Deportes

Análisis

Desde el Globo

08|07|19 14:57 hs.

El que el partido de ayer haya sido una final no cambió los habituales planes de Leonardo Gómez, que dispuso que Huracán juegue con una habitual línea de cuatro en el fondo, con un ya afirmado Joaquín Díaz en la banda izquierda y un mediocampo con nombres que salen de memoria pero con algunos leves cambios posicionales: Alcodoy esta vez fue por izquierda, el medio del campo lo ocuparon Domínguez y Ciccioli, y Fritz se acomodó a un lado, ocupando la banda derecha de ese sector. Arriba, como siempre, Vannieuwenhoven y Elizondo. 


Desde el inicio el Globo se sintió incómodo por la asfixiante presión de Colegiales, que no le permitió encontrar fluidez y terminó buscando soluciones en las pelotas paradas, aprovechando sus buenos ejecutantes y el juego aéreo de sus centrales y, sobre todo, de su centrodelantero, autor de los dos goles por esa vía. 

José López fue una preocupación constante para la defensa, que pareció aliviada cuando el creativo de Colegiales se cansó. 

Una virtud fue no desesperarse por la desventaja en el marcador, y cuando logró ponerse al frente, Alcodoy resignó ataque y retrocedió unos metros, armando dos líneas de cuatro con las que el globo buscó cerrar los espacios y obligar a su rival a buscar con centros, terreno en el que sus centrales son fuertes. 

Sobre el final, el globo resignó la posesión y permitió que Colegiales se acerque, pero los minutos pasaron y no pasó sobresaltos.