Sociales

El viernes pasado

Miriam Tesone habilitó “Pronoia”, en la Campano

07|07|19 10:52 hs.

“Pronoia” vistió de texturas la galería de arte de la Fundación Campano. Fue el viernes, a las 19.30, cuando Miriam Tesone puso a consideración del público su primera muestra individual de pinturas, luego de muchos años de trabajo en talleres, y en gran parte en soledad, cultivando esta disciplina. 


La paleta, a manera de elemento esencial para plasmar sobre la tela una idea, y la expresión abstracta como forma de transmitir el sentimiento en explosiones de color, son los recursos a los que la artista plástica tresarroyense apela para entablar el diálogo con el expectador. 

“Empecé hace más de 10 años, porque en realidad, la pintura siempre me gustó. Aproveché, desde chica, parte del tiempo libre para dedicarme a esto, porque siempre me llamó la atención”. 

Así relataba Miriam Tesone, detalles de su incursión en esta disciplina artística, al dialogar con LA VOZ DEL PUEBLO sobre esta primera muestra individual que lleva adelante.

“Siempre me gustó el abstracto. Al realizar talleres con diferentes personas fui incorporando variadas técnicas que podía aplicar a lo mío, pero el aprendizaje no fue un proceso ininterrumpido, hubo momentos de inactividad”, recuerda, al dstacar que también hizo cursos en otras localidades porque ”en realidad, lo que buscaba eran técnicas para aplicar el espatulado, el relieve. Y procuraba desarrolar mi propia creatividad, hallar mis propias maneras de llevar a la práctica las formas y el color”. 

Y destaca: “Si bien no resulta fácil encontrar un taller que me ofrezca esas posibilidades aquí, ahora estoy haciendo algo con Florencia Carrera en La Estación; es bastante personalizado y de esa forma ella responde a las inquietudes de cada alumno, por lo que me siento muy cómoda allí. 

Teniendo en claro que su pretensión creativa pasa por transmitir en sus obras, sensaciones a través del color, el gran desafío para Miriam Tesone continúa siendo, como para muchos otros plásticos, el bastidor en blanco: “La idea surge allí”, indica, sobre esos momentos en lo que se produce en ella la primera eleción del color. 

El acrílico ha suplantado a los óleos con los que comenzó este largo camino, junto a la selección de materiales que le permitan realizar variadas texturas en grandes tamaños.

Todo eso y más puede apreciarse en esta muestra conformada por 14 obras realizadas en el último tramo de 2018 y a en lo que va de este año. 

A lo largo de la entrevista, Miriam reflexiona, se sorprende, sonríe y en el cierre confiesa, sobre esta propuesta que pasa ser parte de la larga serie de exposiones que engalanan el historial de la Campano: “Hay que animarse. Me gusta mostrar lo que hago”.