Deportes

Campeón del Apertura

Sarmiento lo hizo de nuevo

24|06|19 10:49 hs.

fotos Gabriel Sandoval

En el básquet local, decir Deportivo Sarmiento de Coronel Suárez es hablar de consagraciones, de éxitos, es un claro sinónimo de campeón. Anoche, el equipo de Javier Escur se consagró en el Torneo Apertura de la ATB al derrotar en una gran final a Argentino Junior por 85 a 72; el match se disputó en el gimnasio de Costa Sud, donde una gran concurrencia de espectadores le dio el marco adecuado a la definición. 

Tras unos primeros 5 minutos donde el juego y las anotaciones no aparecían, pero se disfrutaba de un tremendo duelo entre Delgado y Danzey, el equipo suarense comenzó a encontrar el tiro relativamente cómodo desde el perímetro gracias al buen manejo de pelota.

Así, sumado al control de los rebotes, varias “tapas” de Delgado y hasta de poder ensayar alguna contra, Sarmiento terminó el parcial con 14 puntos de ventaja y el control total del juego donde los lucimientos también dijeron presentes. 

El arranque del segundo parcial mostró una actitud y energía potenciada del Bichito Colorado con un parcial de 9-0. Danzey fue más participativo y efectivo, Patricio Gonzalía derrochó toda su experiencia en cancha, y el resto buscando el aro con fuertes mandadas, al menos lograban sacar faltas personales que, en el futuro del desarrollo, complico al ganador. 

Pero ese envión no se pudo completar porque Rodríguez volvió a sacar ventaja con su buen tiro y otra vez la diferencia llegó a las dos cifras. Aunque el recambio le permitió a los de Colamarino irse al descanso largo sólo 4 puntos abajo (39-43). 



La incertidumbre en el resultado y la idea de un segundo tiempo parejo volvió a cobrar vida, pero también se sabe que al Verdirrojo le sobra experiencia, juego colectivo y capacidad individual, ahora potenciado con el pivot Delgado. 

Todo esto, tirado en el rectángulo de juego, puso en aprietos a Argentino que comenzó a dudar, sufrió varias pérdidas y su juego ofensivo se resintió. Por el contrario, el campeón sacó ventaja del gran partido de Marsal, de las pinceladas de Kenz, Ferraro y Delgado, con lo cual “congeló” a su rival y volvió a poner la victoria en un plano más cercano. 

Y el último capítulo fue un juego de estrategias; Sarmiento jugaba ofensivas largas, se movió con firmeza y marcó con intensidad. Argentino tiró su última embestida con Masson y a 3’ del final llegó a ponerse a 8 puntos, pero hasta ahí llegó. 

El desgaste fue tal que no pudo acercarse más aunque su imagen lució como la de un digno finalista que cayó ante un rival superior, que durante la mayor parte llevó el control del partido, pero que cuando tuvo que cambiar y recuperarse lo hizo desde la inteligencia, la intensidad, la capacidad individual y la actitud colectiva.