La Ciudad

Marta Moyano, directora de Cáritas

“Hoy más que nunca se necesita la ayuda de la gente”

07|06|19 11:43 hs.

Marta Moyano lleva casi 15 años como directora de Cáritas Parroquia Nuestra Señora de Luján, y en ese lapso ha visto la necesidad de la gente del barrio Ranchos, aunque con dolor cuenta que hoy la situación “está más difícil que nunca”. 


En este complicado contexto, mañana y el domingo se llevará a cabo la colecta anual de Cáritas que en esta oportunidad tiene el lema “Compartir transforma vidas”. 

En primer término, y como dato fundamental, Marta explicó que los voluntarios que recorrerán las calles visitando casa por casa estarán debidamente identificados como integrantes de Cáritas. “Eso siempre lo aclaramos para que no haya problemas ni gente que se aproveche. No hay que darle a cualquiera, el voluntario de Cáritas tendrá su nombre y DNI en la alcancía y además llevará un prendedor que lo identifica”, indicó. 

Mientras ayuda a una de sus hijas y a otras tres mujeres a forrar las latas que serán las alcancías del fin de semana, Marta aclara: “Todo nos sirve, y en cuanto al dinero, es bien recibido lo que puede poner cada uno. Pero en este momento tan complicado más que el dinero nos ayudaría mucho que la gente entregue alimentos y ropa. Porque han aumentado tanto las cosas que muchas familias no saben cómo van llegar al final del día”.


Las alcancías llevaran los datos de los voluntarios que las portarán


Más pedidos
En Cáritas Nuestra Señora de Luján en la actualidad están entregando 80 bolsones de comida por mes a la gente que se acerca a pedir asistencia. Pero la bolsa ahora viene un poco más flaca que años anteriores, primero porque son más las personas que van a solicitar ayuda; segundo, por el aumento de precios no quedó otra que ajustar la cantidad que se entrega. 

A eso hay que sumarle que de un tiempo a esta parte, en coincidencia con la profundización de la crisis económica, varios vecinos van antes de cumplirse el mes a pedir un refuerzo alimentario. “Creció la cantidad que va en busca de ayuda. Más gente que se anota y hasta en lista de espera. Teníamos el año pasado 70 personas todos los meses y después empezaron a anotarse más, y llegan mamás por la leche, que es el problema más grande, porque está muy cara. Aumentaron mucho los pedidos”, comentó. 

"Nuestro trabajo es brindar todo lo que podemos, y lo hacemos a voluntad, gratis, y lo hacemos porque queremos ayudar a los que tiene menos que una. Pero a veces se hace muy difícil. Por eso hacemos cada tanto una feria de ropa para recaudar para los alimentos que ponemos en los bolsones, o la leche para los chicos”, aseguró. 

Los bolsones se entregan los cuartos jueves de cada mes. Según comentó Moyano, la bolsa de mercadería contiene azúcar, fideos, arroz, polenta, aceite, harina, puré de tomate. “Nos donan a veces gelatina, dulces, mermeladas, y vamos completando. Son casi siete u ocho productos. Las donaciones van disminuyendo, porque ya no se dona tanto”, lamentó.

“Ropa y calzado también damos, ayudamos con lo que juntamos de las ferias. En pasajes cuando son derivados a otras ciudades por temas de salud y cuando deben comprar remedios. También visitamos gente postrada en la cama, que tiene necesidades”, agregó. 

Conciencia 
En este sentido, Marta contó que la colecta anual de Cáritas, que tiene difusión nacional, espera que sirva para generar conciencia: “Esperamos que la gente de cuenta que hay muchos niños que necesitan alimentos y ropa de abrigo, más ahora que está llegando un invierno crudo”.

Por otra parte, Moyano comentó que en el barrio “se ven cada vez más chicas jóvenes con criaturas. Y vemos la necesidad cada vez más grande que hay”, advirtió Marta, que en 2018 fue reconocida por su tarea solidaria por el municipio en marco de los actos que se hacen en el marco del Día Internacional de la Mujer. 

Moyano y su pequeño grupo de colaboradoras hace un trabajo silencioso “pero Cáritas siempre trabaja para gente de la ciudad. Somos cinco personas trabajando, somos pocas, pero se atiende a toda la gente que viene”, aclaró. 

Los interesados en colaborar, pueden acercarse los lunes y jueves a la sede de avenida Alem 1151. “Lo que más se necesita son alimentos no perecederos”, insistió Marta.