116 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 9°
Lluvia ligera

La Ciudad

Gisela Martínez, propietaria de Indómita Luz

Emprendedora indomable

11|06|19 09:30 hs.

Por Fernando Catalano


Gisela Martínez es una exitosa emprendedora. Pero la rica experiencia que viene generando no fue casualidad, sino fruto de tomar decisiones todo el tiempo para crecer en su ámbito, el del diseño y la experimentación textil. Después de cursar sus estudios primarios en la Escuela Nº 1, y los secundarios en la ex Escuela Media Nº 1; se fue a Buenos Aires a cursar el primer año de abogacía. Sólo ese primer trayecto le alcanzó para saber que por ahí no quería forjar su futuro. 

Con el firme anhelo de no tener que trabajar en relación de dependencia, entonces se sentó frente a su madre y con dolor en el estómago le dijo que quería seguir estudiando, pero diseño. El apoyo de ella inmediatamente puso rumbo norte a sus aspiraciones, eligió la Universidad de Palermo, de donde años después salió con el título de Diseñadora de Indumentaria y Textil, al que con el correr de los años le anexó una especialización en la técnica textil de fibras naturales. 

Desde hace unos años es propietaria de Indómita Luz. Pasó de diseñar prendas femeninas, a poner en marcha una producción de joyería contemporánea que vende en Tres Arroyos –su ciudad- en distintas provincias argentinas, y que logró encontrar un público de alto consumo en varios países de Europa.

Para ello se interesó en la producción de gusanos de seda, con el INTA y el INTI creó cinco variedades, y actualmente es socia del mayor centro de producción en la zona de El Dorado, en la provincia de Misiones. 

Junto a una familia misionera pusieron en marcha “la mayor producción del país” de gusanos de seda, en un emprendimiento que además contó con apoyo del gobierno provincial para el acceso a créditos con los cuales pagar un gran galpón de producción, emplazado en una tierra que además cuenta –por ahora- con 14 mil plantas de mora, el alimento de los gusanos de seda. 


Gisela fue convocada por la Cámara de Emprendedores de Bahía Blanca para contar su exitosa experiencia como emprendedora, y como social de la mayor producción de gusanos de seda del país


Días atrás, Gisela, fue convocada a participar de Emprende Day, un movimiento destinado a emprendedores, comerciantes y empresarios donde se genera una oportunidad única de aprendizaje, representa una buena oportunidad de negocios, e incluso orienta a estudiantes a punto de terminar el secundario, para que vean que además de carreras universitarias, existen otras alternativas de llevar adelante sus proyectos productivos. 

Antes de regresar a Buenos Aires, donde vive actualmente – y luego de participar de las charlas en Bahía Blanca y Puán- Gisela pasó por LA VOZ DEL PUEBLO para compartir su experiencia. También anticipó que desde la Cámara de Emprendedores de Bahía Blanca se iniciaron gestiones con la secretaría municipal de la Producción para poder organizar un Emprende Day, en Tres Arroyos. Las próximas ediciones serán en las ciudades de Necochea y Olavarría. 

Emprende Day 
A Bahía Blanca fue convocada por la Cámara de Emprendedores de la ciudad portuaria para disertar sobre su emprendimiento y su trayectoria como profesional en la actividad sericícola. “Entre otras cosas para que explique cómo a través del trabajo con el gusano de seda llegué a generar este producto que es el que hoy estoy vendiendo en el mercado que es una línea de joyería contemporánea”, contó Gisela a La Voz del Pueblo. 


Gisela Martínez exponiendo en el Plaza Shopping, de Bahía Blanca


Emprende Day, es un evento que se da en Latinoamérica y es destinado a emprendedores. “Es la primera vez que se hizo en Argentina, fue en Bahía Blanca donde vieron que era momento de empezar a agrupar a los emprendedores y crear esta cámara para asistirlos, acompañarlos, generando lazos entre ellos. No es una entidad financiera, no es una ONG, lo que intenta es agrupar y asistirlos”, confió después de haber considerado como exitosas a las experiencias que tuvo en Bahía Blanca y en Puán. 

De estas jornadas destacó que la asistencia fue gratuita y asistió un público heterogéneo. Hubo profesionales, alumnos de escuelas, docentes, comerciantes, amas de casa que están emprendiendo proyectos de cocina o confección de ropa, ingenieros, había gente del INTA de la región; lo cual es positivo porque despierta interés de parte de los directores del INTA para poder trabajar con las comunidades cercanas en distintos proyectos que puedan darse con emprendedurismo”. 

La fibra natural 
Su interés por la producción del gusano de seda, comenzó en 2005 mientras producía su tesis para la universidad. Conoció a un productor pampeano que tenía un proyecto de cría, y fue desde ese entonces que comenzó a informarse viendo videos de productores asiáticos.


Contó Gisela que le interesa que entre el público de sus charlas, haya estudiantes del nivel secundario, para que escuchen que hay formas de hacer tangibles sus proyectos


Al conocer cómo se genera una fibra natural, a partir del capullo de seda de un gusano, obtuvo la información que le permitió determinar -para sí misma- un giro en su trayecto. “Ahí es donde por primera vez casi recibiéndome conozco un capullo de seda y empiezo a entender cómo era el desarrollo de esa fibra natural. Hasta entonces no entendía bien los procesos. Cómo criar un gusano, producir la fibra y transformarla. Fue como un mundo nuevo el que me estaba poniendo delante de los ojos”, confió. 

