La Ciudad

El retrasplante de Victoria

De pie y sin respirador

08|05|19 09:14 hs.

A días de cumplirse los dos meses del retrasplante de hígado de Victoria López, el cuerpo médico que la asiste del Hospital Italiano de Buenos Aires decidió retirarle el respirador artificial, y ya comenzó a realizar trabajos de rehabilitación. 


Su madre, Claudia Mezzorotolo, contó a LA VOZ DEL PUEBLO que después de atravesar largas semanas de un muy duro post operatorio, las buenas señales comenzaron a llegar. “Vicky esta rebien, le sacaron el respirador hace tres días, está con la traqueo únicamente que en pocos días se la van a sacar porque ella come y toma la medicación por boca”, dijo. 

Después de recibir su segundo trasplante el reciente 13 de marzo, Victoria ha permanecido internada al cuidado por un equipo interdisciplinario de profesionales del centro de salud donde por estos días observan con buenos ojos su recuperación, según su madre. 

Victoria además comenzó a realizar ejercicios de kinesiología con los cuales logró ponerse de pie este domingo, por primera vez después de la intervención quirúrgica con la que recibió un hígado por segunda vez en su vida. 

La primera ocasión fue a sus tres años de edad. “Estiman que el jueves o viernes va estar caminando bien”, adelantó su madre. Y mencionó que también están sobre la fecha de una nueva operación para terminar con el drenaje que le fue colocado para aliviar una complicación que sufrió en el marco de la dura recuperación que atraviesa.

Semanas largas 
A todo esto las largas semanas de internación que atraviesa Victoria, han traído como consecuencia la sucesión de una serie de ataques de pánico que los médicos atribuyen al conjunto de la situación que viene atravesando desde que fue internada, y sin saber si recibiría un trasplante a tiempo que le salve la vida. “El tiempo que lleva internada, psicológicamente le afecta un montón, pero ella no expresa nada. No es un chica rebelde, todo lo que le hacen lo acepta siempre. Ha guardado todo y por eso los ataques de pánico, ahora está medicada para eso también”, detalló la madre que en todo momento durante el delicado proceso ha permanecido al lado de su hija.

Dijo además que por estos días se trabaja apuntalándola. “Son un montón de cosas las que pasó, y es mucho tiempo que lleva internada. Ahora que ya está más lucida y que puede ver y pensar le genera ansiedad saber cuánto tiempo deberá esperar por los resultados de sus estudios”, explicó. Mientras tanto señaló que los médicos que se encargan de su recuperación le hacen saber “que está bien por más que ella no valore sus adelantos”.

Igualmente Claudia se mostró esperanzada sobre los próximos pasos que dará Victoria para consolidar su mejoría. “Estamos muy bien en comparación con lo que hemos pasado, y con mucha paciencia, hay que esperar que se vayan dando las cosas, todo lo que viene va a ser para bien. Lo único que hay que hacer es esperar y ayudarla a que pueda llevar esto sin que le provoque angustia ni malestar. Y si Dios quiere para fin de semana va a estar caminando”, dijo en un tono de voz cansado, pero aliviado.