La Ciudad

Charlas virtuales de la Mutual Dan

Mercosur - UE: “No habrá novedades comerciales de acá a dos o tres años”

03|07|19 11:19 hs.

La repercusión que tuvo el anuncio del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea en relación a un área de libre comercio de la semana pasada alteró la hoja de ruta de la disertación mensual del licenciado Carlos Seggiaro en el ciclo de charlas virtuales que organiza la Mutual Dan. Al economista cordobés no le quedó otra que empezar por ahí, y fiel a su estilo, fue al hueso y contrarrestó tanta euforia destilada por funcionarios y actores del sector. 


“Lo primero que hay que decir es que lo que se ha firmado es casi un acta de compromiso de mediano plazo, pero la letra chica aún es bastante desconocida. Y en realidad esa letra chica, que es donde se van a expresar claramente cuáles van a ser los negocios concretos o cuál será el margen para los negocios entre el Mercosur y la Unión Europea, se va a escribir en los próximos meses”, explicó. 

“Además, insisto, esto es casi un acta intención, y en realidad cuando esté totalmente escrita la letra chica finalmente, también tiene que ser aprobada por los parlamentos de todos los países miembros, que son más de 30…”, agregó dando a entender que esto viene para largo y todavía quedan varias piedras por saltar. “Si bien este acuerdo ha tenido una cobertura mediática muy importante, no hay ningún cambio en el perfil comercial de los negocios entre Argentina y Europa en los próximos dos a tres años por más que todo vaya funcionando en términos operativos en el marco de lo que se vaya firmando”, aseguró. 

Economía argentina 
Luego de pasear por la peste porcina asiática, por la sequía de Estados Unidos y por la preocupación de la FAO, un organismo de la ONU, por el alto precio de los alimentos a nivel mundial, Seggiaro se metió de lleno en la economía doméstica. 

“Ya estamos en el piso de la recesión, pero tiene que quedar claro que de ninguna manera que el país tiene por delante un proceso de recuperación muy eufórico”, indicó. “Decir que estamos en el piso de la recesión es afirmar que la economía deja de caer en términos interanuales, pero no que el proceso de recuperación va a ser muy frenético”, agregó. 

Para el economista todavía quedan muchos meses duros por atravesar. “El proceso va a ser muy discreto en toda la segunda mitad del año y también probablemente en los primeros meses de 2020. Porque la pérdida de poder adquisitivo de millones de personas y la profundidad del proceso recesivo ha sido muy importante y limita las posibilidades de que la recuperación sea mucho más agradable”, aseguró. 

Elecciones y dólar 
En lo que respecta al corto plazo, Seggiaro explicó que “el Banco Central cuenta con las herramientas suficientes para contener la cotización del dólar. Y es lógico pensar que el Gobierno y el Central no van a estar dispuestos a convalidar un aumento sustancial en el tipo de cambio antes de las elecciones”. 

Claro que todo será muy distinto una vez que se hayan abierto las urnas. “Es probable que haya un corrimiento de la cotización después de las elecciones. Es parte de lo que puede esperarse”, contó. 

Pero resultado electoral al margen, el economista indicó que “gane quien gane” el camino a recorrer es el mismo. “En 2020 tendremos un tipo de cambio alto y habrá corrección cambiaria, sin dudas”, afirmó. 

“Habrá un dólar alto porque el peso de la deuda es muy importante y hay que afrontarlo. Y ese peso requiere competitividad, y en la Argentina eso está muy ligado a la situación cambiaria”, agregó. 

También, “gane quien gane”, continuará una presión impositiva alta. “Será alta si o si, en función de los compromisos que tiene el próximo gobierno de deuda y también por una cuestión interna, donde la problemática social es muy grande”, dijo. “Pensar que el Gobierno en 2020, sea del signo que sea, tiene margen para bajar la presión impositiva, es algo que está fuera de agenda”, advirtió. 

Para el licenciado, y siempre haciendo la salvedad de que “gane quien gane”, en 2020 “se viene un reprogramación de la deuda, porque es impagable así como está planteada”. Aunque, también, dejó en claro que sea cual fuere el resultado de las elecciones “no hay ningún apocalipsis en la economía, no hay ningún salto al vacío”.