Opinión

Escribe María Ramona Maciel

Una lección de democracia

23|06|19 12:40 hs.

Por María Ramona Maciel


En el marco del MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires) y rodeados de los actores actuales de la política argentina, periodistas y personalidades de la cultura en general, se concretó el tercer encuentro del coloquio que viene organizando Clarín, bajo el nombre de “Democracia y desarrollo” 

El principal orador fue el ex presidente chileno Ricardo Lagos, que a mi entender nos dio una cátedra de lo que hay que hacer para salvar la democracia y las instituciones. Lagos fue presidente de Chile entre 2000 y 2006. Tuvo un rol preponderante en la construcción de la coalición política que terminó con la dictadura pinochetista, y en ese sentido, resaltó la importancia de dejar de lado los intereses partidarios para hacer caer el gobierno de Pinochet, y como eso les permitió construir una coalición que, finalmente, gobernó durante 20 años. “Ninguno de los cuatro partidos que conformó la coalición tomó una decisión formal de seguir gobernando juntos. Pero esos cuatro años se transformaron en 20. Nunca pensamos que estábamos haciendo una coalición por 20 años. En un país que tiene 200 años de vida, es un 10%. Ese 10% de tiempo de nuestros países es, tal vez, el mejor de todo”. 

También explicó la necesidad de lograr consenso dentro de la coalición para poder gobernar. “Había un entendimiento que nos permitía saber qué temas mantenían la unidad y cuáles nos dividían. Por eso prevalecía el consenso, eso es lo importante para mantener una coalición. Porque mi verdad es muy importante pero termina cuando empieza la tuya. Y como hacemos entre dos verdades para no tener líneas rojas que nos impidan tener un entendimiento”, señaló. 



Cuando Pinochet decide abrir el país a elecciones, luego de un plebiscito que ganaron, aunque la Constitución decía que el presidente duraba ocho años en el poder, Pinochet decide darles una periodo de transición de cuatro años, lo cual ellos aceptaron inmediatamente porque pensaron que en cuatro años resolvían los problemas de la transición y después cada uno a su rincón a volver a pelear. 

En esos cuatro años se dieron cuenta que era más fácil derrotar a Pinochet que hacer de Chile un país un poquito más moderno. Entonces la coalición continuó junta, se dio de manera natural. En la responsabilidad de gobernar esos cuatro años se juntaron los socialistas con demócrata-cristianos que lo único que hacían antes era pelearse entre ellos. 

Después de esos cuatro años les pareció normal y se ponían de acuerdo en elegir el candidato siguiente y ahí Lagos observó que la Democracia Cristiana iba siempre adelante de los socialistas y comenzó a plantear que hubiera elecciones primarias y finalmente hicieron las elecciones primarias y terminaron de esa manera gobernando 20 años sin habérselo propuesto”.

Para poder compartir comprendieron que se necesitan mayorías sólidas y grandes para poder realizar los cambios, aunque sean los más modestos que haya que hacer. 

Reflexionó que “usted termina dándose cuenta que son más los temas que unen que los que separan. Siempre hay temas que separan pero lo que usted gana resolviendo aquellos en los cuales consensua, es que permiten acercarse de una mejor manera a los que hoy por hoy nos separan” 

Así Ricardo Lagos fue uno de los creadores de esa coalición cuya sorprendente vitalidad y pragmatismo sigue siendo ejemplar en nuestra región. Al definir que le falta a la democracia argentina, analizó que “hay que tener la capacidad de concordar ciertos temas básicos “ y agregó que entiende el juego político, pero” llevar a cabo un proyecto de envergadura lleva 8, 10 o 15 años”. 

Sostuvo que “acá cada gobierno que llega piensa que es más inteligente que el anterior, y cada presidente que llega piensa que tiene ideas brillantes”. 

Un punto en el que hizo énfasis, es que “uno construye sobre lo que dejó su antecesor. Aceptemos que el anterior también puede tener ideas brillantes. Este es un tema central, como creamos instituciones que nos permitan lograr el largo plazo” (las famosas políticas de Estado, que los argentinos no hemos sabido establecer). 

El ex mandatario también habló sobre la corrupción. La relacionó directamente a la forma que se financia la política. “La relación dinero y política no es una sorpresa, y en esa relación, hay que tener una línea divisoria muy clara”, advirtió. 

Puntos clave 
Luego de la exposición, nos dejó diez puntos que él considera claves a la hora de la política. 

Primero: “No es posible avanzar hacia un país más próspero, justo, sustentable, inclusivo e igualitario sin una estrategia de desarrollo coherente”. 

Segundo: “No es posible diseñar una estrategia de desarrollo coherente que no se haga cargo de los cambios de época en el mundo que nos rodea”. 

Tercero: “Cualquier estrategia de desarrollo progresista debe ser aliada, compatible y tributaria de los cambios tecnológicos que trae el futuro”. 

Cuarto: “No es posible sostener un proceso de cambio y transformación como el que exige esta estrategia de desarrollo sin un robusto sistema de protección social”. 

Quinto: “No es posible construir un sistema de protección social sostenible sin responsabilidad fiscal y sanidad financiera pública”. 

Sexto: ”No es coherente un sistema de derechos sociales y económicos sin deberes sociales y económicos” 

Séptimo: “No es posible generar grandes transformaciones sin grandes mayorías políticas, sociales y públicas que se sostengan por convicción y no por conveniencia circunstancial”. 

Octavo: “No es posible generar reformas transformadoras sin calidad técnica en el diseño y ejecución de éstas, en el momento oportuno desde el punto de vista político y económico”. 

Noveno: “No es posible alcanzar el desarrollo económico social y político sin credibilidad de las instituciones, partidos y empresas”. 

Décimo: “No es posible recuperar la credibilidad de instituciones, partidos y empresas sin liderazgos dispuestos a sacrificar su interés personal en función del interés nacional”. 

Precandidatos 
Luego de su exposición, hubo tres entrevistas con los candidatos políticos más buscados hoy en nuestro país. Uno de ellos es Sergio Massa, quien aprovechó para confirmar su precandidatura a diputado por la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos. 



Luego habló el actual gobernador de Salta y precandidato a vicepresidente por Consenso Federal, Juan Manuel Urtubey, quien se mostró muy confiado en que en noviembre su espacio se encontrará “con otra fuerza política para disputar la segunda vuelta”. 



Y por último, Miguel Angel Pichetto, quien pocos días antes había confirmado su precandidatura a vicepresidente por el frente oficialista Juntos por el Cambio. Explicó los motivos que lo llevaron a aceptar la propuesta del presidente Macri y sostuvo que en las próximas elecciones la sociedad “deberá elegir entre el futuro y el pasado”. 



Fueron entrevistas muy políticas y a mi modo de ver, todos con explicaciones, válidas, muy pensadas y con un alto grado de convicción. Pero mi interés era reflejar una síntesis de las palabras del ex presidente chileno, porque creo que son muy claras, muy simples y con un gran valor democrático. 

En síntesis: un ejemplo a seguir. 

Te interesaría leer