La Ciudad

Graciela Callegari y Gustavo Giaccio

Un acuerdo para formar e informar

03|07|19 09:32 hs.

Producto de un convenio firmado entre el Ministerio de Agroindustria de la Nación, la Chacra Experimental Integrada de Barrow y el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº 33 esta tarde a las 18 se desarrollará una charla abierta a la comunidad en el Salón Islas Malvinas de la casa de estudios. 


El encuentro estará orientado por el doctor en Ciencias Agrícolas, Gustavo Giaccio, que además de investigador de la chacra da clases en el profesorado de Biología; y forma parte de un acuerdo que –entre otros aspectos- contendrá más charlas informativas vinculadas con otras áreas de investigación, como “Ecosistemas, redes tróficas y animales nativos”, que estará a cargo de la doctora en Biología Paula Taraborelli; le seguiría una destinada a “Agroecología”, y “El impacto de los pesticidas en el salud”.   

“Transmitir” 
Para hoy está previsto que la capacitación para estudiantes de los distintos profesorados –y el público en general que se haga presente- se desarrolle sobre la “contaminación ambiental haciendo hincapié en el origen agropecuario, que se produce sobre los recursos naturales y fundamentalmente sobre el agua para consumo humano”, explicó Giaccio, quien además contó que la jornada surgió por iniciativa de las autoridades del instituto después que el año pasado se hicieran capacitaciones dentro de la carrera del profesorado de Biología, pero sólo para alumnos de la materia que dicta el investigador. 

Giaccio dijo estar “contento, porque es una posibilidad de transmitir nuestros conocimientos y los trabajos que hemos efectuado en la comunidad en la que vivimos”.


Después que este año finalmente se haya podido ampliar la divulgación y la capacidad de interactuar entre ambas instituciones, Giaccio dijo estar “contento, porque es una posibilidad de transmitir nuestros conocimientos y los trabajos que hemos efectuado en la comunidad en la que vivimos”. 

“Muy transversal” 
La contaminación ambiental de origen agropecuario para el investigador “es un tema muy transversal, sensible e instalado en la opinión pública”. Aclaró que si bien desde su materia no lo aborda directamente, siempre trata de incorporarlo “para informar e instalarlo porque somos conscientes que estamos formando a futuros docentes que a su vez tienen la posibilidad de transmitírselos a los futuros alumnos, por lo cual creemos que es importante brindarle información de calidad que esté debidamente comprobada”. 

En este sentido remarcó que en la capacitación se brindarán los resultados que han obtenido en la chacra en el transcurso de sus trabajos y también de bibliografía de otros autores, con base científica probada y publicada. 

Gran concentración 
El investigador de la CEI Barrow precisó que su trabajo está hecho “básicamente sobre contaminantes como lo son el fosforo, el nitrógeno y el glifosato cuyos excesos de uso provocan que se transporten por correntías, es decir lluvias que no logran infiltrar en el suelo y se van transportando hacia los cursos de agua”. Y agregó que están “midiendo las franjas de filtros de vegetación que son aquellas que tienen la capacidad de moderar esa contaminación para evitar que lleguen a los cursos de agua, y estamos observando que hay importante concentración de todos estos elementos en los suelos con mucha posibilidad que se transporten al agua superficial de lagos, lagunas, arroyos y de ahí a las napas freáticas”. 

De todas maneras resaltó que no se hicieron –porque no es su competencia- los estudios sobre el consumo del agua. En cuanto a la contaminación del suelo por el uso de insumos agrícolas, dijo que es un problema común “en toda la provincia”. Igualmente señaló que fue detectado también “un problema serio de contaminación de arsénico en el agua, que no depende del uso agropecuario. Es contaminación geológica, no generada por el hombre”, afirmó. 

Biorremediación 
La reacción que como investigador tuvo Giaccio desde la Chacra, tiene que ver con buscar desde hace dos años un remedio aunque sea paliativo al problema, con recursos naturales. “Respecto a la contaminación con glifosato en los suelos -que nos han dado valores muy altos de concentración- estamos en una etapa de proyectos de biorremediación, es decir buscar mediante la ayuda de organismos vivos, nosotros trabajamos con plantas y microorganismos, que tienen la capacidad de degradar estos compuestos tóxicos, en formas inocuas”, explicó. 

Indicó que se trata de bacterias que siempre estuvieron en el suelo de los campos del distrito, destacó que “la gran cantidad de tratamiento aplicado en las tierras productivas, sobrepasó a las bacterias”. 

En este contexto planteó que “afortunadamente el INTA también ha visto esta necesidad”, y en consecuencia aprobó un proyecto de biorremediación con el que se trabajará con otras experimentales y profesionales de otros puntos del país. Incluso Giaccio resaltó el apoyo que reciben desde el INTA Balcarce, y del Proimi (Planta Piloto de Procesos Industriales Microbiológicos) mediante el Conicet, y la Universidad Nacional de Tucumán. 

Callegari dijo al respecto que “como institución educativa nos preocupa el debate instalado, o un tensión instalada en torno a este problema en la sociedad. Nuestra función es aportar a que se analice esto con investigación, como la llevada adelante por la chacra”. 

“Como institución educativa nos preocupa el debate instalado, o un tensión instalada en torno a este problema en la sociedad. Nuestra función es aportar a que se analice esto con investigación”, dijo Callegari


El convenio 
Desde el instituto, su directora contó que se ha venido trabajando desde el año pasado, “pero dimensionamos la posibilidad de que ese trabajo se hiciera sostenido, y que pudiéramos abarcar más aspectos”. 

En este sentido el acuerdo contempla un nuevo sistema de prácticas profesionalizantes mediante un acuerdo marco mediante el cual varias carreras del instituto tendrán acceso a sus beneficios, como lo son Seguridad e Higiene, Industrias Agroalimentarias, Economía Social y Tecnicatura en Servicios Gastronómicos. 

Explicó Callegari incluso que “el convenio establece el desarrollo de tareas conjuntas como la integración de estudiantes y docentes en equipos de investigación, desarrollos de conocimiento situado, y una serie de posibilidades que nos va a permitir potenciar el trabajo como institución formadora”, dijo al finalizar.