Policiales

AYER FUE ARRESTADO

Raptada y desnuda: casi 5 años después de ser condenado, Garcilazo irá a prisión

28|05|19 09:44 hs.

A casi cinco años de la condena dictada por el Tribunal Oral Criminal de Tres Arroyos por el rapto de una mujer a la que también le sustrajo dinero, Juan Carlos Garcilazo fue detenido para cumplir su condena en prisión. 


El mecánico tresarroyense, que en junio de 2014 fue hallado penalmente responsable del delito de “privación ilegal de la libertad y robo calificado por ser cometido en despoblado”, fue detenido ayer por orden del doctor Carlos Mazzini, presidente del órgano judicial que, el 3 de julio de 2014, lo condenó por ese delito a la pena de cinco años y seis meses de prisión, tras acabarse todas las instancias judiciales que le permitieron apelar el cumplimiento efectivo de su pena en la cárcel. 

Ayer por la mañana, una comisión de la Subdelegación de Investigaciones (DDI) arrestó a Garcilazo y lo trasladó a un calabozo de la Estación de Policía, donde anoche permanecía alojado a la espera de un cupo en una unidad carcelaria del Servicio Penitenciario Bonaerense. 

Cabe recordar que Garcilazo pasó 40 días detenido antes del juicio, al que finalmente llegó en libertad, luego de un fallo del Tribunal de Casación que había interpretado la inexistencia de peligro procesal para que no se encuentre preso.  


Garcilazo, en un fotografía tomada en 2013.


Un caso resonante
Los detalles del episodio por el que fue condenado Garcilazo hicieron del caso un hecho resonante. El mecánico tresarroyense fue acusado de privar de su libertad a Daniela Betina Constantino el 28 de marzo de 2013, junto a otra persona más joven que finalmente nunca fue identificada en la causa ni en la investigación.

Según denunció la mujer, y lo ratificó en persona señalando al imputado durante el juicio oral celebrado en la sala de debates “Doctor Ricardo Ruppell”, dos personas la interceptaron en una camioneta cuando se dirigía en bicicleta a pagar la transferencia de un vehículo. 

En esas circunstancias, Constantino logró identificar a Garcilazo como el mayor de sus captores, quienes luego de trasladarla a un espacio en la banquina, precisamente en inmediaciones al acceso a la Chacra Experimental de Barrow, la sometieron a distintos vejámenes. Constantino fue obligada a quitarse la ropa, fue manoseada por el más joven de los delincuentes, la ataron, le cortaron el pelo y hasta llegaron a pegarle la boca y los párpados con pegamento, además de robarle los 15.000 pesos que llevaba entre sus pertenencias. 

De acuerdo a lo ventilado durante el juicio, el ataque habría sido producto de una venganza a raíz de una disputa entre Garcilazo y la pareja que en ese entonces tenía Constantino, Miguel Castaño, quien habría sugerido que el problema estaba relacionado al faltante de un auto de su propiedad. 

El 3 de julio de 2014, el Tribunal condenó a Garcilazo a la pena de cinco años y seis meses de prisión y consideró que no existía peligro procesal para que permanezca en libertad hasta que la condena adquiera firmeza, algo que ocurrió en los últimos días y culminó con su arresto ayer por la mañana.