La Ciudad

Falleció Alfredo Ramón Morán

Un hombre que ayudó a armar nuestra memoria

15|06|19 09:40 hs.

Hay palabras que pronunció Alfredo Ramón Morán que lo definieron con claridad. Brindó una respuesta, en la sección “La ciudad y sus protagonistas”, en nuestra edición del 30 de junio de 1996, que fue un reflejo de su personalidad y forma de ser. “Tengo pasión por indagar en el pasado, el espíritu inquieto por lo que sea investigar, recuperar para conocer nuestro pasado y armar nuestra memoria”, señaló. 


Ayer se produjo su desaparición física en Bahía Blanca, a la edad de 88 años. Participó con compromiso en contribuciones importantes para su comunidad. Tuvo intervención directa en la etapa del descubrimiento del sitio arqueológico Arroyo Seco 1, realizado el 22 de mayo de 1972 por Aldo Elgart y Julio César Móttola. El sitio 2, donde se hallaron la mayor cantidad de enterratorios, fue detectado el 20 de agosto del año siguiente. 

Elgart y Móttola se habían preparado en su casa. Morán tenía experiencia por su interés por la paleontología. En la mencionada entrevista, recordó que “cuando descubren Arroyo Seco, yo les presté mis herramientas y al día siguiente me trajeron el material. Cuando lo empecé a ver me di cuenta que se trataba de algo grande, fuimos a la subcomisión del Museo y seguimos trabajando”. 

Se pudieron conectar con la Universidad Nacional de La Plata y el Museo de Ciencias de la capital provincial. Puntualmente le hicieron llegar información a Alberto Rex González, quien era un reconocido arqueólogo, antropólogo y médico argentino. 

Por entonces, Rex González visitó por este motivo Tres Arroyos junto a Luis Meo Guzmán, en ese tiempo estudiante de la carrera de arqueología y oriundo de nuestra ciudad (posteriormente dirigió el Museo Mulazzi). Morán y otros aficionados se sumaron en los primeros trabajos de campo que en 1977 encabezó Rex González, acompañado por Gustavo Politis, quien era estudiante de arqueología. 

En un período siguiente de la investigación, Politis asumió la dirección de las tareas que permitieron concretar numerosos e importantes hallazgos. Además Morán fue un referente de la Asociación Ameghino, que surgió “como grupo para incentivar desde el aporte de los no profesionales los hallazgos”. 

Jamás se debilitó el interés que sentía por este tema. Estuvo pendiente siempre, atento a las novedades y a la evolución de las excavaciones. Tal vez, por este motivo, haya recibido con mucha emoción un homenaje del municipio que lo tuvo como destinatario, junto a otros pioneros, el 25 de abril de 2015, cuando quedó inaugurado el Centro de Interpretación de Arroyo Seco.

“Un luchador” 
Había nacido el 27 de septiembre de 1930 en Tres Arroyos. Su familia residió en diversos lugares los años siguientes por razones de trabajo de su padre, que era ferroviario, hasta que en 1939 se radicaron de manera definitiva en nuestra ciudad. Inició los estudios primarios en Remedios de Escalada y los finalizó en la Escuela 8, mientras que cursó la secundaria en la actual Escuela de Educación Técnica. 

Se dedicó a la industria metalúrgica en la fábrica EIMA; también trabajó con Guillamón en aspectos relacionados con la refrigeración; y luego ingresó en la parte automotor del área de mantenimiento en los Grandes Almacenes El ABC. Durante más de 20 años, intervino en la actividad sindical, fue secretario general de SMATA en varias oportunidades. 

Formó una familia con Blanca Ramona Lescano, quien falleció a los 57 años, y tres hijos, Claudio Manuel y las mellizas Blanca Adriana y Marisa Elizabeth. Ya jubilado, dijo a este diario que “uno debe seguir luchando y trabajando, para no transformarse en un paria más en este país. Me defino como un luchador, me rebela la injusticia”. 

La despedida
Los restos de Morán eran velados en CELTA Sepelios, avenida San Martín 1450, Departamento B, y serán inhumados hoy a las 10, en el cementerio municipal. Las palabras que decía no eran sólo eso. Marcaban una convicción. Es oportuno y justo decirle adiós con una expresión que describe su perfil: “Si la gente pensara más en el ser humano, viviríamos mejor”.