San Cayetano

Acto central por el Día de la Independencia

Gargaglione llamó a “resignificar los valores fundantes de nuestra Nación”

10|07|19 10:23 hs.

 “Los procesos históricos se activan a veces mediante rupturas, es decir, cortes abruptos y enfrentamientos importantes. El 9 de julio de 1816 es uno de ellos, por eso su evocación es central en nuestra vida cívica. Pero esto procesos, como la independencia nacional, también se integran con continuidades, líneas de evaluación que suelen ser silenciosas y que trabajan como articulaciones de la vida colectiva. 


“La historia no es la maestra de la vida pero su comprensión es indispensable para entender su resultante que, no es otra cosa que nuestro país, el que habitamos, la sociedad en la que estamos insertos y genera líneas de pensamiento sobre la actualidad a través del rescate y la comprensión e hechos que son su basamento”. 

De esa manera dio comienzo, en el Espacio Cultural municipal, el acto con motivo de un nuevo aniversario de la Declaración de la Independencia. El mismo contó con la presencia del intendente Miguel Gargaglione, funcionarios municipales, autoridades educativas, delegaciones de instituciones deportivas, educativas y público en general. 

Luego de izado el pabellón nacional, a cargo del jefe comunal y los vecinos Norma Larrea y Cristian Eguilegor, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino. En esta oportunidad estuvo a cargo de Omar Orofino acompañado por la guitarra de Cristian Asmann. 

Seguidamente el jefe comunal se refirió a esta fecha tan significativa para nuestro país, recordando aquellos momentos de 1816 en que los congresales definían ser una nación libre e independiente de los reyes de España. Luego de narrar las complejas circunstancias en el orden interno y externo por las que se atravesaban, “una época de enfrentamientos feroces dentro de nuestra región y de luchas constantes contra intereses foráneos muy difíciles de controlar”, el jefe comunal afirmó que “en aquel 1816, se logró arribar a un consenso unívoco que constituyó la base de nuestra actual sociedad. Y fueron personas comunes como nosotros quienes lo lograron”.


“Hoy nos toca resignificar aquellos valores fundantes de nuestra Nación: libertad e independencia. Valores que se vinculan de modo inexorable al compromiso, la honestidad, la responsabilidad, la justicia, la solidaridad. 

“El pasado nos interpela a todos desde este presente. Nuestros héroes fundacionales arriesgaron su propia vida y su patrimonio personal para que nuestro país construyera un futuro de grandeza. Sin embargo, hoy convivimos con nuevos enemigos que pretenden cercarnos: el individualismo destructivo; las confrontaciones estériles; la ambición mezquina de poder sin proyectos concretos; la corrupción que nos ha atravesado por años, impidiendo soluciones eficientes para nuestros problemas; el desprestigio del esfuerzo como impulsor de cambios; la apatía para comprometernos en acciones que desde lo cotidiano podrían transformarnos positivamente. 

 “Estos enemigos nos acechan, amenazando nuestras oportunidades de evolución y obstaculizando nuestra visión de la realidad. Pero no debemos caer en engaños oportunistas que nos impidan concretar nuestras metas. Sabemos que la construcción de la Argentina que ambicionamos es parte de un proceso inacabado que nos involucra a todos como parte de la sociedad. También sabemos que somos un país tan rico en sus recursos naturales como en las virtudes creativas de su gente, nuestro capital humano. 

“Por eso, aunque a veces la incertidumbre pretenda paralizarnos o la realidad que atravesamos nos deje confundidos, no nos debe ganar el desconcierto. Debemos mantener con lucidez nuestra capacidad para reflexionar, asumiendo desde nuestro lugar el compromiso y la responsabilidad frente a la sociedad que conformamos. 

“Porque un país serio y confiable se construye entre todos. Porque avanzar hacia una democracia plena requiere de un esfuerzo compartido y no sólo de la dirigencia política que ocasionalmente ejerza su mandato. Porque por encima de los intereses individuales y de las diferencias debe prevalecer el bien común de la ciudadanía. Porque a partir de las divergencias se puede construir consenso, desde un diálogo abierto, respetuoso de las visiones ajenas. Porque es preciso reconocer que los conflictos pueden existir sin que por eso destruyan logros o aniquilen esperanzas. Porque es necesario definir qué proyecto de país deseamos para que verdaderamente nuestra sociedad crezca, manteniendo vigentes sus objetivos de base, más allá de las diferencias políticas de sus ciudadanos. 

“Los cimientos ya fueron puestos y honramos a nuestros antepasados. Ahora nos toca a nosotros, los responsables de este presente, construir un vínculo puro con ese futuro de grandeza con el que todos soñamos, con fortaleza y decisión. ¡Feliz Día de la Patria para todos!”, concluyó el intendente.