Sociales

Brindará un concierto esta noche

Omar Gómez: “La música que busca romper moldes siempre está”

09|05|19 09:32 hs.

Por Alejandro Vis

Ha tocado en muchos escenarios, en distintas ciudades del país y el exterior, con diversas formaciones y grupos. El bajista Omar Gómez es músico de sesión desde 1987 y regresó a Tres Arroyos para hacer lo que más le gusta: a las 20.30 brindará un concierto en la Fundación Campano y mañana a las 20, en la misma sede, llevará a cabo una masterclass titulada “Pensando como baterista, en los instrumentos con alturas”. 

En tanto, el sábado por la noche, se presentará en Ramé Jazz Club. “Tengo muchas expectativas y ganas de compartir mi música con esta gente divina, que me recibe y hace posible que yo esté acá”, señaló ayer en una entrevista que tuvo lugar en La Voz del Pueblo. 

En la Fundación Campano, lo acompañarán Amalia Nickel en piano y voz; junto a Enzo Acosta en batería. Como músicos invitados intervendrán Micaela Jensen en percusión, Ezequiel Coronel en cuerda de candombe y Darío Hiriart en guitarra. El repertorio incluirá temas propios, así como versiones de reconocidos compositores. “Estoy por sacar un disco solista que se va a llamar ‘Nada más que algo más’, que es el nombre de un candombe mío”, indicó. 

Tuvo una experiencia sorpresiva e interesante. “La otra vez fui a tocar a La Rioja, a dar una clínica –relató-. Por estas cosas que tienen las redes sociales, apareció un grupo de pibes que tiene un grupo de jazz y tocan mi candombe en esa provincia”. El tema “Nada más que algo más” también fue grabado en Estados Unidos. 

Un contrabajista colombiano que vive en Francia, a quien Omar Gómez conoció en Japón, se lo hizo llegar a su primo pianista que reside en Washington. “Me lo pidió y lo grabó en un disco. Es lo que tiene Internet. La parte buena de la globalización”, afirmó.

Sin fronteras 
A Japón viajó tres veces para realizar giras, “acompañando a una cantante de allá, Anna Saeki. Fui con Luis Gurevich, el pianista de León Gieco. Es una artista con todas las letras, los japoneses son muy laburantes”. 

A propósito de Japón. Anna Saeki fue introducida al género del tango en 1987 por los argentinos Leopoldo Federico y José Colangelo, quienes se encontraban de gira. “Quedó como el emblema de la música argentina en Japón –afirmó-. Cantó tango durante mucho tiempo, hasta que conoció a Mercedes Sosa y empezó a irse más al folclore, a la música de León Gieco. Con Luis Gurevich termina cerrando este último proceso artístico, que tiene que ver más con el tango electrónico”.

En una etapa anterior de su carrera, con el grupo La Sonora, Omar Gómez viajó en muchas oportunidades a Uruguay, Brasil y a países de Europa. “Mayormente fuimos a Suecia, en Malmö tenemos una conexión por medio de un amigo que es pianista, ahí empezamos a hacer contactos con una universidad. Tocamos en varias ciudades de Suecia, después en Dinamarca, Italia, Inglaterra y España”, enumeró.

Otro de los países donde tocó es Cuba, en este caso con la formación “Clase Única”, en el Plaza Jazz Festival de La Habana. Disfruta al conocer, recorrer, viajar. “Es de las cosas que más me gusta y mezclado con tocar, que es mi profesión, es maravilloso -expresó-. Porque viajar te exige ponerte en otro lugar. Te tenés que adaptar y debes estar expectante. Todo es nuevo y eso te abre la cabeza. Ni hablar con el tema del idioma”. 

El Chango y la familia 
Uno de los grandes músicos con los que trabajó fue Chango Farías Gómez. “Fui su último bajista, empecé a tocar con él en 2009 hasta que nos dejó”, dijo en referencia a su fallecimiento en 2011. 

Recordó que “empezamos con el proyecto de la orquesta, el más lindo y significativo que creo que tuve. Una ideología del Chango muy linda, que el jazz y el tango tenían un desarrollo instrumental porque existían las orquestas, la voz humana tiene un límite y con los instrumentos podes tener todo un desarrollo. Con el folclore no había sucedido eso. Decía que dependía de nosotros poder llevar nuestra música a un lugar de excelencia”. 

Sus tres hermanos son también músicos. Con Néstor, quien toca la guitarra e integra el grupo Cuartoelemento, tocaron juntos con Farías Gómez; Silvia canta y Luis toca la guitarra y percusión. “El domingo mi hermana presentó su cuarto disco en el Teatro Coliseo Podestá, en La Plata, en una noche muy linda”, comentó. 

Su padre trajo la música a la familia. Y el tío de su padre, Fortunato Juárez, fue un autor reconocido (“El violín de Tatacú” y “Chacarera del chilalo”, son dos de sus numerosas canciones). “Tenían cuatro años de diferencia el tío y el sobrino, entonces eran muy compinches, estudiaban juntos y salían a guitarrear por ahí”, contó. 

La docencia 
Es docente de bajo eléctrico en forma particular y en la Escuela de Arte de Berisso. Durante dos años, también se desempeñó en el Instituto Profesorado de Arte de Mar del Plata. 

Puntualizó que “doy cursos. Con La Sonora tuvimos relaciones con universidades europeas. En Malmö, en Londres y otros lugares trabajamos sobre el candombe y la música argentina”. 

El folclore hoy 
Al analizar las expresiones del folclore, observó que “más allá de esta cosa de lo comercial que crece y tiende a achatar todo, el emergente y la música que busca romper moldes siempre está de alguna u otra manera”. Mencionó a modo de ejemplo a Ramiro González, un compositor riojano.

“Tiene 40 años, es la gente que hace el folclore actual. Lo que sucedió es que los sellos dejaron en un momento de grabar tango y folclore; después cuando arrancaron a grabar de vuelta, quedaron hablando de lo que pasaba hace cuarenta años”, consideró. 

En este sentido, subrayó que “hay que actualizar, lo decía el Chango. A un pibe que vive en la ciudad le cantás una chacarera que habla del zaino, no sabe a qué te estás refiriendo. Pero después grupos como Aca Seca o Ramiro González toman nuestra música pero con un lenguaje actual, hablando de lo que sucede hoy”. 

Como cierre de esta idea, valoró que “son un montón de emergentes como Juan Quintero, el Negro Aguirre, Jorge Fandermole… Está buenísimo”.  

     ------------------------------------------------------------------------------------------------

El vínculo
“Creo que es la quinta vez que vengo”, manifestó Omar Gómez sobre su visita a nuestra ciudad. Dijo con satisfacción que “tuve la suerte de conocer muchos músicos de acá. La primera vez vinimos con el grupo La Sonora, después con Andrés Martínez, quien es tresarroyense, posteriormente con Chango Farías Gómez”. 

Es una relación que “viene desde hace muchos años. La conocí a Micaela (Jensen), a Facundo (Medina), a toda la gente del Conservatorio, a Juan Subrani. Es muy buena la actividad con la música que hay en Tres Arroyos”.