116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 4°
Despejado

Deportes

Torneo Apertura

Segunda tiene dos líderes

12|05|19 19:03 hs.

El Torneo Apertura de Segunda División de la Liga Regional Tresarroyense de Fútbol, tras los resultados de ayer por la séptima fecha, tiene dos líderes: Quilmes y Copetonas. 


El Cervecero, que empezó la jornada como único puntero, igualó de visitante ante Alumni de Orense y perdió su condición de forma exclusiva. El equipo de Chinali se imponía por 2 a 0 con los goles de Viera y Lozano, pero el Rojo reaccionó y logró primero descontar por medio de Martínez y luego llegar al empate con el tanto en su propio arco de Burón. En Cuarta igualaron 0 a 0. 

Mientras que Copetonas, que era único escolta, ganó y aprovechó el traspié de Quilmes para llegar a la cima. El Albinegro estiró su gran momento al vencer a Central en la cancha de ACDC por 2 a 0 con los goles de Kohl y Lacoste. Cuando el partido estaba 1 a 0 Sallago falló un penal, mientras que en el local vio la roja Paulé. En Cuarta se impuso el Canalla por 3 a 1. 

Fotos Marianela Hut


Quien dejó pasar una gran oportunidad para seguir prendido fue San Martín, que en De la Garma fue goleado por 4 a 0 en manos de Garmense. Los goles del Verde fueron obra de Julián Del Río en dos oportunidades, Paguegui y Spíndola, mientras que vieron la roja Spíndola en el local y Siervo y Milla en la visita. En Cuarta se repitió el resultado, pero con victoria del Santo. 

En otro resultado, ACDC logró una valiosa victoria sobre Cascallares en condición de visitante por 2 a 1. Casabone abrió el marcador, pero con los goles de Silva y Geréz los cristianos lo dieron vuelta. En Cuarta también festejó ACDC, fue 3 a 1. 

Por otra parte, Argentino superó de local a Juan E. Barra por 3 a 1 con los goles de Miranda, Gerónimo y Minor para el Bichito y Ruiz Díaz para el aurinegro. 

Por último, en el clásico de la costa Claromecó se impuso por 1 a 0 con el gol de Schneider. 



El clásico 
El Recreativo Claromecó se impuso 1 a 0 en el clásico ante Echegoyen, en un partido duro y trabado, con pocas situaciones de gol. En un gran marco de público, y con hinchadas muy efusivas, el partido se jugó como era de esperarse, con dientes apretados, sin regalar nada, yendo a cada pelota con alma y vida. 


Fotos Carolina Mulder


En ese contexto, el juego estuvo bastante ausente. Primera parte con Claromecó más adelantado, intentando llegar, un cabezazo de Schneider tras un centro de Rodríguez que la defensa de Bellocq sacó en la línea, un mano a mano del mismo jugador que le peleó a Fernández un balón que parecía controlable, y un remate de Alcodoy bien contenido por el arquero. 



Echegoyen mejoró en la segunda parte del primer tiempo, donde logró llegar al área rival básicamente por tiros de esquina. Pero no mucho más, nadie sacaba ni daba ventajas. Intenso pero intrascendente en las áreas. 

Hasta que llegó el único gol del partido, que fue producto de una distracción de la defensa de Echegoyen ante una jugada donde intervino el juez de línea. 



En el minuto 38, una contra de Claromecó, el juez levantó la bandera pero luego la bajó e hizo señas de que siguiera el juego, la defensa quedó mirando al asistente, Ávila que tenía la pelota envió el centro para Schneider, que casi sin marca apareció por el centro enviando la pelota a la red. 



Esto motivó la protesta de Echegoyen que fue a pedir explicaciones, pero el árbitro Plaza convalidó el gol. Para colmo de males en el equipo de Bellocq, antes de finalizar el primer tiempo se quedó con un jugador menos ante la expulsión de Darío Moreno, que vio la segunda amarilla y por ende la roja. 

En la segunda etapa, Echegoyen salió con más determinación, tenía la obligación de buscar el empate. Sánchez dejó tres en el medio y dos puntas, ahora con Dabién acompañando a Aríngoli en el ataque para reemplazar al expulsado. 

Con ese jugador menos en la contención, obviamente tomó riesgos. Pero el juego seguía muy friccionado e impreciso. Ferraro vio la roja en Claromecó y ambos quedaron por diez. Hubo un rebote que exigió a Lamotte para controlar. Otro centro donde el arquero de Claromecó alcanzó a cachetear. 

Ya jugado en ofensiva, Echegoyen dejó tres en el fondo. Cabodevilla envió un centro para Aríngoli, que cabeceó hacia abajo a un palo y la defensa alcanzó a mandarla al córner. El local tuvo un par de contras con superioridad numérica, donde el juez de línea cobró sendas posiciones adelantadas, un tanto dudosas, al menos una de ellas. 



Barrionuevo también vio la roja en Echegoyen, y el partido empezó a irse, con poco fútbol pero muchas ganas y corazón por parte de ambos equipos.