116 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 9°
Cielo cubierto

Interés General

Una nueva herramienta de la bioquímica para la medicina

Hormona Antimulleriana

19|05|19 11:58 hs.

La hormona antimulleriana (HAM) es una glucoproteína que en los humanos comienza a secretarse a las 7-8 semanas después de la concepción. 


En los hombres, la HAM es secretada por las células de Sertoli de los testículos. Sus niveles son elevados durante el desarrollo embrionario, el nacimiento y a lo largo de la infancia, disminuyendo con el inicio de la pubertad. 

Durante la embriogénesis su función es producir la regresión de las estructuras Mullerianas: el útero, las trompas de Falopio y los dos tercios superiores de la vagina llevando así, a la correcta formación del tracto reproductor masculino. 

Debido a esto, la HAM, es un MARCADOR DE TEJIDO TESTICULAR ACTIVO por lo que su medida en sangre es útil para EVALUAR LA PRESENCIA Y FUNCIÓN TESTICULAR EN NIÑOS CON DETERMINADAS ANOMALÍAS EN LA DIFERENCIACIÓN SEXUAL como la CRIPTORQUIDIA, la ANORQUIDIA y el TRASTORNO DEL DESARROLLO SEXUAL 46, XY. (Los niños con criptorquidia tienen valores normales de HAM mientras que en la anorquidia esta hormona está ausente. Esto permite el diagnóstico diferencial en el primer mes de vida). 

Por otro lado, en la embriogénesis femenina, la HAM es la encargada del desarrollo del útero, el cérvix, la vagina y los oviductos llevando a la correcta formación del tracto reproductor femenino. 

Postnatalmente, es producida por las células de la granulosa de los folículos en desarrollo en los ovarios, por lo que, no puede ser detectada hasta la pubertad, donde su nivel es máximo, y luego desciende progresivamente a niveles indetectables en la menopausia, donde se agota la reserva de folículos primordiales. 

Durante la edad reproductiva, se encarga de controlar el desarrollo de los folículos primarios inhibiendo el excesivo reclutamiento de los folículos primordiales al disminuir la respuesta a la Hormona folículo estimulante (FSH). Además impide la progresión del crecimiento de los folículos de la cohorte, evitando así, la ovulación múltiple. 

Por todo esto, se considera que, en las mujeres, la HAM es un BIOMARCADOR DE LA RESERVA OVÁRICA y por lo tanto es muy útil para ORIENTAR LOS TRATAMIENTOS DE FERTILIDAD y es el mejor PREDICTOR DE LA EDAD DE LA MENOPAUSIA, ya que su disminución se evidencia antes de que se puedan observar cambios en otras variables clínicas ya conocidas en la transición a la misma.



Además, SU MEDIDA ES ÚTIL EN NIÑAS CON SÍNDROME DE OVARIO POLIQUÍSTICO, donde su nivel es elevado, Y CON OLIGOMENORREA. 

El concepto de reserva ovárica engloba tanto la cantidad de ovocitos (óvulos) que quedan disponibles en los ovarios como la calidad de los mismos. Existen otras técnicas para medirla, como la edad, la concentración sérica de FSH en el tercer día del ciclo menstrual, el recuento de folículos antrales mediante ecografía y la respuesta ovárica a medicamentos estimulantes. Todas ellas aportan datos muy útiles pero la determinación de la HAM está convirtiéndose en una herramienta importantísima ya que presenta varias ventajas en relación con las anteriores: su medida puede realizarse cualquier día del ciclo menstrual y no requiere de una ecografía.



En CISMA LABORATORIOS la determinación de la concentración sérica de la Hormona Antimulleriana se realiza por el método de quimioluminiscencia con un equipo de última generación. El suero, la muestra utilizada, se obtiene con una simple extracción de sangre del paciente (en el caso de las mujeres, en cualquier día del ciclo menstrual) y el resultado se entrega en el mismo día. 

Bioq. Mariquena Natalí Marquestaut MP. 7649