116 años junto a cada tresarroyense

ST 12. 2°
Nubes dispersas

El Campo

Centro de Acopio de Coronel Pringles

Una nueva exitosa licitación de lana

31|05|19 11:24 hs.

No hubo dos sin tres… La tercera licitación pública de la zafra 2018/19 del Centro de Acopio de Lana de Coronel Pringles ratificó que el sistema de comercialización impulsado desde el programa Prolana es una gran herramienta para los productores. 


Esta vez salieron a remate más de 80.000 kilos de distintas razas y finuras, y se vendió el 97% del producto ofrecido con valores que dejaron muy satisfechos a los productores lanares. 

La cita fue el viernes pasado en el edificio de la Dirección de Producción pringlense. Participaron más de 20 productores, de seis localidades de la zona que pusieron a la venta 17 lotes de lana. Mientras que fueron seis las firmas compradoras participantes.

Estaban presentes productores, representantes de firmas compradoras, técnicos vinculados al sector, el director de Producción, Oscar Rossi; el representante del Centro de Acopio Coronel Pringles, Gastón Vega; propietarios de empresas de esquila, acondicionadores, representantes de centros de acopios de Villarino y San Cayetano, de futuros centros de acopio de Coronel Dorrego, Puán, Olavarría, entre otros.

Precios
“Esta licitación generó muchas expectativas ya que los precios a nivel internacional venían bajando durante tres semanas seguidas. Así y todo, y pese a que por este motivo los valores registrados no fueron tan buenos como en las dos primeras subastas del año, los precios alcanzados fueron muy satisfactorios”, indicó el ingeniero agrónomo Jorge Pennini, coordinador provincial Prolana. 



La Ley Ovina 
UEP Buenos Aires viene impulsando este tipo de eventos, con esquilas bajo el protocolo Prolana, donde se realizan ventas bajo la modalidad de “Licitación Pública”. 

Esto permite que los productores puedan recibir de forma ordenada y transparente ofertas por sus lotes, lo que ha generado un significativo aumento del valor logrado por las lanas en la región. Al finalizar el evento se compartió con los participantes: pate de ovino y hamburguesas de ovino con papas fritas. 

Comidas que se realizan en todas las licitaciones en una iniciativa denominada: “Otra forma de comer el ovino”, un programa propuesto de la Ley Ovina Buenos Aires. Es de destacar la actitud de los integrantes del centro de acopio, ya que todo lo recaudado en esta cena, al igual que las anteriores, se destinó a un joven que necesita ayuda para seguir estudiando en Bahía Blanca. 

En expansión
El sistema de comercialización planteado desde los Centros de Acopio, que tiene como requerimiento obligatorio la esquila Prolana y tener la majada registrada, es cada vez más aceptado por los productores del centro sur de la provincia de Buenos Aires. Cada vez se suman más por los beneficios que tienen las licitaciones, la diferencia de precio es notoria”, asegura Pennini. 

“Esto provoca que la capacidad de acopio del Centro de Pringles está al límite y por eso se están fomentando la formación de centros de acopio en otros lados. La idea es sumar Olavarría, y Coronel Dorrego, entre otras localidades”, agrega el Coordinador Provincial del Programa Prolana. 

Hoy están en funcionamiento los centros de Pringles, Bahía Blanca, Villarino y San Cayetano, estos dos últimos participan de la licitación pringlense, pero acopian su lana. “Cuando arrancamos esta iniciativa eran 15 los productores y ahora hay más de 150. Una clara muestra que el sistema funciona”, indica. 

En cuanto al futuro, aún no está definido si hacia noviembre se realizará la primera licitación de la nueva zafra lanera o se concentrarán las ventas en los primeros meses de 2020.   

      -------------------------------------------------------------------------

Fueron casi 300.000 kilos de lana 
Los más de 80.000 kilos vendidos la semana pasada, se suman a los 80.000 comercializados a fines de abril y a los 110.000 de marzo, rondando así casi los 300.000 kilos de lana subastados en el centro de acopio pringlense. 

“Tuvimos que hacer tres licitaciones en tres meses porque era mucha la lana que había para vender, que es la consecuencia de la cantidad de productores que han decidido sumarse a este sistema”, dijo satisfecho el ingeniero Jorge Pennini.