116 años junto a cada tresarroyense

ST 10. 4°
Cielo cubierto

La Ciudad

.

Que vivan los cauquenes

10|06|19 00:21 hs.

A través de la Dirección Nacional de Biodiversidad, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable la Nación, los profesionales Jorge Meriggi (biólogo) y Bárbara Saulesleja (de Ciencias Ambientales) recorrieron la zona con una serie de actividades en el marco del VI Festival de Bienvenida a los Cauquenes. 


 La propuesta es dedicar dos días enteros a fomentar una visión y actitud positiva hacia estas aves autóctonas en estado de amenaza. A su vez, se pretende complementar y reforzar los trabajos de investigación que se realizan durante el año, con acciones destinadas a divulgar información y dialogar con la comunidad, principalmente los productores y las instituciones educativas. 

El miércoles 5 realizaron charlas en el CRESTA y avistajes en el campo con estudiantes de 6° año de primaria de las escuelas N° 1 y N° 7. El jueves 6, por otro lado, trabajaron durante la mañana con todos los años de la secundaria de Cascallares, y a la tarde realizaron 2 talleres con las salas de 4 y 5 años en el Jardín de Claromecó. 

“Queremos ver y mostrar la llegada de los cauquenes como un momento de alegría, y de disfrutar la naturaleza” expresa Bárbara en relación a las acciones de bienvenida.  

En ese sentido, es que hace unos años se creó un santuario en El Tamarisco, un campo de San Cayetano. Jorge cuenta que “el dueño de ese campo no tenía ningún problema con que vayan los cauquenes. Porque él descubrió que no provocaban daños en sus cultivos”, y que “hoy en día ese campo es donde se encuentran las mayores bandadas de cauquenes colorados de la zona”. 

El denominado “Santuario” es un observatorio, una casilla con muchas ventanas dispuestas para que observadores de aves, naturalistas, biólogos e interesados en general puedan ir a observar, fotografiar, filmar y conocer a los cauquenes en su hábitat, realizando un comportamiento natural. “Es una forma de revertir la visión negativa que se tiene a veces de los cauquenes, que proviene del desconocimiento”, expresó el biólogo. 

Por su parte, Bárbara resaltó que “antes de ser Santuario, ya hacía dos generaciones que se cuidaban a los cauquenes en ese campo. Ellos decían que si podían cultivar y sacar frutos de la tierra, ¿por qué estos animales no?”  

En peligro 
En nuestro país habitan tres especies de cauquenes migratorios, conocidos también como avutardas: El cauquén colorado, que se encuentra en estado de peligro crítico; el cauquén cabeza gris y el cauquén común, ambas especies consideradas en estado de amenaza.

Las tres especies migran en conjunto desde el Sur de la Patagonia hasta este sector de la Provincia de Buenos Aires; siendo Tres Arroyos, San Cayetano y Claromecó las principales localidades de paso de los cauquenes colorados. 

En el sur, estas especies tienen como principal problemática el poco éxito reproductivo, debido a la depredación de los nidos por parte de los zorros grises, que están introducidos en Tierra del Fuego. En nuestra zona, en cambio, la caza furtiva o “caza deportiva”, es una de las principales causas de amenaza de las aves. A estas prácticas se suman las creencias erróneas de algunos productores respecto de las mismas, al considerarlas “plagas” o perjudiciales para sus cultivos. 

Ambos profesionales se mostraron preocupados frente al desconocimiento de las especies autóctonas. “A veces uno conoce especies en peligro de otros lados. Estamos acostumbrados a informarnos con manuales y documentales que nos muestran, por ejemplo, el oso panda. Pero no conocemos al cauquén colorado. Y no sabemos que está en peligro”, concluye Bárbara.