Interés General

En primera persona

Puntada tras puntada

09|06|19 10:09 hs.

Por Valentina Pereyra


Con la mitad del cuerpo encima de la mesa de costura, el alfiletero enganchado como una pulsera alrededor de mi muñeca temblorosa por los nervios y el apuro por dejar listos los vestidos que van a desfilar las modelos en la final de “Corte y confección”, encaro el diseño para mí. 

Doy las últimas puntadas, pero no estoy del todo conforme así que vuelvo a mirar los moldes, repaso con la yema de mis dedos los dobladillos, las costuras, los dobleces mientras enchufo la plancha. Fabián Zitta insistió mucho durante todo el concurso que las telas tenían que caer bien y estar planchadísimas.

Los ecos de todas las devoluciones giran en mi cabeza, voy juntando uno a uno todos los consejos y los guardo como tesoros aunque algunos debo usar en este momento, es mi oportunidad y quiero demostrarme y demostrarles que pasar por “Corte y confección” fue todo aprendizaje. 

Anuncian la colección “Fantasía” y el locutor dice: “¡Vamos Juliana, vamos con todo!” y salen las modelos con los diseños que realicé en diferentes momentos del reality, el de los globos, el de Cruela De Vil, el del Parque Infantil, Xuxa, el de lluvia realizado con telas transparentes. Atrás de bambalinas escucho los aplausos y sigo concentrada en mirar todos los detalles para que el maquillaje, los peinados y los diseños impacten en la mirada atenta de Lourdes Sánchez, Laurencio Adot, Verónica De la Canal, Benito Fernández, Fabián Zitta, Andrea Politti, Claudio Cosano y el público que corona el escenario dispuesto en el estudio del programa Showmatch. 


Nicole Neumann lució un vestido diseñado por Juliana


Las cámaras enfocan a Lucía, mi hija menor que llora conmovida en brazos de Ale, mi esposo, mientras Camila se yergue en su silla más nerviosa que yo. 

El día que siguió no es menos conmovedor. En el hotel mi familia me hace el aguante y en mucho menos que 90 minutos, ésos que nos daban ante cada nuevo desafío para tener listo el diseño pensado, termino de ultimar detalles de la colección de noche que vestirán las modelos en la gran final. Extiendo la tela blanca que en breve será el vestido que pensé para Nicole Neumann y termino de colocar el cierre del mono que lucirá Valeria Lynch y replanchar el traje que le hice a la bailarina. 

Llego al estudio de grabación y veo a Ale y mis hijas en primera fila, al lado mis dos hermanas, Milagro y Anita junto a mi mamá y papá. En la tribuna gritan y vivan mis amigos queridos que llegaron desde Orense, de Puán, de Arrecifes, todos dejaron sus trabajos y no escatimaron en el gasto que representa llegar hasta Buenos Aires. También está mi clienta a la que le llevaba los papeles contables hasta que me anoté en el programa. 

La conductora del programa, Andrea Politti, da paso a mi colección, mientras la voz en off del locutor anuncia “¡Bienvenida Juli, bienvenida!”. Las veo salir impecables, todo está como me recomendaron y como aprendí, brillo y delicadeza, elegancia y glamour hasta el momento culmine: “Atención -dice Andrea- Juliana ganó con su puntaje diseñar para una modelo de trayectoria y alcance internacional, es un premio porque cualquier diseñador quiere ver sus modelos en ese cuerpo, en ese carácter y mujer tan fuerte, nada menos que Nicole Neumann con un modelo de Juliana”. 

Aplaude Guillermina Valdés y Natalia Lobo desde la primera fila mientras la modelo dice: “Mostremos bien el diseño, ¡mirá lo que es! Lo quiero para el Martín Fierro”. 

“Juliana, merecida finalista”, vuelve a anunciar el locutor y hago mi ingreso como los grandes diseñadores con Lucía de la mano, mientras desde la tribuna baja un “Juliana, Juliana” y las lágrimas se escapan como durante todo el programa cuando los dieces llegaron tímidos hasta ser parte de las devoluciones hacia el final de concurso. 

“Manda mensaje al 44644, cose Juliana” reitera la voz en off mientras le pido a la audiencia que me elijan, algo impensado cuando me inscribí. Jamás creí que podría estar en la televisión, lejos de casa, todo eso era un sueño que estaba ahí justo por cumplirse. 

Recuerdo casi como un flash el momento en que me contactaron del programa con el mismo formato que se emitió en España porque leyeron en mi Instagram que vivía en Orense y pensaron que estaba en esa ciudad española. 

Los diseños que le hice en mi niñez a las barbies pasan uno a uno frente a los mejores modistos del país. La moldería, las telas y los accesorios todos ensamblados para conformar la colección final. No siento, sin embargo, que sea diferente a aquellos modelos que cosía con la máquina de mi madre mientras ella dormía, la que le sacábamos junto a mis hermanas que me ayudaban en aquella quimera. Tenía cinco años y ante el miedo que me pinchara mi mamá la escondía, por eso las chicas me ayudaban a recuperarla para que yo prepare la colección primavera verano que las muñecas lucirían esa temporada. 


En el programa, conducido por Andrea Politti, recibió elogios y opiniones muy positivas


Miro a la cámara y pido que me voten, aunque siento que ya gané. Aprendí de los mejores, tanto como si hubiera ido a la Universidad. Estoy segura de que la gente apreció tanto los diseños como mis ganas de mostrar que podía estar lejos de casa, en una ciudad hostil, en un programa con altísima audiencia, enfrentarme a las críticas u opiniones de las redes sociales y ser la de siempre, la Juliana que cosió para su sobrino Joaquín desde antes que naciera o para mi hermana un rato antes de salir mientras estudiábamos, o para mi madre a horas de ir a un baile de egresados. Muchas veces contrarreloj, igual que en el programa, otras tantas para personas que necesitaban soñar y querían ser a través de esos diseños. 

Me gusta pensar que cuando coso puntada tras puntada estoy dando amor, para mí la costura es eso, la alegría de dar. 

Sobre el escenario los seis finalistas de “Corte y confección” y dos sobres en las manos de la conductora con los nombres de los que no fueron elegidos que lee por turno, desde el puntaje más alto hasta el menor. No escucho el mío así que me abrazo a Gerardo a esperar el desenlace. Los tiempos televisivos hacen que Andrea Politti no pueda darle dramatismo al momento y con el apuro y la emoción del caso anuncia que el ganador es Gerardo, mi querido amigo y compañero. 

Lo saludo con todo cariño y miro a mi tribuna, a mi primera fila, allí están aplaudiendo y vivando mi nombre. 

No gané, pero gané. 
Modelos, diseñadores, costuras, altas costuras, sueños. Soy contadora y siempre quise diseñar, busqué la oportunidad, la tuve y la disfruté como nadie. 

Bajo de la pasarela y me subo a la de la vida, puntada tras puntada, no creo que haya tela que se me resista y pienso en volar, volar, volar… 

                          --------------------------------------------------------------------------------------

Perfil
Juliana Pacheco es diseñadora y contadora, nació en Tres Arroyos y actualmente vive en Orense con Alejandro, su esposo, y sus dos hijitas, Camila y Lucía. Llegó a la final del reality “Corte y confección” que se emite por Canal 13, y logró un muy buen apoyo de la gente. 

Vistió a Nicole Neumann y a Valeria Lynch para el último programa del ciclo. Conquistó a la audiencia, a la producción, a los jurados Fabián Zitta, Verónica De la Canal y Benito Fernández, pasó por la pantalla tal cual es, genuina y dadivosa.