Deportes

Caliente reunión en la sede

Liga: Unión prendió la mecha

22|05|19 09:31 hs.

El fuego del asado que esperaba a los delegados traspasaba los vidrios de la sala de reuniones de la Liga de Fútbol; todo parecía dirigirse hacia una noche tranquila, de regocijo, anécdotas y hasta risas. Más, después que el secretario rentado leyera el acta de la sesión anterior y se detallara el estado de las deudas de los clubes, que actualmente ronda los 70 mil pesos... 


Pero cuando el vicepresidente Julio Garrido, anoche presidiendo el cónclave ante la ausencia de Ricardo Fernández, pidió la palabra para tratar “un tema que puede calar profundo en el corazón de todos los clubes”, la mecha de una posible bomba pareció encenderse, y con más fuerza que el fuego del asado…

La cuestión estaba referida a la apelación presentada por el Club Social y Deportivo Unión, en referencia a la protesta del Club Villa del Parque, sobre la indebida inclusión del futbolista Ezequiel Cattanio. 

El punto crucial se refiere a la defensa de Unión, donde hace hincapié en que Villa no abonó las 150 entradas que indica el reglamento para iniciar una protesta, como consta en el reglamento del Consejo Federal de la AFA.

Y aquí el problema, porque con esta actitud, el Tatengue desestimó un acuerdo establecido, como hace varios años, en la Mesa Directiva, indicando que para protestar había que pagar 9000 pesos, lo cual hizo Villa. “Se rompió un pacto de caballeros”, adujo Garrido. 

Unión podría tener razón en su descargo, y el Tribunal de Penas seguramente se regiría por el reglamento que indica lo de las 150 entradas; pero de ser así se abre, y aquí el gran problema, un abanico de puntos donde la mayoría de los clubes quedarían expuestos. Por ejemplo, y quizás el más preocupante, tener la Personería Jurídica al día. También se incluyen aspectos como el de la repartida en las recaudaciones (deducidos los gastos, 40% para cada club y un 20% para la Liga), las representaciones, distintas documentaciones, etc, etc... 

Ante esta situación, los delegados “saltaron” en contra de Unión. “No estaba al tanto de esto, no debo haber estado en esa reunión” (la del 12 de febrero), adujo Alvarez; “pero no tengo malas intenciones, no sabía cómo seguir adelante con el tema y pedí asesoramiento a una abogada; estoy dispuesto a hablar con el Tribunal de Penas”, aseguró el dirigente. 

Distintas fueron las expresiones, aunque uno de los más enérgicos fue el delegado de Independencia, quien aseguró: “Si esto explota, devuelvo los jugadores y no práctico más fútbol por el resto del año; y me ahorro 500 mil pesos. Pero no puede ser que el Tribunal de Penas nos venga a manejar el fútbol, no podemos permitir que 5 personas nos digan qué hacer”… 

Otros fueron más cautos, pero todos coincidieron en que Unión se había equivocado descartando lo acordado en la primera reunión del año, y que de mantenerse en su postura la mayoría de las instituciones quedaban expuestas a futuras protestas y pérdidas de puntos. 

Roberto Pepe, delegado de Colegiales, comentó que la sanción no saldría hoy como se había asegurado en principio, lo cual le daría tiempo a Unión para rever, o mantener, su postura.

La bomba, por suerte, y hasta el momento, no explotó. Por las dudas habría “que mirar bien la mecha para asegurarse que no siga prendida”…