La Ciudad

Proyecto de la Cooperativa ALFA

Brotes inclusivos y solidarios

23|06|19 11:25 hs.

A fines de 2016 la ingeniera Ana Jensen se presentó en la Cooperativa Rural Alfa con una semilla -el proyecto de huertas escolares- y la convicción de que con dedicación y trabajo se podía sembrar valores y conocimientos en los chicos de las escuelas públicas.


Por estos días, cuando está promediando el tercer año del “Sembrando futuro”, aquella semilla se transformó en muchísimos brotes de rabanitos, tomate, rúcula, acelga y demás, pero también de solidaridad y de inclusión.

Si al cierre de los dos primeros años del programa que promueve la realización de huertas escolares en establecimientos públicos de la ciudad, el balance fue más que positivo por la activa participación que habían tenido los chicos involucrados, la tercera etapa llegó con nuevas iniciativas que le dan más valores agregados a la propuesta, de modo que se potencian los beneficios del proyecto. 

Los trabajos de integración entre los chicos de las escuelas N° 5 y 502, la preparación de abono orgánico, la nueva participación de los alumnos de la Escuela Agropecuaria como tutores, entre otras actividades, son síntomas de que a fin de año “Sembrando futuro” habrá logrado una supercosecha.

Evolución
“Este es un proyecto iniciado en 2017, año que se trabajó de modo piloto con las escuelas N° 4, 18 y 21. En 2018 se amplió la invitación y se trabajó con 10 escuelas de la ciudad: 2, 4, 5, 7, 18, 21, 27, 48, 56 y CEC, siempre con alumnos de sexto año de primaria. Además se contó con la participación de ProHuerta y de la Escuela Agropecuaria. Para 2019 se invitó nuevamente a estas escuelas para continuar con el proyecto, además de realizar la huerta del Jardín N° 912 con los alumnos de la Escuela N° 4, como en 2018”, explicó Ana de manera de introducción. 


Del “Sembrando futuro” participan nueve escuelas, el CEC y la EATA


Con satisfacción, la mentora del proyecto contó que “este año los grupos de alumnos y maestros están trabajando de forma más independiente”. 

Los chicos se hacen cargo del mantenimiento semanal de su huerta y en todos los casos están cumpliendo muy bien su tarea. “Los maestros ya tienen la experiencia de un año o más de huerta, y en todas las escuelas, esta iniciativa se incorporó como parte de los proyectos y rutinas institucionales”, indicó la ingeniera. “Esta mayor autonomía facilita mucho el trabajo, además de que ya contábamos con los cercos, las canillas y los canteros instalados desde año pasado”, dijo. 

Y aclaró: “Sólo faltaban en la Escuela N° 7, pero ya se logró contar con la canilla dentro de la huerta y con la ayuda de los chicos se armaron tres canteros con tierra que acercó la Municipalidad y materiales que aportó la cooperativa”. 

En todas las huertas ya están todas las especies sembradas y en algunas ya empezaron a cosechar rabanitos y acelga, mientras que en el corto plazo levantarán la rúcula.  

Diversificación
En una muestra de la aceptación que ha tenido por parte de los docentes y de los chicos el proyecto, este año además de los trabajos propios de la huerta se han sumado distintas actividades que potencian la iniciativa. 

- En la Escuela N° 4 los alumnos de sexto también armaron una huerta para los nenes del Jardín N° 912, que funciona en el mismo predio; y realizaron canteros de aromáticas con alumnos de quinto año.

- En la Escuela N° 5 se puso en marcha un proyecto de integración con la Escuela N° 502. Se hicieron huertas en los dos establecimientos que son trabajadas por los alumnos de las dos escuelas. 



- En la Escuela N° 27 se elaboran comidas con productos de la huerta para fomentar la alimentación saludable. Además, se armaron canteros de ornamentales con la colaboración de alumnos de quinto año. 

- En la Escuela N° 48 también se hacen comidas con las verduras y hortalizas producidas en la huerta, y además se visitará la Chacra Experimental Integrada Barrow. 

- En la Escuela N° 56 se llevó a cabo la ampliación de la huerta. 

- Las escuelas N° 48 y 56 están trabajando con los técnicos del Prohuerta del INTA en la preparación de abono orgánico como una forma de aprovechar restos orgánicos y que podrá ser utilizado para la huerta. Esto surgió como una propuesta desde la Chacra de Barrow hacia las escuelas. 

Tutores 
En junio, además, comenzaron a realizarse las visitas de los alumnos de primer año de la EATA a las distintas escuelas. Esta iniciativa se da como parte del proyecto institucional “Tutores de Sembrando Futuro” enmarcado en las materias Huerta y Construcción de la ciudadanía. 

Las actividades que abarca la “tutoría” de los chicos de la EATA son: recorrida por la huerta de la escuela designada, preparación de plantines de acelga para que se lleven a sus casas todos los alumnos de ese establecimiento, plantación de plantines de puerro, apio, brócoli y coliflor en las huertas, desayuno o merienda en el comedor de la escuela y recreación. 

Las actividades de recreación se propusieron a partir de la experiencia del año pasado, cuando de manera espontánea los chicos de la EATA jugaron al fútbol y a otros deportes con los alumnos de las escuelas que visitaron sus instalaciones. 


Juan Ouwerkerk, presidente de la Cooperativa Rural Alfa, y la ingeniera Ana Jensen en la visita a una de las huertas del proyecto


Propuesta nutritiva 
Otra de las novedades de 2019 es la incorporación de nutricionistas que a partir de la segunda mitad de año trabajaran con los chicos y sus familias para fomentar la incorporación de las frutas y las verduras en la dieta diaria. 

“La idea es que la nutricionista brinde una serie de talleres y de charlas, incluso se realizarán videos explicativos sobre la importancia de contar con las verduras en la alimentación infantil”, explicó Juan Ouwerkerk, presidente de la cooperativa. “Esto está apuntado básicamente a los padres de los chicos, que son los que deben sumarle las verduras a las dieta familiar”, agrega. 

La intención es que las nutricionistas que hay en cada una de las salitas de los barrios sean las encargadas de realizar las charlas en las escuelas que estén en su radio de acción. Además, con material que aportará la cooperativa, podrán atender consultas de los padres que estén interesados en profundizar el tema. “A mediados de año, además, vamos a estar sacando un cuadernillo de recetas fáciles para hacer con verduras, que se va a distribuir en todas los escuelas participantes del proyecto”, amplió Ouwerkerk. 

Otra propuesta será la realización de una serie de micros en los que una nutricionista cocinará con las verduras que los chicos producen una serie de platos. 

“Es otra herramienta para acercar las verduras a los chicos. Y eso va a estar colgado en todos los soportes que tiene el ‘Sembrando’ este año. Es decir, un blog, un página de Facebook y un Instagram”, indicó Esteban Batalla, encargado de la comunicación de la entidad.

El proyecto tendrá su cierre en el mes de noviembre, “seguramente con un viaje para las tres escuelas que mejor hayan trabajado”, y con una exposición con las fotos del trabajo realizado durante el año.