La Ciudad

Capacitación en Tres Arroyos

Un lenguaje claro desde el Estado

11|05|19 14:19 hs.


Nicolás Galvani Pardo, subsecretario técnico de la provincia de Buenos Aires, brindó el jueves una capacitación en la “Jornada introductoria sobre lenguaje claro”. La iniciativa impulsada por la Provincia se llevó a cabo en la sede de la Asociación de Abogados de Tres Arroyos. 

Galvani Pardo hizo referencia a esta actividad en nuestra redacción junto a Daiana De Grazia, concejala de Cambiemos. En principio, De Grazia indicó que “se invitó a jueces, fiscales, abogados, también a los concejales locales, abogados dentro de la Municipalidad y otros organismos públicos, con la idea de empezar a hablar sobre lenguaje claro. Por ser la primera reunión que tuvimos, fue una buena experiencia y que tuvo aceptación”. 

El funcionario provincial asumió en su cargo en mayo de 2018. “La Provincia ya había empezado a trabajar, en el área de la Secretaría Legal y Técnica, con alguna idea de encarar este tema. Tiene un equipo de comunicación y me dijeron que querían darle continuidad, me pareció sumamente interesante", recordó. 

Explicó también que “hay una red de lenguaje claro a nivel nacional. La Secretaría participa desde su comienzo en 2017. Por este motivo, decidimos empezar a capacitar en la administración pública central y además salir hacia los municipios”. 

Hizo referencia a que “en varias oportunidades estuve con la diputada Laura Aprile. Se entusiasmó muchísimo con lo que estamos haciendo y cuando le conté que iba a venir a Bahía Blanca y Tres Arroyos, me pidió que tratara de generar alguna capacitación, así fue cómo surgió la charla. Además Laura presentó un proyecto hace pocos días sobre el tema y nos está acompañando y apoyando. Es muy bueno trabajar en conjunto entre los distintos poderes”. 

Características 
La comunicación es clave para establecer una mayor cercanía entre el Estado y la población. “Se trata de generar herramientas y técnicas para escribir de una manera más clara, sencilla. No se tiene que interpretar como que se busca rebajar el lenguaje o vulgarizarlo, sino utilizar términos que puedan ser comprendidos por toda la sociedad”. 

El subsecretario técnico comentó que “en general cuando uno revisa un documento gubernamental, de la administración pública, una ley o una sentencia, no vemos que haya tanto tecnicismo, sino que el lenguaje es muy arcaico, muy rebuscado. A veces tenemos una tendencia a usar algunas palabras en latín cuando nuestro lenguaje es sumamente rico y podríamos elegir otras palabras”. 

Dejó en claro que es fundamental “no perder de vista nosotros, que estamos en la función pública, que el vecino tiene que comprender que le queremos decir. Si no sucede, generalmente se produce una distorsión en esa documentación y tiene que venir cinco veces a consultarnos”. 

Como ejemplo, mencionó que “nos ha pasado en la propia oficina que nos sentamos con una ley u otro tipo de documento y decimos ‘¿vos que entendés?’ y cada uno entiende cosas diferentes”. 

 Muchas veces, en leyes, ordenanzas, decretos, el único canal de comunicación con la población es un texto. “Entonces hay que tratar de ser lo más preciso posible”, reiteró. 

Una de las dificultades surge de cierta tendencia a “copiar y repetir lo mismo. Estamos muy acostumbrados a redactar las normas tal como se venía haciendo, seguimos así en piloto automático. Hay que repensar todo el proceso”. 

Lograr cambios en el lenguaje desde el Estado “contribuye en la transparencia, en el acceso a la información pública, a poder conocer que hay dentro del Estado, que se está haciendo”. Dijo que en cambio, “si uno da a conocer datos o cifras o estadísticas, y están presentados de un modo complejo que nadie puede entender, seguramente el vecino pierda el interés en acercarse”. 

Entiende que “es un camino largo, falta mucho por recorrer. En Argentina estamos empezando”. No obstante, destacó que “se aprecian buenos indicios de comprender de que se trata, trabajar y desarrollarlo. Es un buen punto de partida”.  


Derecho Simple

La Secretaría Legal y Técnica del gobierno provincial gestiona el sitio web Derecho Simple, en el cual “traduce” a un lenguaje simple “leyes que consideran que son muy utilizadas por el vecino, cotidianas y habituales, como puede ser el boleto estudiantil. Es un sistema de preguntas y respuestas, con imágenes, que desarrolla el contenido de una forma amigable”.
 
Son leyes sancionadas desde 1983, que en el sitio también pueden verse en su versión original. “Lo entendemos como un paso transitorio, porque el objetivo es que de acá al futuro empecemos a escribir de una manera diferente, más clara y que no sea necesario hacer esta traducción”, señaló Galvani Pardo. 

Te interesaría leer