Sociales

Juan Fabio Rey

Con muchísimas ganas de vivir

16|06|19 19:41 hs.

A sus 40 años recién cumplidos, Juan Fabio Rey les agrega mucha fortaleza mental y unas ganas de vivir que dan envidia. Desde que nació padece de distrofia muscular, una enfermedad que lo ha limitado a la silla de ruedas, pero que no lo frena en sus ilusiones de crecer. “La motivación de emprender cosas, de iniciar proyectos propios, surge a partir de mi condición de discapacidad. Primero que nada, por la falta de accesibilidad que una ciudad como Tres Arroyos evidencia para una persona en mi situación. Al no poder salir demasiado, permanezco mucho tiempo dentro de mi casa”, relata. 


La falta de movilidad la compensa con otras actividades. Se apasiona por la música, la informática, la ilustración, el diseño en 3D, el cine, los videojuegos, los idiomas. “La mayoría de mis conocimientos en estas disciplinas son de tipo autodidacta; hoy en día, combinándolas, pueden surgir cosas muy interesantes”, explica.

Juan Fabio se dedica principalmente a la producción y edición musical, y para tal fin ha invertido en la medida de sus posibilidades en equipamiento tecnológico. Pero le falta aún un poco más para poder armar su estudio de grabación. Sin embargo, no se abate: para obtener recursos que le permitan cumplir ese anhelo se desempeña como docente de música a distancia. “Descubrí que tengo facilidad para transmitir mis conocimientos, para explicar de manera clara”, argumenta. 

El proyecto tiene nombre y apellido: lo ha denominado audioproductores.net, una empresa que él mismo ha fundado. “Ya está en trámite el registro de la marca, y quiero explotar esta idea al máximo, hasta lograr convertirlo en un futuro, si es que se puede, en una discográfica”, comenta. 

“Me diagnosticaron primero distrofia Duchenne (muchos en Tres Arroyos recuerdan el caso de Bricio Islas), pero luego en Buenos Aires llegaron a la conclusión de que se trataba de distrofia Becker, que es un poco más benigna”


audioproductores.net es básicamente una red educativa que se encarga de nuclear conocimiento, conectando por este medio a docentes y alumnos enlazados por su vocación musical. “Los profesores podrán hacer una oferta de cursos o clases. Es un proyecto construido de manera muy orgánica, al que le surgirán nuevas derivaciones, en función de la demanda existente. Donde veo un cabo suelto para atar, trato de unirlo con otra cosa”, grafica. 

Aclara que “en los grupos en los que circula este tipo de información, habitualmente hay mucho de ‘fake’ o data errónea, ya sea en YouTube o en otros sitios en los que se ofrecen tutoriales sobre música. Esto en vez de ayudar confunde, y fue lo que me motivó a armar una academia en la que se logre evaluar el conocimiento y pasarlo por una suerte de ‘control de calidad’ en favor de aquellos que realmente estén interesados en hacer música sin incurrir en la piratería”.


La cantidad de clases que ya hay disponibles del primer curso a distancia que dicta Juan Fabio Rey 


Lo que le falta 
Para desarrollar el proyecto, Juan Fabio cuenta con un equipo básico (conexión a Internet, computadora, videocámara, micrófono, parlantes, teclado) pero se impone el armado de un estudio con tratamiento acústico que optimice el sonido, fundamentalmente en los procesos de mezcla y masterización, “para que la escucha sea verdaderamente fiel. Por ahora reemplazo esa carencia con programas informáticos que simulan las condiciones ideales”, detalla. 

El primero de los cursos a distancia de audioproductores.net ya está en vigencia, a través de la plataforma digital Zoom de videoconferencias. Lo dicta el propio Rey (en vivo), y cuenta con la participación de alumnos de diferentes países de América Latina (Bolivia, México, Colombia y República Dominicana). “Ya hay seis clases disponibles; estoy en plena etapa de difusión, arrancando de la nada, y en los días previos al armado de la página web del proyecto, otro de los elementos de imagen al público que será de importancia para el éxito del emprendimiento”, resalta el entrevistado, que además ofrece la promoción de su producto a través de la fan page de la red social Facebook y un canal de YouTube. 

Al margen del desarrollo de su propio proyecto, Juan Fabio mantiene contactos periódicos con colegas e ingenieros de grabación argentinos y del exterior, con quienes ha colaborado en distintos trabajos de edición musical. En este sentido menciona los ejemplos de su amigo Renato, que cuenta con un estudio de grabación que recibe pedidos de trabajo de Televisa de México, y de un técnico en telecomunicaciones de la ciudad de Burgos (España). “Al no contar todavía con un equipo idóneo para mezcla y masterización, me encargo principalmente de las ediciones del material”, explica. 

autoproductores.net es el nombre de la empresa que creó Juan Fabio Rey. Subraya que “quiero explotar esta idea al máximo”


Rey disfrutaría de la oportunidad de convertirse en productor musical de alguna banda que pretenda ganar mercado, pero aclara que “por ahora no surgió la chance. Estoy a la espera de que aparezca algún grupo o artista talentoso que tenga buenas ideas”. 

