El Campo

La subasta fue ayer en la Rural

Calidad y precios premium en el remate de vientres de Rústicos

29|06|19 10:38 hs.

Se desarrolló ayer en la Sociedad Rural de Tres Arroyos otro evento bajo la marca Rústicos. En esta oportunidad fue Vientres Premium, y la calidad y los precios le hicieron honor a la denominación. Así fue que, otra vez, tanto los criadores y cabañeros como los compradores quedan muy satisfechos. 


“Este es el resultado de un verdadero trabajo en equipo, todos hacemos un gran esfuerzo y trabajamos con mucha pasión, por eso Rústicos viene teniendo estos resultados”, aseguró Sergio Amuchategui, el creador de la marca, apenas finalizada la subasta. “Es cierto que algún evento puede salir muy bien, otro bien, pero ninguno mal. Porque en Rústicos cada uno hace lo que tiene que hacer. Después hay una cuestión de mercado, de precios, que ya no depende de nosotros”, agregó para destacar una vez más la labor de Nachi Añez, Juan García y todo el equipo de Alfredo S. Mondino. 


Criadores y cabañeros pusieron a consideración de los compradores un encierre realmente extraordinario. Calidad, selección y genética en vacas y vaquillonas


Criadores y cabañeros pusieron a consideración de los compradores un encierre realmente extraordinario. Calidad, selección y genética en vacas y vaquillonas PC y generales tanto preñadas como con garantía de preñez y paridas. “No es fácil encontrar un encierre de 700 vientres de semejante calidad”, dijo Roberto Mondino, quien en 50 minutos liquidó las 664 piezas, logrando excelentes promedios.

Plazo 
Otra de las claves de este nuevo éxito de Rústicos fue la pata financiera, con un esfuerzo se ofrecieron 90 días libres y la aparición de las tarjetas rurales. Algo muy necesario para el sector que no piensa ni en dólares ni en plazos fijos, sólo quiere producir más y mejor. Aquí también debemos mencionar la necesidad de compra para atenuar vencimientos de ganancias, y la fecha fue ideal. 



El clima hizo lo suyo también, porque acompañó en pleno invierno con una agradable jornada compartiendo el excelente almuerzo de siempre de “Chuchu” Borsalino. 

“Fue realmente un remate distinto porque había un encierre soñado. Fue espectacular ver esos 700 vientres de 10 diferentes remitentes. La homogeneidad y la clases de hacienda, fue un sueño”, insistió Amuchategui. 

“Tal vez una hora antes veía poca gente, pero estaban los compradores y cuando se largó fue espectacular. Porque pusieron un valor justo y hubo muchos interesados que se quedaron sin comprar porque estaban para otros valores”, agregó.