Policiales

.

Pericia clave complica a madre de Gastón Bustamante, acusada de matar a su marido

03|06|19 12:20 hs.

Una pericia clave complicó aún más a Verónica González, la mujer acusada de matar a golpes a su marido Carlos Bustamante, en la misma casa de Miramar donde en 2011 apareció muerto su hijo Gastón, crimen que continúa impune. 


Los estudios de ADN realizados sobre la ropa que González tenía ese 22 de marzo pasado, en el que Carlos Bustamante (66) fue hallado asesinado, determinaron que la sangre encontrada en algunas prendas pertenecía a la víctima. Los resultados de estos análisis confirmaron que las manchas encontradas en el pantalón de jean y en una remera de manga larga utilizada por González, corresponden al perfil genético de su marido. 

La mujer, que está imputada por "homicidio agravado por el vínculo y por alevosía", permanece alojada en la Unidad Penal N° 50 de Batán desde el mismo fin de semana en que Bustamante murió, luego de agonizar por casi un día en el Hospital Interzonal General de Agudos de Mar del Plata. 

Los peritajes de ADN señalaron que también pertenecía a la víctima la sangre encontrada en la cortina del baño de la casa que el matrimonio compartía en Miramar desde el crimen de su hijo. 

Verónica González, detenida y principal sospechosa del crimen de su marido, Carlos Bustamante. A Bustamante lo atacaron en dos oportunidades esa mañana del 22 de marzo, pero ninguna ocurrió en el baño. Primero, muy temprano, lo golpearon mientras estaba en su cama. 

Luego, lo agredieron en el living de la casa de la calle 27. Allí lo descubrió su cuñada, tras haber hallado a su hermana en la vereda de la propiedad, muy nerviosa. De acuerdo a la autopsia, el hombre murió a causa de traumatismos en la cabeza y de una hemorragia cerebral.

La confirmación de que la sangre que estaba en el baño también es de Bustamante confirma la sospecha de los investigadores de que la imputada "pudo haberse lavado" para ocultar pruebas del homicidio. 

Además, los peritos hallaron sangre de Bustamante en un adorno de madera que había en la casa de la pareja, por lo que desde la fiscalía descentralizada de Miramar, a cargo de Florencia Salas, estimaron que ése fue uno de los objetos con los que González golpeó a su marido en la cabeza. 

Tras su arresto, sobre González también pesa la sospecha de haber sido la homicida del nene, aunque nunca fue imputada por el hecho.(DIB) MCH