Mientras tanto, trabaja en el armado de un disco propio, “que busca armonizar fusiones de género, crear ambientes; una mezcla entre el down tempo y la música electrónica, algo más elaborado”. 

“Ahora estoy imbuido en este proyecto musical, pero hago un poco de todo. Me encanta la ilustración y he realizado algunos diseños gráficos en tarjetería comercial, carátulas de álbumes musicales, aunque no es una tarea a la que me dedique de manera full time”, menciona. 

Oído musical 
La distrofia muscular que padece Juan desde su nacimiento motivó que su familia se trasladara desde la zona de campo (Paraje La Josefina) hasta la ciudad, para que él lograra completar sus estudios primarios. “Mi físico no respondía bien -recuerda-; ya en cuarto grado no podía correr, y luego comencé a caerme cuando utilizaba los juegos infantiles. Mis músculos no tenían fuerza”. 

“Primero me diagnosticaron distrofia Duchenne (muchos en Tres Arroyos recuerdan el ejemplo de Bricio Islas), pero luego me derivaron a Buenos Aires y allí llegaron a la conclusión de que se trataba de distrofia Becker, que es un poco más benigna”, narra Juan. 

“No entendía por qué me había tocado a mí, me deprimí un poco- reconoce-. Mis padres advirtieron que tenía oído musical y decidieron mandarme a aprender órgano con Ana María Belmonte. Me encantó, y continué estudiando. En la secundaria no la pasé muy bien, porque la distrofia se hacía evidente en mis desplazamientos, y era objeto de burlas”. 


Uno de sus principales desafíos es llegar a armar su propio estudio de música


Cuenta que por esta razón “decidí abandonar, tomé clases de dibujo con Dany Duel y me encerraba en las bibliotecas. Y fui haciendo otras cosas en el tiempo libre que me generaba la no concurrencia a clases. Empecé a aprender informática, leía todo lo que caía en mi mano, y estos saberes se unieron a la música o el dibujo. Luego con Internet, fue amor a primera vista. Iba todos los días al antiguo local de Telefónica, y utilizaba la única computadora que había disponible”. 

También hizo un curso de microempresas, retomó la idea de concluir el Secundario y paralelamente cumplió el anhelo de tocar música para ganar dinero y ayudar a la familia, gracias a un teclado que le donaron. Formó bandas de cumbia, incursionó en el folclore, y hasta se dio el gusto de pisar el escenario mayor de la Fiesta del Trigo. 

Para completar su formación, Rey cumplimentó el ciclo básico en el Conservatorio de Música. Luego de estudiar teatro, se radicó en Buenos Aires. Abrió un videoclub, pero un accidente sucedido hace tres años le dificultó sus proyectos en la capital, y debió cerrarlo. “Me quebré una de las piernas, y en el período de reposo la distrofia avanzó mucho, por lo que actualmente no puedo sostenerme sin la ayuda de medios mecánicos. Me muevo en silla de ruedas, y en casa poseo un aparejo que permite mis desplazamientos”, señala. 

De regreso a Tres Arroyos, la necesidad de salir adelante lo llevó a tomar un curso de producción musical en la academia Art House, en donde consiguió una beca. Dice que “fue el elemento del que decidí aferrarme para superar la mala experiencia anterior. Me motivé totalmente”. 

De ahí en más, se enlaza la historia conocida y detallada al inicio. “Ahora estoy construyendo mi camino, mi imagen, un nombre. Sé que llevará tiempo, pero quiero armar mi estudio. Estoy abierto a todos aquellos que quieran colaborar. Por otra parte, me gustaría conseguir una asistencia técnica municipal, porque sé que hay muchos interesados en aprender producción musical”, concluye.  

Cómo contactarse
Juan Fabio Rey ha propiciado varios enlaces para difundir su proyecto. 

En la web, pronto habrá chance de acceder al sitio http://www.audioproductores.net. Otra alternativa es su fan page http://www.facebook.com/audioproductores.net, o bien el canal de Youtube http://www.youtube.com/c/audioproductoresnet

Quienes deseen contactarlo por correo electrónico, pueden hacerlo a través de la casilla audioproductores.net@gmail.com.

Respecto a los cursos de producción musical y grabación on line (en vivo), el programa está disponible en el sitio bit.ly/PrMsS1

Quienes quieran aprovechar una clase de prueba gratuita, deben ingresar al enlace bit.ly/2ZahmNs