se detienen en esto último se descubren otras cosas. Recibir postales encierra un misterio, nunca se sabe qué va a llegar. Al recibir cada carta vivo un momento muy emocionante, las abro con cuidado, corto bien para que no se pierda nada de la expresión y luego es ese misterio el que hago circular por las redes, para compartir y vincular”, expresa la licenciada en historia del arte. 
 
En Espino 
El arte correo circuló por Facebook y llegó hasta lugares recónditos. Tanto es así que una biblioteca de un pueblito costero de Portugal que se llama Espino la invitó a llevar la muestra en octubre. “Se arman de ese modo las redes, no nos conocemos y sin embargo hay conexión. Allí haré la curaduría con otro artista, y luego estaré a cargo de un taller y una charla”. De la organización también participa el Centro de Oncología de Portugal, algo que enorgullece enormemente a Patricia. 

La colección que arribará a Europa es la de 2018 y lo que va de 2019. Tiene postales que llegaron desde Japón, Rumania, Francia, de Italia nuevamente, aunque no tanto de Argentina. “Por eso la idea es poder exponer en el interior del país para ampliar el espacio de las muestras”, explica. 

La tarea no es únicamente recibir, ordenar y abrir postales. “Me gusta aportar a la comunidad, es en lo que creo. Por eso coso, bordo, hago micro emprendimientos para bancar todo esto que organizo. Aprendí a usar la máquina de coser cuando estaba pelada y ya con pelo, a hacer objetos para vender. Encontré en esas actividades el sentido real y estoy contenta”, afirma alegre del proyecto y de despertar cada nuevo día. 

Te interesaría leer