El Campo

Propiedad de Sebastián Grimaldi

Realizaron 20 allanamientos por el default de $1000 millones de una corredora de cereales

08|05|19 19:03 hs.

Por Germán de los Santos para La Nación

La Policía Federal realizó 20 allanamientos en Santa Fe y en Córdoba luego de que la corredora de cereales Sebastián Grimaldi, de Rosario, fuera acusada de realizar un desfalco por unos 1000 millones de pesos, una maniobra que generó un fuerte revuelo en el negocio agropecuario. 

Los allanamientos se realizaron en la sede de la empresa, ubicada en pleno centro de Rosario, que está actualmente cerrada. También irrumpieron los efectivos de la Policía Federal en la torre Maui, un edificio lujoso situado en la costa rosarina. Uno de los departamentos está vinculado a uno de los dueños de Grimaldi, como así también en una casa ubicada en Ocampo al 2900 y otra en el barrio de Fisherton. También allanaron la firma Leones Agropecuaria.

Fueron por orden del juzgado federal de Bell Ville, donde se investiga una denuncia por lavado de dinero y evasión fiscal que presentó la firma Justino Pérez Cereales hace poco más de un mes. Hay otra denuncia por estafa contra Sebastián Grimaldi, que presentó María Cavalero, accionista de Leones Agropecuaria, ante la fiscal de Rosario Natalia Benvenuto. 

La empresaria confirmó que su empresa fue allanada en Leones por la Policía Federal por una causa iniciada en Bell Ville, pero aclaró que no es por la supuesta estafa que protagonizó Sebastián Grimaldi, sino que se centra en el lavado de dinero y evasión fiscal. 

Detrás de estas denuncias hay una historia de un millonario desfalco, uno de los más grandes de la historia del negocio agropecuario. El viernes 4 de enero provocó un fuerte estruendo en el mercado de granos que la firma Sebastián Grimaldi se derrumbara con un default de 994.000.000 de pesos. Ahora, la sede de la empresa Sebastián Grimaldi está vacía y nadie atiende los teléfonos. 

En febrero pasado, el propio presidente de la empresa Sebastián Grimaldi dijo que "buscaban inversores para evitar una quiebra". Pero los inversores nunca aparecieron. "No es una estafa. Nunca me fui de Rosario y estoy poniendo la cara todos los días con los bancos, los clientes y los acreedores", aseguró Grimaldi en ese momento, pero por las circunstancias actuales la situación cambió. 

A mediados de marzo pasado, la firma Las Tunas presentó un pedido de quiebra contra Sebastián Grimaldi por una deuda que rondaría los 3.000.0000 de pesos. Esa solicitud fue presentada en el juzgado Civil y Comercial N°15 de Rosario. Hay otras tres firmas de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe que concentran el 60 por ciento de la deuda que dejó la corredora.

Sebastián Grimaldi no es solo una empresa corredora de granos, sino también que le sumó otra pata, como hizo la empresa centenaria de su familia, la del acopio, a través de Agropecuaria Leones, en la provincia de Córdoba. El objetivo no era solo ser intermediario en el corretaje, sino también convertirse en un comprador de granos a través del acopio. 

La mercadería se vendía a las exportadoras, siendo clave la atracción de productores -ofreciendo mejores precios por sus granos que los corredores- a partir de la diferencia que hacía arbitrando posiciones de compra y venta en los mercados de futuros de granos y dólar. Incluso, los granos no llegaban a acopiarse en Leones, sino que iban directamente a las terminales portuarias, según explicó Cavalero, que manejaba esta empresa en Leones.

Según ella, los cobros los realizaba la firma Sebastián Grimaldi. Cavalero señaló que la empresa se "descalzó" en momentos críticos como la devaluación.

La causa de la crisis vendría por el lado de que se descontrolaron las incursiones en los mercados de futuro en un año en que la megadevaluación y las altas tasas alteraron todo y le generaron un creciente agujero financiero que le empezó a consumir todo lo que entraba hasta que finalmente le estalló.