La Ciudad

Juan Cruz Dobarro, especialista en cirugía plástica

Muy buena evolución, tras una operación inédita en Tres Arroyos

07|07|19 12:00 hs.

El resultado de una cirugía reconstructiva inédita en Tres Arroyos, transcurridos ya varios meses, es muy favorable. Así lo indicó el doctor Juan Cruz Dobarro, quien encabezó esta intervención en enero pasado en la Clínica Hispano. 


“La paciente está muy bien, totalmente recuperada”, señaló. En diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, recordó que requirió atención porque “había tenido un accidente de tránsito grave. Quedó con secuelas en el cráneo y la cara”. 

Comentó que, por este motivo, “la idea fue hacerle una cirugía reparadora, que en realidad son varias en una. Tenía un defecto en el cráneo, en el reborde del ojo, mal posicionado el ojo, también hundido el pómulo”. 

Dobarro explicó que “ahora hay una tecnología que se llama planificación 3D, con prótesis hechas a medida para cada paciente. Es lo que propuse y por suerte, fue autorizado por la mutual de ella”. 

En su análisis del proceso previo a las prácticas en el quirófano, destacó las características del tomógrafo del Hospital Pirovano. “Permite realizar una tomografía Multislice, que hace varios cortes finos. Se hace una reconstrucción con un software del cráneo de ella y el defecto. Un ingeniero luego prepara un modelo en espejo del lado sano”. 

El cirujano corrobora posteriormente si hay algún detalle por corregir en la prótesis. Mediante la planificación y el uso de la tecnología 3D, “se logra avanzar con muchas cosas antes y no tener sorpresas en la cirugía. Adelantás pasos en una oficina junto al ingeniero”. 

La operación se llevó a cabo con la participación también del doctor Andrés Scarcella y la colaboración de otros integrantes del equipo de trabajo de la Clínica Hispano.  

El origen 
Dobarro es oriundo de la ciudad de Buenos Aires. “Voy a Tres Arroyos gracias al doctor Scarcella”, destacó. 

El tomógrafo del Hospital Pirovano permite realizar una tomografía Multislice, que hace varios cortes finos


El profesional mencionado tuvo participación en las gestiones para que durante el gobierno de Cristina Kirchner, llegue el programa Cirugía Patria Solidaria a nuestra ciudad. “Fue un poco el gestor ante el Ministerio de Desarrollo Social, junto al municipio. En este operativo se hicieron exclusivamente cirugías reparadoras a personas que habían padecido malformaciones, secuelas por accidentes, cánceres, amputaciones, quemaduras, chicos con labio leporino”, enumeró como ejemplos. 

“Instrusismo” 
En la entrevista, Dobarro observó que se producen dificultades por prácticas que concretan quienes no tienen una formación adecuada. “Lamentablemente en Argentina no hay una ley de especialidades médicas”, respondió ante una consulta puntual sobre este tema. 

Al respecto, dijo que “la carencia de una ley se presta a este tipo de situaciones que se llaman intrusismo médico, donde gente que no es especialista intrusa la especialidad, viene de afuera, se mete y hace procedimientos sin estar capacitada. No han hecho una residencia médica de tres años bajo la tutela de muchos profesionales, operando y aprendiendo en forma gradual y progresiva”. 

En este contexto, expresó que “es fundamental que el médico tenga un título de especialista avalado por el Ministerio de Salud de la Nación. Después uno puede ser miembro de sociedades médicas, que también avalan el conocimiento y certifican la formación. Pero lo más importante es tener un título de especialista”. 

Planteó que se trata de “un problema con el cual la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica Estética y Reparadora está en plena lucha. Muchos países que no cuentan con la ley de especialidades afrontan inconvenientes similares”.  

Nivel académico 
Tiene 44 años y ha intervenido en una muy importante cantidad de operaciones. “Casi todos los días”, señaló y agregó que “en esta etapa de la vida no hago guardias. Pero realicé guardias pasivas y activas, pasé por todas las instancias profesionales como corresponde”. 

Estudió en la Universidad de Buenos Aires (UBA). “Después estuve en el Hospital Eva Perón de San Martín, en el Hospital de Clínicas y luego volví al centro de salud de San Martín, donde soy médico de planta e instructor de residentes”, afirmó. 

Sobre el lugar donde cursó la carrera, sostuvo que “tener una universidad pública de muy buen nivel académico es un orgullo. Empareja un poco las situaciones de los aspirantes a médicos”. 

Entre otras experiencias como médico, durante un año se desempeñó en el Hospital Henri Mondor ubicado en París, Francia. 

Brinda servicios en Tres Arroyos de manera mensual e incluso en ciertas ocasiones, concurre cada quince días. Su consultorio se encuentra en avenida Moreno 328. “Esta semana viajé y voy a regresar el 26 de julio. Hace más de cinco años trabajo en la ciudad en forma constante”, concluyó.