Durante ese tiempo Gisela sólo era diseñadora textil, y las prendas ya no eran la prioridad. En su norte ahora figuraba aprender a generar su propia materia primera, y no lo hizo sola sino asesorada por el INTA y el INTI. Por esos momentos le costaba conseguir fibra natural de calidad y ante la imposibilidad de ingresarla al país comenzó a hacer su propia fibra con la cría de gusanos. 

En esa búsqueda, que lleva años, no sólo inició la experiencia sino que además comenzó a capacitar en escuelas, y se introdujo en el área agrónoma, por la cría y la reproducción. “Con el INTA y el INTI, y la Universidad de Agronomía, desarrollamos genética de gusanos de seda con dos ingenieros, creamos cinco razas para adaptar en cada región del país”, explicó. 



El producto 
Para la práctica laboral, contó que utilizan el capullo en estado bruto, pero que también se lo puede devanar. “Al hacerlo se obtiene el hilo que puede tener una extensión de entre 800 y 3.000 metros, y también el manejo diferentes técnicas de procesamiento con la seda, doy capacitaciones de eso también para obtener la lana de seda, además el papel de seda que es una nueva técnica que manejo. Pero hoy en día el producto que estoy comercializando es con el capullo en estado bruto”, señaló en su visita a este diario. 

Actualmente los productos de joyería de Indómita Luz se consiguen en Ivory joyas, en Tres Arroyos. “Ellos venden nuestros productos, pero en años anteriores se los pudo ver en otros locales junto a mí línea de ropa”, dijo Gisela mientras recordó que su primer showroom para vender su primera línea de indumentaria fue en una casa que habitó en calle Pringles. 

De exportación 
“Hoy la línea de joyería la estamos exportando con un equipo de cinco personas. Trabajamos el metal, pulimos, laminamos, soldamos, esmaltamos, y tenemos puntos de venta en Argentina, en varias ciudades de distintas provincias, además de la ciudad de Buenos Aires y ciudades del Gran Buenos Aires. Pero nuestros mayores clientes están afuera. Tenemos distribuidor en EEUU, México y Chile, y después ventas en Brasil, Honduras, Inglaterra, Portugal, Francia, España y Alemania y en Israel. Esos son nuestros clientes”, describió la emprendedora tresarroyense que tiene a sus mayores compradores en tiendas de museos, tiendas boutique, de diseño, de joyería contemporánea, y en algunas de aeropuerto. 

El buen derrame 
Teniendo en cuenta su experiencia, y recordando ese año que le dio a la carrera de abogacía y que sólo representó “pérdida de plata” para su madre, Liliana Martínez, hoy se interesa por llegar con sus charlas a los estudiantes del nivel secundario. 


Gisela Martínez luce sus propias joyas hechas con hilos de acero y alpaca pintada en plata, con detalles de color en seda


“Estamos hablando con la zona y posiblemente Emprende Hoy pueda venir a Tres Arroyos, se habló con el secretario de Producción desde la Cámara de Emprendedores de Bahía Blanca, estamos viendo qué emprendimientos curiosos se están dando, y seguramente convocaremos a las escuelas, a los estudiantes que están en el último año para que entiendan que está la posibilidad de emprender algo propio, por si tienen una idea y quieren tangibilizarla”, señaló.

También contó que se habla con los municipios de Necochea y Olavarría para que se conviertan en las siguientes postas del Emprende Day, una oportunidad –según dijo- que “genera vínculos, lazos y oportunidades de negocios”. 

Recordó en ese sentido que al momento de egresar del secundario en su caso, “no había tanta información de las carreras posibles”. Hoy, con el intento en abogacía y con un título como diseñadora, la realidad la muestra muy firme y en el lugar que ella misma se forjó; y desde un sitio distinto al que pudo imaginarse en su adolescencia, e incluso a comienzos de su adultez. 

Próximamente 
Como titular de su propia firma y socia en la elaboración de joyería de exportación y producción de gusanos de seda en la provincia de Misiones, donde encontró el ecosistema donde mejor se reproducen, sigue explorando en el mundo de las fibras. 

Desde hace cinco años encendió una idea que próximamente podrá ver la luz, después haber logrado analizar materiales para desarrollar una tercera línea –para su marca- sólo que en ésta oportunidad será de luminarias y lámparas. “Es un camino largo, falta pero se va a lanzar al mercado”, afirmó convencida. 

        --------------------------------------------------------------------------------------------------------

 “No nos afecta en las ventas, sí en los costos” 
Consultada por cómo resulta la experiencia de llevar adelante un emprendimiento en tiempos duros económicamente, respondió: “Si bien la situación del país nos afecta directamente, porque no todos los proveedores son de afuera, tenemos otros que son nacionales, como los metales que nos modifican mucho el precio". 

“Pasa que vendemos afuera, y el dólar afuera no tuvo variaciones. Sí nos afecta el consumo interno a la hora de comprar, pero nos crecieron las ventas a nivel nacional. Tenemos a favor que es diseño de autor, se apunta a cierto cliente que gasta en un regalo, o un turista. También nos beneficia importar material de afuera de materia prima, y exportar libremente con países diferentes". 

“Seguimos trabajando y desarrollando el proyecto. Preocupados por lo que está pasando. Pero no nos afecta en las ventas, sí en los costos. En Argentina llevamos cinco listas de aumento de precios, pero en el precio internacional solo dos veces en cuatro años fue modificado”.